Volver al inicio
ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Operaciones de paz de las Naciones Unidas, Resumen del año 2011

Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Libia (UNSMIL)

La construcción de un nuevo país

Las secuelas del conflicto en Libia dejaron un número desalentador de responsabilidades en manos de las nuevas autoridades del país. Estas incluían: proporcionar seguridad pública y dar empleo a antiguos combatientes revolucionarios; organizar las elecciones y preparar una nueva constitución; crear un ejército profesional y restaurar su fuerza policial; abordar las violaciones de los derechos humanos ocurridas en Libia en el pasado mientras se promueve la reconciliación nacional; controlar la proliferación de armas; y revitalizar la economía libia basada en el petróleo.

Las autoridades provisionales han enfatizado con firmeza ante la comunidad internacional que los propios libios encabezarán los esfuerzos de reconstrucción. Al mismo tiempo, han recurrido a las Naciones Unidas para proporcionar apoyo y conocimientos especializados a algunos de estos ámbitos y para contribuir en la coordinación de la ayuda exterior.

La misión desplegada

Los esfuerzos de la ONU sobre el terreno están encabezados por la Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Libia (UNSMIL), una misión política gestionada por el Departamento de Asuntos Políticos. Desde su despliegue en septiembre de 2011, tan solo semanas después de la caída de Trípoli, la misión liderada por el veterano enviado de la ONU, el Sr. Ian Martin, ha ido incrementando gradualmente su asistencia en diversos ámbitos. Para 2012 se prevé un aumento del ritmo e intensidad de trabajo de la misión, realizado mientras tanto por una presencia civil relativamente pequeña todavía.

Alumnos participando en el primer taller sobre derechos humanos organizado por las Naciones Unidas en Libia. Trípoli (Libia), 21 de diciembre de 2011. (Foto ONU)

Alumnos participando en el primer taller sobre derechos humanos organizado por las Naciones Unidas en Libia. Trípoli (Libia), 21 de diciembre de 2011. (Foto ONU)

El Sr. Martin, Representante Especial del Secretario General para Libia, dirigió la extensa planificación de la ONU posterior al conflicto en Libia y estaba presente cuando se declaró la "liberación" del país el 23 de octubre. Desde aquel crucial suceso que marcó el fin del conflicto y el comienzo de la fase posterior a este, se han alcanzado importantes progresos.

La formación de un Gobierno Provisional y de un gabinete presidido por el Sr. Abdurrahim El-Keib, el Primer Ministro, constituyó un hito temprano en el proceso detallado de transición política concebido por las nuevas autoridades libias.

También se dieron pasos concretos hacia la constitución de un ejército nacional y una fuerza policial para mantener la seguridad pública y vigilar las vastas fronteras de Libia. El Consejo Nacional de Transición y el Gobierno Provisional convocaron el primer congreso de reconciliación nacional en diciembre de 2011 y comenzaron a elaborar propuestas para la justicia de transición.

Aunque es probable que no se tomen decisiones trascendentes sobre la política económica hasta pasadas las elecciones y aun quedan muchos retos, se ha evitado el caos económico y la recuperación tras el derrumbe de la producción de petróleo ha sido más rápida de lo previsto.

Los futuros obstáculos

Aun así, quedan numerosos obstáculos y las expectativas públicas crecen. Las tensiones han aumentado debido a la presencia de militares en las calles, pendientes de la integración de unos 75.000 antiguos combatientes en las fuerzas de seguridad gubernamentales o en la vida civil.

Hacia finales de año, grupos dispares que habían participado en la lucha contra el Coronel Qaddafi permanecieron con el control de regiones clave del país. La UNSMIL preparó el apoyo a los dirigentes libios de esta zona recurriendo a la experiencia considerable de la ONU en tales asuntos.

Las elecciones son otro de los grandes retos. Tras cuatro décadas bajo el dominio de un hombre rígido, Libia no tiene prácticamente experiencia reciente en celebrar unas elecciones democráticas.

La UNSMIL ha colaborado estrechamente con las nuevas autoridades para asesorar en la elaboración de una ley electoral y la creación de una comisión electoral. Si para junio de 2012 se celebran unas elecciones fiables al congreso nacional, primero habrá que resolver asuntos como la selección de un sistema electoral, la elegibilidad de los candidatos, las listas de votantes y las posibles medidas especiales para mujeres y otros grupos.

En diciembre, el Consejo de Seguridad amplió el mandato de la UNSMIL para incluir la ayuda y respaldo a los esfuerzos nacionales de Libia por enfrentarse a la proliferación de armas, municiones y restos explosivos de la guerra. El cambio reflejó preocupaciones tanto a nivel internacional como regional por que las armas (incluyendo misiles tierra-aire portátiles) cayeran en manos peligrosas.

La misión también ha alentado la acción pronta de la comunidad internacional para liberar los miles de millones de dólares en activos libios que habían sido congelados como medida contra el régimen anterior. Para las autoridades libias, esta liquidez es crucial para abordar los numerosos desafíos de la posguerra a los que se enfrentan.

Labor humanitaria

La UNSMIL también ha seguido con un ojo puesto en la grave situación de las personas presas y en el trato hacia los trabajadores inmigrantes, y ha urgido a que se mejoren las condiciones de detención y a que se revisen todos los casos rápida y apropiadamente para ponerlos en libertad o celebrar un juicio justo.

En las visitas a las ciudades que sufrieron durante la guerra, entre ellas Misrata, Zawiyah, Zintan y Yefren, así como Benghazi, donde la revolución estalló el 17 de febrero de 2011, el Sr. Martin, Representante Especial, se ha reunido con libios procedentes de una gran variedad de sectores de la sociedad. Este ha hecho hincapié en la importancia del papel de la sociedad civil y del empoderamiento e inclusión de la mujer, a la vez que ha recalcado que la ayuda de la ONU se guiará por las prioridades nacionales.

Construir una democracia en Libia que no excluya a nadie requerirá tiempo y paciencia, pero los libios han demostrado que cuentan con los recursos para conseguirlo.

Este artículo es una adaptación del boletín informativo Politically Speaking del Departamento de Asuntos Políticos de la ONU.


El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación de la
Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca, Diciembre de 2012.

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas © 2012