logo

El Secretario General

     Mensaje sobre el Lanzamiento de la "Cartera de Proyectos de Actividades Relativas a las Minas para 2007"

   Nueva York y Ginebra, 14 de noviembre de 2006



La "Cartera de proyectos de actividades relativas a las minas para 2007" se publica en un momento especialmente oportuno y pertinente. Acontecimientos recientes han vuelto a mostrar, una vez más, las atroces repercusiones humanitarias de las municiones en racimo para la población civil. Además, hace solamente dos días entró en vigor el Protocolo V de la Convención sobre ciertas armas convencionales, que marcó el comienzo de una nueva fase en las actividades mundiales destinadas a abordar el problema que plantean los restos explosivos de guerra.

Ciertamente, en la nueva edición de la Cartera de proyectos se presta una atención sin precedentes a los restos explosivos de guerra. Casi todos los países incluidos en la publicación además de los problemas causados por las minas terrestres, hacen frente a la amenaza de los restos explosivos de guerra, como las municiones en racimo sin detonar. En varios países, los restos explosivos de guerra representan un mayor peligro para la población civil que las minas terrestres.

El Protocolo V incluye disposiciones que, en el futuro, facilitarán la remoción y destrucción rápidas de restos explosivos de guerra. Sin embargo, el Protocolo V se aplica a los conflictos que sucedan en el futuro, mientras que sigue siendo imperioso abordar las secuelas de los conflictos que tuvieron lugar antes de su entrada en vigor. La Cartera incluye proyectos que ayudarán a responder a esa necesidad.

Los proyectos incluidos en la Cartera también ayudarán a varios países a cumplir las obligaciones asumidas en virtud del tratado sobre la prohibición de las minas antipersonal, de limpiar las zonas minadas, destruir los dispositivos almacenados y asistir a las víctimas.

Fue el apoyo político y de donantes sin precedentes lo que impulsó el tratado sobre la prohibición de las minas antipersonal y permitió alcanzar logros significativos en la reducción de la amenaza planteada por las minas terrestres. Ahora se necesita un respaldo similar para reducir la amenaza que presentan los restos explosivos de guerra. Hago un llamamiento a las autoridades nacionales de los países afectados para que, en asociación con los países donantes, muestren su enérgico compromiso con estas actividades y faciliten la financiación adecuada para la totalidad del programa de actividades relativas a las minas definido en la Cartera de proyectos. Las Naciones Unidas continuarán cumpliendo con la parte que les corresponde.