ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Operaciones de paz de las Naciones Unidas, Resumen del año 2012

Introducción

Evolucionar para afrontar nuevos desafíos

Las operaciones de paz, tanto de mantenimiento de la misma como políticas, siguen siendo unas de las actividades más rentables y fundamentales de las Naciones Unidas. Con alrededor de 110.000 efectivos prestando servicio en aproximadamente 30 misiones de mantenimiento de la paz y políticas en 2012, éstas operaciones también fueron uno de los compromisos más visibles de esta organización global. Ya que las operaciones de paz evolucionaron abarcando mandatos más largos y complejos, las Naciones Unidas, trabajando en estrecha colaboración con los Estados Miembros, organizaciones regionales, autoridades nacionales y otros interesados, se esforzó en adaptar sus herramientas de mantenimiento y establecimiento de la paz con el fin de abordar nuevos y crecientes desafíos y demandas adicionales.

Personal de mantenimiento de la paz de MALBATT (Batallón de Malawi en Côte d’Ivore) en el campamento Ayama. (ONUCI/Patricia Esteve)

Personal de mantenimiento de la paz de MALBATT (Batallón de Malawi en Côte d’Ivore) en el campamento Ayama. (ONUCI/Patricia Esteve)

Este último año pasará a la historia del mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas con un registro de progresos que lo caracteriza, desde esperanza hasta logros o contratiempos. Por una parte, la misión de las Naciones Unidas en Timor-Leste concluyó con éxito su mandato en diciembre tras la que hubo dos exitosas elecciones presidenciales y parlamentarias y la constitución de un nuevo Gobierno. Así se puso fin a más de una década de compromiso de mantenimiento de la paz por parte de las Naciones Unidas en este país. Por otra parte, sin embargo, el pasado agosto, la Misión de Supervisión de las Naciones Unidas en la República Árabe de Siria (UNSMIS), a la que se pidió que supervisase el cese de la violencia armada en dicho país y que apoyase la total aplicación del plan de seis puntos del Enviado Especial Conjunto Kofi Annan, tuvo que ser finalizada tan solo cuatro meses tras su despliegue debido al persistente conflicto y al rechazo de los partidos de la oposición para entablar un diálogo constructivo con el fin de acabar con el derramamiento de sangre.

En otra parte, mientras se desafiaba a las misiones de las Naciones Unidas en África, a veces hasta el límite, por crisis o acontecimientos concretos en su país de acogida, las operaciones sobre el terreno en el Oriente Medio tuvieron que adaptarse, en diversa medida, a las ramificaciones regionales del continuo conflicto en Siria.

Personal de mantenimiento de la paz de MALBATT (Batallón de Malawi en Côte d’Ivore) en el campamento Ayama. (ONUCI/Patricia Esteve)

Personal de mantenimiento de la paz de MALBATT (Batallón de Malawi en Côte d’Ivore) en el campamento Ayama. (ONUCI/Patricia Esteve)

Las Naciones Unidas también continuaron perfeccionando su repertorio de herramientas para el establecimiento de la paz. La prevención de conflictos, la diplomacia preventiva y la mediación y algunas de las prioridades fundamentales establecidas por el Secretario General en su segunda legislatura fueron marcadores importantes para las operaciones de paz de las Naciones Unidas en 2012. Un buen ejemplo de esto ocurrió en Somalia, donde hubo un aumento de los esfuerzos diplomáticos, proporcionados por la Oficina Política de las Naciones Unidas para Somalia (UNPOS). Estos esfuerzos ayudaron a completar una transición política de ocho años con la adopción de una Constitución provisional y la elección de un Presidente por el recién establecido Parlamento, el primer proceso democrático de este tipo en más de dos décadas. En Malí, el Consejo de Seguridad estableció en diciembre una misión política especial de las Naciones Unidas para proporcionar un apoyo coordinado y coherente al proceso político en curso y de seguridad en ese país.

El Resumen del Año examina este y otros temas e intenta mostrar cómo, en términos prácticos, las misiones de mantenimiento de la paz y políticas de las Naciones Unidas fueron apoyadas en 2012 con una serie de actividades fundamentales vitales para mantener la paz y seguridad internacionales, entre las que se incluyen supervisar el alto al fuego; estabilizar el entorno posterior a un conflicto; desarmar y reintegrar a los excombatientes en la vida civil; fortalecer la gobernanza, el estado de derecho, el diálogo y la reconciliación; proteger civiles y ayudar a construir instituciones democráticas.

El General de División Robert Mood (en el centro), Jefe de los Observadores Militares y de la Misión de Supervisión de las Naciones Unidas en la República Árabe Siria (UNSMIS), se reúne con los miembros de la oposición en Al Rastan, en la República Árabe Siria, en mayo de 2012. (Foto ONU/Neeraj Singh)

El General de División Robert Mood (en el centro), Jefe de los Observadores Militares y de la Misión de Supervisión de las Naciones Unidas en la República Árabe Siria (UNSMIS), se reúne con los miembros de la oposición en Al Rastan, en la República Árabe Siria, en mayo de 2012. (Foto ONU/Neeraj Singh)


El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación de la
Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca, Diciembre de 2013.

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas © 2014