Refugiados

Foto ACNUR/A. Zavallis
Un socorrista voluntario rescata del agua a una joven tras el naufragio de la embarcación, en la que viajaba junto a su familia y otros refugiados afganos, en el mar Egeo, frente a las costas de la isla de Lesbos, procedente de Turquía a finales de 2015.

El mundo está siendo testigo del mayor número de desplazamientos de los que se tienen constancia. Una cantidad sin precedentes de 65,6 millones de personas en todo el mundo se han visto obligadas a abandonar sus hogares a causa del conflicto y la persecución a finales de 2016. Entre ellas, hay casi 22,5 millones de refugiados, de los cuales más de la mitad son menores de 18 años. Además, hay más de 10 millones de personas apátridas a las que se les ha negado una nacionalidad y el acceso a derechos fundamentales, como la educación, sanidad, empleo y libertad de circulación.

Una agencia para ayudar a los refugiados

Durante miles de años, las personas que huían de persecuciones y conflictos han encontrado asilo en países extranjeros. La agencia de la ONU que ayuda a los refugiados es ACNUR (también conocida como la Agencia de la ONU para los Refugiados), que surgió a raíz de la Segunda Guerra Mundial para ayudar a los europeos desplazados por aquel conflicto.

La Asamblea General de las Naciones Unidas estableció ACNUR el 14 de diciembre de 1950, con un mandato inicial de tres años para cumplir su tarea, y después se disolvería. Al año siguiente, el 28 de julio, se adoptó la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados, la base jurídica para la ayuda a los refugiados y el estatuto principal que regiría el trabajo de ACNUR. Así que, en lugar de concluir su labor a los tres años, ACNUR ha trabajado desde entonces para ayudar a los refugiados.

En los años 60, la descolonización de África provocó la primera de muchas crisis de refugiados en ese continente que necesitarían de la intervención de ACNUR. Durante las dos décadas siguientes, esta agencia de la ONU ha ayudado en crisis de desplazamientos en Asia y América Latina. Al final de siglo, había nuevos problemas de refugiados en África y, cerrando el círculo, nuevas oleadas de refugiados en Europa a causa de las guerras en los Balcanes.

En un mundo donde casi 20 personas se ven obligadas a desplazarse cada minuto a causa de conflictos o persecuciones, el trabajo de ACNUR es más importante que nunca.

Millones de sirios desplazados

Mapa de la situacón de Siria. Foto ACNUR

El conflicto en Siria, ahora en su séptimo año, fue el mayor productor mundial de refugiados (5,5 millones). Las necesidades humanitarias en ese país han aumentado significativamente desde el comienzo de la crisis y 13,5 millones de personas necesitan ayuda, entre las que hay más de 6 millones de niños. Más de 400 000 personas han muerto desde 2010.

Muchos sirios se han visto obligados a abandonar sus hogares, a menudo en varias ocasiones, lo que convierte a Siria en la mayor crisis de desplazamiento del mundo con 6,3 millones de personas desplazadas internamente y casi 4 millones de personas contabilizadas como refugiados en los países vecinos. Se estima que 4,53 millones de personas necesitan asistencia humanitaria en zonas de difícil acceso y lugares asediados.

Turquía acoge a más de 2,9 millones de sirios registrados. La mayoría de ellos vive en zonas urbanas, con alrededor de 260 000 acomodados en los 21 campos de refugiados administrados por el gobierno. Hay más de un millón de sirios registrados en el Líbano y 660 000 en Jordania. Iraq también ha visto un creciente número de sirios llegar, acogiendo a más de 241 000, mientras que en Egipto ACNUR proporciona protección y asistencia a más de 122 000.

Los refugiados palestinos son especialmente vulnerables, y se estima que 460 000 personas en los alrededores de Siria reciben asistencia con regularidad. La asistencia escolar ha descendido más de un 50% y aproximadamente la cuarta parte de los colegios han sufrido daños, han sido destruidos o se emplean como alojamientos colectivos. Más de la mitad de los hospitales de Siria han sido destruidos o han sufrido graves daños. El suministro de agua ha descendido más de un 50% comparado con los niveles previos a la guerra. Se estima que 9,8 millones de personas sufren inseguridad alimentaria y que muchas más viven en situación de pobreza.

