logo

El Secretario General

     Mensaje con ocasión del Día Internacional de los Impedidos

       3 de diciembre de 2006



El tema de este año con motivo de la celebración del Día Internacional de los Impedidos, la "accesibilidad electrónica", nos recuerda la necesidad de poner Internet al alcance de todos.

El acceso a las tecnologías de la información y las comunicaciones ofrece oportunidades a todas las personas pero quizás más que a nadie a las personas con discapacidad. En la medida en que el desarrollo de Internet y de estas tecnologías tiene más plenamente en cuenta sus necesidades, ya no hay razón para que las barreras en forma de prejuicios, infraestructuras y formatos inaccesibles impidan su participación.

Este cambio es motivo de satisfacción. En un momento en que las tecnologías de la información y las comunicaciones se extendían por todo el mundo y atraían cada día a más usuarios, la mayoría de los sitios en la red seguían siendo inaccesibles para millones de personas que tienen dificultades para manipular un ratón o que tienen una visión deficiente y necesitan un programa de lectura de pantalla o un tipo de letra grande para poder leer las páginas. Poco a poco, los gobiernos y el sector privado han reconocido las ventajas económicas y sociales de asegurar la plena accesibilidad a los sitios en la red y han venido introduciendo programas y equipo informático especiales.

La Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, que se espera que sea aprobada por la Asamblea General este mismo mes, podría dar un nuevo impulso a esta tendencia. Los Estados que decidan adherirse a la Convención se comprometerán con ello a tomar medidas para facilitar "información pública a las personas con discapacidad, de manera oportuna y sin costo adicional, en formato accesible y con las tecnologías adecuadas a los diferentes tipos de discapacidad". La Convención insta a las empresas privadas y a los medios de comunicación a que hagan lo mismo con sus servicios.

En este Día Internacional, comprometámonos una vez más a hacer todo lo posible para convertir en realidad esta visión de una sociedad de la información sin exclusiones, centrada en la persona y orientada al desarrollo. Y redoblemos nuestros esfuerzos para conseguir que las personas con discapacidad puedan ejercer sus derechos humanos y desempeñar plenamente el papel que les corresponde en la vida económica, social y política de sus sociedades.