logo

Mensaje del Secretario General a la Conferencia Internacional
de la sociedad civil convocada por las Naciones Unidas en apoyo del pueblo palestino


Ginebra, 7 y 8 de septiembre de 2006



Discurso pronunciado por el Sr. Sergei Ordzhonikidze
Director General de la Oficina de las Naciones Unidas en Ginebra

Me complace saludar a todos los participantes en la Conferencia Internacional de la sociedad civil convocada por las Naciones Unidas en apoyo del pueblo palestino, que se celebra bajo los auspicios del Comité para el ejercicio de los derechos inalienables del pueblo palestino.

Aunque los acontecimientos ocurridos recientemente en el Líbano han captado gran parte de la atención mundial, la situación en el territorio palestino ocupado sigue empeorando. Las hostilidades recientes y las incursiones israelíes han causado más penurias a los palestinos, han exacerbado los niveles de pobreza y desempleo ya elevados, han destruido infraestructura civil vital y los han expuesto nuevamente a una escasez, esta vez más grave, de agua y electricidad y, en Gaza, de alimentos. Debido al sistema complicado de puestos de control y cierres, la circulación de personas y bienes es prácticamente imposible. Todos estos elementos se combinan para generar resentimiento y odio. Durante la visita que hice recientemente a Israel y el territorio palestino ocupado, y en mis conversaciones con los dirigentes de la región, insistí en la necesidad de actuar con urgencia para prevenir el agravamiento de la situación y los actos de violencia.

Desde finales de junio, han muerto más de 200 palestinos, entre ellos mujeres y niños. Hay que poner coto a esta situación de inmediato. Por otra parte, además de proteger a las personas, debemos mejorar sus condiciones de vida. Es preciso abrir los puestos de cruce para permitir la entrada de mercancías a Gaza, y para que las exportaciones palestinas lleguen a sus mercados. También es importante avanzar en el objetivo de poner en libertad a funcionarios de la Autoridad Palestina detenidos recientemente por Israel, así como en las gestiones iniciadas ya hace tiempo por el Presidente Abbas para conseguir que se ponga en libertad a prisioneros.

Para lograr estos objetivos se requieren esfuerzos de parte de los palestinos, como poner en libertad al soldado israelí capturado, garantizar la seguridad en los cruces y poner fin a los disparos de cohetes contra Israel desde Gaza. Como ha dicho con acierto el Presidente Abbas, no sólo no hay justificación alguna para los ataques indiscriminados contra civiles israelíes, sino que esos ataques no son compatibles en absoluto con los intereses palestinos.

Apoyo las iniciativas de los palestinos orientados a constituir un Gobierno de Unidad Nacional. Si los palestinos pueden unirse en torno a un programa realista y aceptable y si ello puede servir para mitigar el sufrimiento de los palestinos y controlar la situación relativa a la seguridad, se habría dado un paso adelante.

Las Naciones Unidas harán todo lo posible para apoyar esos esfuerzos. En realidad, la comunidad internacional sigue teniendo la responsabilidad de buscar una paz integral, justa y duradera entre israelíes y palestinos. Ahora que el diálogo político se encuentra en un punto muerto, es preciso reanudar sin demora los esfuerzos para relanzar el proceso de paz en la región.

La sociedad civil tiene un papel clave que cumplir a ese respecto. En las Naciones Unidas siempre hemos asignado suma importancia a las gestiones de las organizaciones de base palestinas e israelíes para participar en iniciativas basadas en los contactos de persona a persona que pueden contribuir a reemplazar el recelo y el temor por la confianza y la comprensión mutua. Las organizaciones de la sociedad civil también trabajan en estrecha colaboración con los organismos humanitarios y de desarrollo de las Naciones Unidas, a menudo en condiciones difíciles e incluso peligrosas, para prestar servicios básicos al pueblo palestino. Sus esfuerzos incansables también contribuyen a defender los principios básicos del derecho internacional y a crear más conciencia acerca de la cuestión de Palestina.

En este espíritu, doy las gracias a todos los representantes de la sociedad civil del mundo entero que participan en este evento, con mis mejores deseos de que celebren una conferencia fructífera y productiva.

Kofi A. Annan