Sudán del Sur

En 2016, la desastrosa ruptura de los esfuerzos de paz en julio en Sudán del Sur contribuyó a una salida de 737 400 personas para finales de año. Ese número ha seguido aumentando durante el primer semestre de 2017.

ACNUR sobre el terreno

La Agencia de la ONU para los Refugiados tiene su Sede en Ginebra, aunque el 89% de su personal trabajan sobre el terreno. A día de hoy, una plantilla de más de 9700 personas en 126 países proporciona protección y asistencia a casi 59 millones de refugiados, repatriados, desplazados internos y apátridas. La mayor parte del personal de ACNUR está en países de Asia y África, los continentes que alojan y generan a la mayoría de los refugiados y desplazados internos. Muchos se encuentran en lugares aislados, donde el personal de ACNUR trabaja en condiciones difíciles y, a menudo peligrosas. Algunas operaciones de mayor envergadura de ACNUR son las de Afganistán, Colombia, República Democrática del Congo, Malí, Pakistán, Jordania, Turquía e Iraq.

OOPS

Creado en 1949, el Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente (OOPS) es el principal proveedor de servicios básicos —educación, sanidad, socorro y servicios sociales— a los refugiados palestinos en Oriente Medio. Cuando la agencia comenzó sus actividades, en 1950, respondía a las necesidades de 750 000 refugiados palestinos. Hoy, en torno a 5 millones de esos refugiados cumplen las condiciones para recibir su ayuda.

Apoyo para los campamentos de refugiados

Las fuerzas de mantenimiento de la paz de la ONU suelen encargarse de proteger los campamentos en los que tienen que vivir los refugiados. En el momento en el que no pueden satisfacer sus necesidades básicas, como la alimentación, el agua o el saneamiento, la familia de la ONU/Naciones Unidas se las proporciona. Gran parte de este apoyo se presta a través del mecanismo de acción humanitaria de las Naciones Unidas. El Comité Permanente entre Organismos, mediante un enfoque de gestión por grupos, aúna a las principales organizaciones humanitarias, dentro y fuera del sistema de las Naciones Unidas, para coordinar sus acciones.

ACNUR es el organismo encargada de la protección de los refugiados y los desplazados internos. Comparte la gestión y la coordinación de los campamentos con la Organización Internacional para la Migraciones, y la de los albergues de emergencia con la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados ha recibido en dos ocasiones el Premio Nobel de la Paz; una en 1954 y otra en 1981.

Cambio climático, desastres naturales y desplazamientos

En el siglo XXI, los desastres naturales (en ocasiones debidos al cambio climático), además de las persecuciones y los conflictos, también pueden forzar a las personas a buscar refugio en otros países. Estos desastres —inundaciones, terremotos, huracanes, corrimientos de tierra— suceden cada vez con mayor frecuencia e intensidad. A pesar de que la mayoría de los desplazamientos causados por estos desastres son internos, también pueden provocar que las personas crucen fronteras. Sin embargo, ninguna institución internacional o regional se encarga específicamente del sufrimiento de esas personas.

Por otro lado, los desplazamientos ocasionados por los efectos de la evolución lenta del cambio climático también son mayoritariamente internos. Además, el cambio climático también acelera la sequía, la desertificación, la salinización de aguas subterráneas y de las tierras o el aumento del nivel del mar, lo que contribuye al desplazamiento de personas a través de fronteras internacionales.

Otras catástrofes, como las graves privaciones socioeconómicas, también pueden hacer que las personas huyan a otros países. Mientras que algunos escapan de persecuciones, la mayoría lo hace porque no tienen ninguna razón de peso para quedarse. Por separado, la falta de alimento, agua, sanidad o sustento no sería suficiente para respaldar una solicitud de refugiado según la Convención de 1951. A pesar de todo, algunas de estas personas siguen necesitando algún tipo de protección.

Todas estas circunstancias (conflictos, desastres naturales y cambio climático) plantean retos gigantescos para la comunidad humanitaria internacional.

Eventos

Como proclamó la Asamblea General, el Día Mundial de los Refugiados se celebra anualmente el 20 junio. La Asamblea General de las Naciones Unidas celebró una reunión de alto nivel el 19 de septiembre de 2016 para abordar los enormes movimientos de refugiados y migrantes, con el objetivo de acercar a los países en torno a un enfoque más humano y coordinado.

Recursos:

Section: 
Drupal template developed by DPI Web Services Section