logo

El Secretario General

Mensaje sobre el Día Mundial de la Salud


7 de abril de 2006

Los trabajadores de la salud salvan vidas. Se esfuerzan por conseguir que los progresos de la atención de salud lleguen a quienes más lo necesitan. Contribuyen al bienestar económico y social de sus países y son un elemento fundamental para su seguridad, por cuanto son los primeros que identifican una nueva enfermedad o una nueva amenaza a la salud pública.

Sin embargo, en muchas partes del mundo el personal sanitario está hoy en crisis. La población del mundo está creciendo pero el número de trabajadores sanitarios disminuye en muchos de los países más pobres. En todo el mundo en desarrollo los trabajadores sanitarios tienen que hacer frente a duras condiciones económicas, el deterioro de las infraestructuras sanitarias y a la agitación social. Y la pandemia VIH/SIDA ha afectado muy especialmente a los trabajadores sanitarios, en su propia salud y en sus propias vidas, así como en las de sus pacientes.

Es evidente que para proteger y mejorar la salud de la población en todo el mundo y para alcanzar los objetivos de desarrollo del Milenio necesitamos reforzar rápidamente el personal sanitario a nivel mundial. Solamente África necesitará 1 millón de nuevos trabajadores sanitarios para alcanzar esos objetivos. Sin ese dramático incremento de la capacidad, no se administrarán las inmunizaciones pediátricas; no se podrán contener los brotes epidémicos; no se tratarán las enfermedades curables; y las mujeres seguirán muriendo de parto sin necesidad.

Para hacer frente a esa crisis hace falta asociación y cooperación, a nivel nacional y mundial, entre diferentes sectores -que incluyen la educación, el transporte y la financiación- así como en el seno del propio personal sanitario. Esta es la razón por la que el tema del Día Mundial de la Salud de este año es "Colaboremos por la salud". En este Día insto a todos los interesados -gobiernos, organizaciones profesionales, sociedad civil, sector privado, medios de comunicación y donantes internacionales- a aunar sus fuerzas y aumentar la inversión en personal de salud. En este siglo XXI colaboremos por la salud.