logo

Mensaje del Secretario General con ocasión
del Día Internacional de la Alfabetización


8 de septiembre de 2006

La alfabetización sostiene el desarrollo: ese es el tema del Día Internacional de la Alfabetización de este año. Se reconoce así que para, fomentar el crecimiento económico, la erradicación de la pobreza, la participación social y la protección del medio ambiente, es esencial aumentar las tasas de alfabetización. Y se nos recuerda que la alfabetización es la plataforma para el desarrollo de los recursos humanos de una sociedad.

La alfabetización comienza con la enseñanza primaria, y lograr la universalización de la enseñanza primaria para 2015 es uno de los objetivos de desarrollo del Milenio. Pero la enseñanza primaria no llega a todos los niños: hay más de 100 millones de niños y niñas que nunca se han matriculado en una escuela. En el caso de los que se han matriculado, la calidad de la enseñanza primaria puede ser tan deficiente que sólo conduzca a un dominio endeble de los conocimientos básicos en materia de alfabetización. Y aunque las estadísticas oficiales indican que existen más de 770 millones de adultos analfabetos, en esa cifra no se incluyen los otros millones de adultos que están mal preparados para encarar las necesidades cotidianas de aprendizaje, comprensión y comunicación.

Obviamente, en muchas partes del mundo el desarrollo no ha producido uno de sus resultados más importantes: poblaciones más alfabetizadas y mejor educadas. Al mismo tiempo, esas sociedades se han visto privadas del instrumento fundamental de desarrollo que representa la alfabetización, instrumento que permite que las personas aprovechen nuevas oportunidades de aprendizaje, respondan a las cambiantes demandas ocupacionales, asuman mayores responsabilidades, logren salir de la pobreza y se protejan contra las enfermedades, especialmente el VIH/SIDA.

Las mujeres y las niñas privadas de alfabetización carecen de un arma vital para liberarse de la desigualdad y la discriminación. Como nos recuerda el tema general del Decenio de las Naciones Unidas de la Alfabetización (2003-2012), la alfabetización es fuente de libertad.

El preciado don de la alfabetización puede sostener el desarrollo sólo si se sostiene a sí mismo, mediante programas de perfeccionamiento de la alfabetización, nuevas oportunidades de educación y capacitación y la creación de un entorno propicio en que los beneficios obtenidos de la alfabetización puedan aumentar. En este Día Internacional de la Alfabetización debemos comprometernos a intensificar los esfuerzos nacionales e internacionales para mejorar los índices de alfabetización en todo el mundo. Demos a la alfabetización la oportunidad real de transformar a las personas y las sociedades en todo el planeta.

Kofi A. Annan