ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Oficina del Defensor del Pueblo

Evaluación de la información, incluyendo la obtenida presuntamente mediante tortura

(26 de noviembre de 2012)

Evaluación de la información

Al examinar la información reunida, el Ombudsman utiliza una metodología que resulta adecuada para un contexto internacional y que no depende de las normas de procedimiento de ningún sistema jurídico en particular1. Además, el método es coherente con la naturaleza preventiva de las sanciones y los criterios y normas aplicables.

En particular, toda la información obtenida será examinada en el informe amplio. El Ombudsman no “admite” ni “excluye” información ni aplica de ningún otro modo “las reglas de prueba” que reconocen algunas tradiciones jurídicas, en particular el common law. Más bien, la información se evalúa, entre otras cosas, teniendo en cuenta su pertinencia, especificidad y fiabilidad. En algunos casos, como consecuencia de esa evaluación, el Ombudsman puede decidir no basarse en determinada información que se presente, que no formará parte del análisis ni constituirá el fundamento de su recomendación. La conclusión a que se llegue y las razones en que se base se explicarán en detalle al Comité.

Al evaluar la fiabilidad de la información, el Ombudsman tiene en cuenta factores como el nivel de detalle, la especificidad, la fuente (en la medida en que se conozca), demás material que la corrobore o refuerce, y si se cuenta con información similar de distintas fuentes.

Es más importante señalar que el Ombudsman también considerará la totalidad de las circunstancias en cada caso, así como las inferencias que habrán de extraerse de la información que se obtenga, una vez que se haya reunido.

Información presuntamente obtenida mediante tortura

Es posible que la información reunida por el Ombudsman en relación con un nombre de la Lista del Comité de Sanciones contra Al-Qaida sea impugnada por el solicitante, por haber sido obtenida mediante tortura. Con arreglo a los instrumentos y normas internacionales pertinentes2, toda alegación de esa índole será examinada con cuidado y en detalle por el Ombudsman. Además, el Ombudsman se basa en la premisa de que la información obtenida mediante tortura tiene la característica inherente de no ser fidedigna. Por lo tanto, la afirmación de que se ha recurrido a ella es directamente pertinente a la credibilidad de la información, que es un elemento fundamental de las normas que aplica el Ombudsman3.

Si esa información, que ha sido impugnada, se presenta finalmente en apoyo del mantenimiento de un nombre en la Lista4, el Ombudsman formulará preguntas a todo Estado, organización o individuo interesado a fin de reunir la mayor cantidad de información posible en lo que respecta a la afirmación de que se ha utilizado la tortura.

Si el Ombudsman comprueba, a la luz de la norma aplicable5, que la información ha sido obtenida mediante tortura, no se basará en esa información en su análisis y esa información no será parte de los fundamentos de la recomendación. Como se ha señalado, el análisis y las observaciones al respecto deberán ser presentados en su totalidad al Comité para su examen.

Además, incluso si no se demostrara, con arreglo a la norma exigida en este procedimiento, que se ha utilizado la tortura, el material reunido puede ser sin embargo suficiente para afectar el peso que se otorgue a la información impugnada. Aquí también, la decisión a la que se llegue se explicará en detalle en el informe amplio.

         


 1 Ello es coherente con el enfoque adoptado para la elaboración y la aplicación de una norma para el análisis. Véase “Enfoque y norma para el análisis, observaciones, argumentos principales y la recomendación”.

2Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes (10 de diciembre de 1984, Vol. 1465 United Nations Treaty Series, pág. 145); Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (16 de diciembre de 1966, Vol. 999, United Nations Treaty Series, pág. 241), Declaración sobre la Protección de Todas las Personas contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes (antecesora de la Convención contra la Tortura) (Res. 3452 (XXX) de la Asamblea General, de 9 de diciembre de 1975).
3La norma aplicable es si existe suficiente información que constituya una base razonable y creíble para el mantenimiento de un nombre en la Lista. 

4En los dos casos, los solicitantes alegaron que cierta información se había obtenido mediante tortura pero finalmente esa información no fue presentada para apoyar el mantenimiento de un nombre en la Lista en el procedimiento que lleva adelante el Ombudsman y por lo tanto, no se la tuvo en cuenta.

5En la opinión del Ombudsman, la norma debería ser coherente con la que se utiliza en general para evaluar la supresión de un nombre de la Lista. Por lo tanto, la cuestión sería determinar si hay información suficiente que permita contar con una base razonable y creíble para alegar que se ha torturado, en lo que respecta a la información del caso en particular.