Volver al inicio
ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Operaciones de paz de las Naciones Unidas, Resumen del año 2011

Oficina Política de las Naciones Unidas para Somalia (UNPOS)

Motivos de esperanza

Reunión consultiva de alto nivel en Mogadiscio

Reunión consultiva de alto nivel en Mogadiscio, auspiciada por la UNPOS, destinada a la firma de la Hoja de Ruta para completar el periodo de transición. Mogadiscio (Somalia), 6 de septiembre de 2011. (Foto ONU)

Es demasiado fácil dejar a Somalia como un problema insoluble. Este país ha estado desprovisto de un gobierno que funcione durante dos décadas. Permanece fragmentado, y puede parecer que los líderes nacionales carecen del compromiso necesario para tomar decisiones difíciles en favor de un cambio real.

Las numerosas iniciativas de paz han producido una corriente ininterrumpida de acuerdos, y una virulenta insurgencia habría triunfado en la ocupación de la capital, Mogadiscio, de no haber sido por los más de 9.000 miembros del personal de mantenimiento de la paz de la Unión Africana, que protegieron el frágil Gobierno Federal de Transición (GFT).

En el ámbito humanitario, una enorme sequía acabó con la vida de decenas de miles de personas. Millones de ellas están en peligro, y poblaciones enteras se están desplazando al otro lado de las fronteras, constituyendo una amenaza de desestabilización para toda la región.

Además, la llegada de asistencia se complicó aun más debido a los grupos insurgentes que se negaron a permitir el acceso de los organismos de ayuda a algunas de las zonas más perjudicadas.

Aun así, por primera vez desde hace décadas, entre todo este sufrimiento inimaginable existe una esperanza real de progreso.

La Hoja de Ruta

El 9 de junio, el Presidente del Gobierno Federal de Transición, el Sr. Sheikh Sharif Sheikh Ahmed, y el Presidente del Parlamento Federal de Transición, el Sr. Sharif Hassan Sheikh Adan, acabaron con el estancamiento político entre el poder ejecutivo y el legislativo mediante la firma del Acuerdo de Kampala, presenciada por el Presidente de Uganda, Yoweri Museveni, y el Representante especial del Secretario General de la ONU para Somalia, Augustine Mahiga. Este fue un acontecimiento decisivo en el proceso de paz que aplazó un año las elecciones y proporcionó una Hoja de Ruta para ese tiempo.

La Hoja de Ruta parece indicar que se recorrerá un claro camino hasta finalizar el periodo de transición, en agosto de 2012. Establece cuatro tipos de tareas de carácter prioritario (la seguridad, la Constitución, la reconciliación y la buena gobernanza) y se basa en el concepto de la transparencia, la integración y la implicación de Somalia en el proceso.

El documento también determina los mecanismos de cumplimiento y deja claro que la futura asistencia internacional se basa en que los somalíes sigan adelante con sus compromisos.

A principios de septiembre se celebró con éxito en Mogadiscio una reunión consultiva sobre el fin de la transición en Somalia bajo la dirección de la Oficina Política de las Naciones Unidas para Somalia (UNPOS). Esta reunión, que habría sido impensable solo unos pocos meses antes debido a la situación de la seguridad, congregó a representantes de alto nivel de las Instituciones Federales de Transición, los Estados regionales de Puntlandia, Galmudug y Ahlu Sunna Wal Jama’a, así como a la mayoría de los principales asociados internacionales.

Hacer que todos los partidos importantes firmaran la Hoja de Ruta en Mogadiscio representó uno de los momentos más significativos del proceso de paz somalí.

A pesar de este logro, la comunidad internacional mantiene una postura realista sobre la Hoja de Ruta. Al ser un plan tan ambicioso con un calendario tremendamente exigente, es necesario que la comunidad de donantes lo apoye con los recursos necesarios. Todas las partes deben trabajar unidas para asegurar el progreso en los entregables fundamentales, y mantener la voluntad política es un hecho decisivo para conseguir el éxito.

El progreso político se ha basado en los importantes avances en la situación de la seguridad, que cambió radicalmente el 6 de agosto, cuando la organización militante islamista Al-Shabaab se retiró de Mogadiscio de manera efectiva.

Desde entonces, los extremistas han perpetrado graves ataques terroristas contra la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM) y contra los somalíes, como el bombardeo suicida del 4 de octubre que acabó con la vida de unos 100 civiles, entre ellos un grupo de estudiantes con esperanzas de estudiar en el extranjero.

En el mismo mes, las Fuerzas Armadas de Kenya atravesaron la frontera somalí. El Gobierno Federal de Transición y los funcionarios kenyanos hicieron público un comunicado declarando que dicha acción apoyaba al Gobierno, que lideraría la lucha contra los insurgentes.

Al parecer, en noviembre, las fuerzas etíopes entraron en Somalia para colaborar en la lucha contra los elementos extremistas.

La retirada de Al-Shabaab de Mogadiscio plantea al AMISOM un nuevo conjunto de desafíos. A medida que se alcanzan algunos logros destacables, se requerirán recursos adicionales, incluyendo personal, logística, inteligencia y aviación, para aprovechar estas ganancias y también para afrontar nuevas amenazas.

Piratas somalíes

La piratería sigue siendo un problema que plantea enormes dificultades. Desde el 1 de enero hasta el 1 de noviembre fueron capturados 15 barcos y se tomaron de rehenes a 298 miembros de la tripulación.

Ahora, muchos barcos evitan la costa somalí, tomando rutas más largas que aumentan sus costes de forma significativa. Otros deciden arriesgarse y utilizan guardias armados (aprobados por el gobierno, por ejemplo, en los barcos de Italia y del Reino Unido).

Una respuesta marítima internacional está trabajando paralelamente a los continuos esfuerzos para aumentar los juicios por pesca ilegal y vertido ilícito de desechos tóxicos. Además, varias organizaciones han comenzado a abordar las causas fundamentales en tierra firme.

Mientras el progreso aumenta, la grave amenaza persiste tanto en tierra como en el mar y Somalia continúa siendo uno de los asuntos más problemáticos en el orden del día de la comunidad internacional.

El 9 de diciembre, en una visita histórica a Mogadiscio, el Secretario General hizo hincapié en su compromiso personal de trabajar por la paz sostenible. Resaltó el hecho de que el total aprovechamiento de esta oportunidad de oro hacia el progreso solo se podrá asegurar mediante el compromiso continuado de todas las partes interesadas. Los somalíes han esperado ya tiempo suficiente para hacer realidad el sueño de un país seguro, próspero y democrático, en paz consigo mismo y con sus vecinos.

La frontera entre el Camerún y Nigeria

Gracias a los esfuerzos del Representante Especial del Secretario General, el Sr. Djinnit, como Presidente de la Comisión Mixta del Camerún y Nigeria, ha prevalecido la decisión de la Corte Internacional de Justicia sobre la controversia territorial de los estados. Hasta la fecha, las partes han llegado a un acuerdo sobre más de 1.700 km de frontera de los 1950 km estimados.

En marzo, ambas partes llegaron también a un acuerdo sobre la delimitación de la frontera marítima, y dieron el asunto por concluido durante su reunión en Yaoundé.

La Comisión Mixta espera finalizar el proceso de demarcación antes de su décimo aniversario. El Secretario General instó recientemente tanto a las partes como a los expertos a acelerar su trabajo en la evaluación de los 250 km de frontera terrestre y a tratar las cuestiones pendientes.

 

 


El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación de la
Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca, Diciembre de 2012.

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas © 2012