ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Proyecto fotográfico «Imágenes de Rwanda»

Xaverina Niragire

Fotografía tomada por Linda Smith

Xaverina Niragire sobrevivió al genocidio en el que murieron su marido y sus tres hijos. Tras esta trágica pérdida, Xaverina ya no tenía deseos de seguir viviendo y trató de ahogarse en un lago. Cuando empezó a recuperarse, quiso perdonar a los hombres que habían matado a su familia. Muchos de ellos no se atrevían a pedirle perdón pero un hombre, Thacien, tuvo el valor de pedirle perdón por haber matado a su hijo. Xaverina lo perdonó y Thacien y ella forjaron un fuerte vínculo. Al final ella perdonó a todos los hombres que habían matado a su familia. Las fotos de Xaverina ilustran su amor por los niños y su deseo de perdonar a los demás.

Xaverina Niragire
Retrato de Xaverina y Thacien. Para Xaverina, Thacien es como un hijo y para él, ella es como una madre. La capacidad de Xaverina de perdonar a Thacien ha hecho que éste pudiera perdonarse a sí mismo.
Xaverina sacó esta fotografía de dos árboles distintos que crecen de un tercero porque, a su juicio, representan un extraordinario ejemplo de convivencia, unidad y reconciliación.
Dos hombres de pie en la puerta de su casa.
Una mujer alimenta a su vaca mientras carga a su bebé en la espalda.
Un niño sostiene un cubo de patatas en su cabeza.
Retrato de uno de los hombres que mataron a su marido e hijos.
Xaverina muestra su perdón a uno de los hombres que mataron a su familia dándole un abrazo en señal de paz. En la víspera de Navidad, Xaverina celebró una cena de perdón para todos los hombres que mataron a su familia.
Xaverina saca fotos del lugar donde estaba su casa antes de ser destruida en el genocidio de 1994.
Arbolitos listos para ser sembrados. Estos árboles representan un nuevo comienzo, una renovación.
Algunas personas de la comunidad de Xaverina disfrutar del día sentados al aire libre.
Una niña juega frente a la casa de Xaverina. Siempre hay muchos niños alrededor de su casa. Xaverina goza de gran respeto en su comunidad y es conocida como una mujer que siempre abre su casa y su corazón a muchas personas.
Dos niños de pie junto a una vaca.
Un niño trepado a un árbol, sentado sobre sus ramas.
Una mujer trabaja en el campo cargando a su bebé en la espalda.
Un hombre de la comunidad de Xaverina sentado relajándose.
Xaverina lee la Biblia en el funeral de una joven de su comunidad que murió recientemente de malaria. Muchas personas consideran a Xaverina una líder de su comunidad por lo que le pidieron que oficiara este entierro.
El cuerpo de la joven es llevado a ser enterrado.
Hombres excavan una tumba para la joven muerta.
La comunidad se reúne a llorar y presentarle sus respetos a la joven que murió.
Retrato de la madre de la joven que murió.