logo

Mensaje del Secretario General en el Día de África


25 de mayo de 2006

Cada año el Día de África ofrece una ocasión de considerar el progreso de África, evaluar las tareas que tiene por delante y reflexionar sobre su gran potencial no aprovechado.

África está sufriendo cambios políticos enormes. Los conflictos destructivos persisten, pero ahora son menos y el gobierno democrático y pacífico ha echado raíces en muchos países. En Burundi la conclusión pacífica y democrática del proceso de transición fue un hito para el país y es de esperar que lo sea también para el futuro de toda la región de los Grandes Lagos. En la República Democrática del Congo una nueva constitución y una nueva ley electoral sientan la base para elecciones democráticas, y Guinea-Bissau ha restaurado el orden constitucional. En Liberia una votación histórica llevó al poder a la primera mujer elegida para el cargo de Presidente de un Estado africano.

Junto con una perspectiva económica un poco mejor, el continente ha tenido una mayor entrada de asistencia oficial para el desarrollo, y un muy necesario alivio de la deuda. El Grupo de los Ocho, formado por países desarrollados, prometió duplicar la ayuda a África aumentándola en 25.000 millones de dólares antes de 2010, y casi toda la deuda externa de los 18 países más endeudados se ha anulado.

Las Naciones Unidas seguirán ayudando a la población de África a medida que progresa sobre la base de esta mejora. La nueva Comisión de Consolidación de la Paz, el Fondo para la Democracia y el Consejo de Derechos Humanos han aumentado la capacidad de las Naciones Unidas de responder al programa de África enunciado por la Nueva Alianza para el Desarrollo de África y la Unión Africana. Las Naciones Unidas y la Unión Africana ya colaboran para fortalecer la capacidad de mantenimiento de la paz de África y promover el desarrollo equilibrado.

En medio del optimismo, subsisten grandes dificultades. La violencia que continúa en Darfur -a pesar del reciente acuerdo de paz- amenaza a millones de personas. La situación entre Etiopía y Eritrea sigue siendo motivo de grave preocupación, y el conflicto en el norte de Uganda prolonga una de las peores desgracias humanitarias del mundo. Al mismo tiempo, la sequía asola el Cuerno de África y partes del África meridional y el VIH/SIDA sigue infligiendo terribles pérdidas al futuro del continente africano.

En este Día de África renovemos nuestra promesa de hacer todo lo que podamos para ayudar a la población de África a hacer frente a estas cuestiones. Trabajando juntos podemos realizar su visión de un continente pacífico, próspero y democrático.