Volver al inicio
ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Operaciones de paz de las Naciones Unidas, Resumen del año 2011

Centro Regional de las Naciones Unidas para la Diplomacia Preventiva en Asia Central (UNRCCA)

Aplicando de la estrategia global de las Naciones Unidas contra el terrorismo

Durante 2011, Asia Central ha seguido haciendo frente a importantes problemas endémicos regionales, como el terrorismo internacional, el tráfico de drogas, la delincuencia organizada y la degradación ambiental. El terrorismo, que está relacionado con el extremismo religioso, el tráfico de drogas y el comercio ilícito de armas transnacional, se ha convertido en una peligrosa amenaza para la paz, la democracia y el desarrollo.

A pesar de que Asia Central no ha sufrido ataques terroristas en gran escala, la preocupación sobre la creciente inestabilidad de Afganistán, un país muy cercano, ha podido influir en los grupos extremistas y las redes locales de delincuencia organizada, que han intensificado su actividad. Además, las reclamaciones en materia de economía y política interiores han propiciado que los extremistas locales encuentren apoyo en otros países.

Para ayudar a las autoridades nacionales a enfrentarse a la amenaza del terrorismo, el Centro Regional de las Naciones Unidas para la Diplomacia Preventiva en Asia Central (UNRCCA) ha llevado a cabo una serie de actividades basadas en un Programa de Acción de tres años de duración.

Para establecer unas condiciones que puedan prevenir y eliminar el terrorismo, debe evaluarse la evolución de la amenaza y es necesario cooperar con los equipos de las Naciones Unidas en los países pertinentes, las organizaciones regionales y las autoridades de Asia Central.

Plan de Acción Conjunto

El UNRCCA ha sido el elegido para llevar a cabo un proyecto del Equipo Especial de las Naciones Unidas sobre la Ejecución de la Lucha contra el Terrorismo (CTITF) y la Unión Europea (UE), fundado conjuntamente por la UE y el Gobierno de Noruega. El proyecto pretende ayudar a los países de la región a concebir un Plan de Acción Conjunto para Asia Central.

Reunión de alto nivel para aprobar el plan de colaboración regional para enfrentarse a la amenaza del terrorismo. Ashgabat (Turkmenistán), 30 de noviembre de 2011. (Foto ONU)

Reunión de alto nivel para aprobar el plan de colaboración regional para enfrentarse a la amenaza del terrorismo. Ashgabat (Turkmenistán), 30 de noviembre de 2011. (Foto ONU)

El Plan de Acción Conjunto y la declaración final que lo respaldaba fueron aprobados el 30 de noviembre en una reunión de alto nivel en Ashgabat. En ella participaron los representantes de los países de Asia Central, Rusia, el Afganistán, Azerbaiyán, China, la India, el Irán, Noruega, el Pakistán, Turquía, los Estados Unidos y los altos funcionarios de la ONU y la UE.

Este plan constituye la primera medida a nivel regional de la estrategia contra el terrorismo que, además, ha servido para reforzar las colaboraciones internacionales.

Los cuatro pilares

Unos 60 especialistas que representaban a los actores regionales pertinentes debatieron sobre los diferentes pilares de la estrategia contra el terrorismo, basándose en las sugerencias que surgieron en tres reuniones de expertos.

En diciembre de 2010, tuvo lugar en Bratislava una reunión dedicada a las condiciones que propician la propagación del terrorismo (pilar I) y a las medidas que aseguran el respeto de los derechos humanos y el estado de derecho como base fundamental de la lucha contra el terrorismo (pilar IV).

Durante los días 29 y 30 de marzo, se debatieron en Dushanbé las medidas que los estados deberían tomar para prevenir y combatir el terrorismo (pilar II) y, en julio, se examinaron en Almaty (Kazajstán) las medidas de fomento de la capacidad para prevenir y combatir el terrorismo y fortalecer el papel que desempeña el sistema de las Naciones Unidas (pilar III).

Estas reuniones de expertos tuvieron un carácter de exclusividad, ya que juntaron a muchos actores de diversos países y organizaciones y, al mismo tiempo, establecieron el diálogo sobre la lucha contra el terrorismo a nivel nacional e involucraron a los agentes tradicionales, como a las oficinas nacionales de seguridad, las fiscalías y los funcionarios del Gobierno en asuntos de religión, identidad étnica, derechos humanos, desarrollo y supervisión financiera.

Desafíos tratados

Durante las reuniones se mencionaron numerosos desafíos, entre los que se incluyeron: los conflictos latentes, el tráfico de drogas, los problemas socioeconómicos derivados de la exclusión social, la desigualdad y la marginación, las violaciones de los derechos humanos, la gobernanza deficiente y las tensiones entre los grupos religiosos y dentro de los mismos. Por consiguiente, la región reúne las características para que se dé en ella una radicalización que pueda manifestarse como extremismo político, fundamentalismo religioso o terrorismo. Algunos factores externos, concretamente la inestabilidad del Afganistán y el aumento del peligro en las fronteras con las zonas tribales del Pakistán, también han contribuido a la propagación del terrorismo en la región.

Necesidades valoradas

A pesar de que Asia Central ha aprobado la mayoría de los instrumentos internacionales contra el terrorismo, sigue necesitándose apoyo para aplicar las resoluciones del Consejo de Seguridad y de la Asamblea General correspondientes.

El proyecto ha conseguido que se establezcan nuevos diálogos regionales que repercuten positivamente en la cooperación de Asia Central.

Los debates revelaron la necesidad del desarrollo de la capacidad nacional para modificar los marcos legislativos pertinentes, aplicar controles técnicos y mecanismos de vigilancia, combatir el uso de internet con fines terroristas, prevenir la financiación del terrorismo, mejorar la cooperación para combatir el tráfico ilícito de armas y materiales químicos, biológicos, radiológicos y nucleares, asÍ como reforzar la influencia positiva de los medios de comunicación, el sistema educativo y la sociedad civil para luchar contra el terrorismo.

El proyecto, en su conjunto, ha conseguido que se establezcan nuevos diálogos entre los gobiernos e instituciones regionales que repercuten positivamente en la cooperación en Asia Central. También ha logrado un amplio consenso entre los actores regionales sobre la necesidad de tomar medidas integrales y a largo plazo para luchar contra el terrorismo de una manera eficaz.

En la primavera de 2012 se celebrará una reunión con las organizaciones regionales para debatir sobre el Plan de Acción Conjunto y su posterior seguimiento.

El UNRCCA y los equipos de las Naciones Unidas en los países que se encuentran sobre el terreno ubican sus acciones contra el terrorismo en un marco más amplio, en el que se incluyen todos los esfuerzos de la ONU para promover la paz, la seguridad, el desarrollo sostenible, los derechos humanos y el estado de derecho. Por ejemplo, la estrategia de las Naciones Unidas para la consolidación de la paz en Kirguistán se lleva a cabo a través de una serie de proyectos cuyo objetivo es prevenir una recaída en la violencia y promover la estabilidad y el estado de derecho, condiciones fundamentales para la prevención del terrorismo.

Además, el papel que desempeña el UNRCCA en el asesoramiento político para prevenir y solucionar conflictos y evitar que se propaguen más allá de las fronteras contribuye a la paz, la estabilidad y la seguridad de Asia Central.


El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación de la
Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca, Diciembre de 2012.

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas © 2012