ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

La Oficina del Asesor Especial para la Prevención del Genocidio

El mandato y la función de la Oficina

Antecedentes

Machetes y balas

Machetes y balas cerca de la frontera de Gisenyi,
en Rwanda. (26 de julio de 1994, Foto ONU/John Isaac)

En los años noventa, las tragedias de Rwanda y de los Balcanes demostraron de la peor de las maneras posibles que las Naciones Unidas debían hacer más por prevenir el genocidio. De ahí que en 2001 el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas invitara al Secretario General a que «remitiera al Consejo información y análisis del sistema de las Naciones Unidas sobre casos de violaciones graves del derecho internacional» y sobre «potenciales situaciones de conflicto» resultantes de «controversias étnicas, religiosas y territoriales» y otras cuestiones conexas. En respuesta a la petición del Consejo, en 2004 el Secretario General nombró al primer Asesor Especial para la Prevención del Genocidio, Juan Méndez. En 2007 el Secretario General nombró Asesor Especial a Francis Deng, con categoría de Secretario General Adjunto y en régimen de dedicación exclusiva. El 17 de julio de 2012, el Secretario General Ban Ki-moon, nombró a Adama Dieng Disponible en inglés, de Senegal como su Asesor Especial sobre la Prevención del Genocidio.

En 2008, el Secretario General nombró a Edward Luck, Asesor Especial sobre la responsabilidad de proteger con categoría de Subsecretario General y en régimen de tiempo parcial. La función principal del Sr. Luck consiste en desarrollar y precisar el concepto de la responsabilidad de proteger y, además, continuar el diálogo político con los Estados Miembros y otros interesados sobre la adopción de nuevas medidas para hacerla efectiva.

Los dos Asesores Especiales tienen responsabilidades diferentes pero estrechamente vinculadas entre sí. Con el fin de ahorrar recursos y maximizar la eficacia, el Secretario General oficializó la colaboración entre los dos Asesores Especiales. En la medida de lo posible, los dos asesores compartirán una metodología común de alerta temprana, evaluación, convocación, aprendizaje y promoción, así como una oficina y personal comunes.