Mensaje del Secretario General por el Día Mundial de la Alimentación

16 de octubre de 2005

El tema del Día Mundial de la Alimentación del presente año, "Agricultura y diálogo de culturas", celebra los triunfos de la civilización humana en la agricultura desde el momento en que, hace unos 10.000 años, nuestros antepasados aprendieron a sembrar cultivos silvestres y a domesticar a los animales. Desde entonces, la historia nos ha demostrado que la producción agrícola impulsa el crecimiento económico. La agricultura, conformada por las contribuciones de todas las culturas, ha ayudado a crecer a las sociedades, al permitir que las aldeas se convirtieran en pueblos y, finalmente, en ciudades.

Sin embargo, aunque hay alimentos suficientes para alimentar a todo hombre, mujer y niño del planeta, en la actualidad más de 850 millones de personas padecen hambre crónica y desnutrición. Sin duda alguna, debemos redoblar nuestros esfuerzos si queremos alcanzar, para el año 2015, el primer objetivo de desarrollo del Milenio de reducir a la mitad el porcentaje de personas que padecen hambre y viven en la pobreza extrema.

Es preciso movilizar la voluntad política y la participación del público en los niveles comunitario, nacional y mundial. Es necesario que las culturas, comunidades, países y continentes compartan sus experiencias y mancomunen sus esfuerzos. En este Día Mundial de la Alimentación, y en ocasión del sexagésimo aniversario de la fundación de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, insto a los particulares y las instituciones, a los gobiernos y las organizaciones internacionales a que creen alianzas y asociaciones en pro de un mundo libre del hambre.