MENSAJE DEL SECRETARIO GENERAL DE LAS NACIONES UNIDAS EN OCASIÓN DEL
DÍA INTERNACIONAL DEL PERSONAL DE PAZ DE LAS NACIONES UNIDAS
(29 de mayo de 2003)

Este primer Día del Personal de Paz Internacional conmemora el sacrificio y el compromiso desinteresado de quienes mantienen la paz sirviendo en todo el mundo. Celebra lo que el personal de paz de la ONU ha hecho, en tantos países, para aliviar el sufrimiento y reconciliar a las partes en guerra.

Hace cincuenta y cinco años, se envió a soldados al campo de batalla bajo una nueva bandera y con una nueva misión: una misión de paz. Esa misión no tuvo precedentes en la historia humana. Fue un intento para confrontar y vencer lo peor del hombre con lo mejor del hombre, para contrarrestar la violencia con tolerancia, la fuerza con la moderación, y la guerra con la paz.

Las misiones de paz de hoy en día son muchos más complejas que lo que fueron entonces. Las tareas y responsabilidades del personal de paz han crecido. Por supuesto, aún emprendemos la tarea crucialmente importante de cimentar la confianza a través del monitoreo de los ceses al fuego y las zonas desmilitarizadas.

Sin embargo, en el presente el personal de paz también está comprometido en mantener el orden público y en capacitar, sirviendo como jueces y fiscales, administrando salud y educación, y asegurando que los derechos humanos y la igualdad de género sean respetados. Ellos han construido gobiernos en Kosovo y Timor Oriental. Y en Afganistán están ayudando a las nuevas autoridades a establecer el estado de derecho.

En la actualidad, hay cerca de 37,000 miembros del personal de paz de la ONU que están desplegados en 14 misiones en tres continentes. Ellos proceden de 89 países. No obstante, ninguna cifra puede hacer justicia al máximo sacrificio que los más de 1800 integrantes del personal de paz han hecho en este medio siglo. En este fecha, rendimos tributo a cada uno de ellos.

La misión del mantenimiento de paz de la ONU continuará. El mantenimiento de paz por sí solo no puede acabar con la guerra, pero puede ayudar a prevenir la recurrencia de enfrentamientos. Por encima de todo, da tiempo y espacio para la resolución de conflictos. Da a la paz una oportunidad.

Estoy orgulloso de saludar al personal de paz que está sirviendo en la actualidad y de rendir homenaje a aquellos que han servido en el pasado. El sacrificio de ustedes ha hecho que el mundo sea un lugar más seguro.

Kofi A. Annan


Traducción no oficial al español hecha por el CINU Lima, Perú.