Volver al inicio
ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Operaciones de paz de las Naciones Unidas, Resumen del año 2011

Misión de Administración Provisional de las Naciones Unidas en Kosovo (UNMIK)

Un nuevo gobierno multiétnico

La Misión de Administración Provisional de las Naciones Unidas en Kosovo (UNMIK) comenzó su duodécimo año con una serie de crisis políticas en Kosovo tras las elecciones que se celebraron a finales de 2010. Debido a irregularidades registradas en la votación, se repitieron las elecciones en seis de las 36 municipalidades.

Para finales de febrero de 2011, ya se había constituido un nuevo gobierno multiétnico, dirigido por una coalición entre dos partidos albanokosovares, el Partido Democrático de Kosovo (PDK) y la Nueva Alianza de Kosovo (AKR). El Gobierno se compone de 19 ministros, tres de los cuales son serbokosovares. Además, entre los viceministros se encuentran tres serbios y ocho procedentes de «otras comunidades».

En marzo, las elecciones a la Asamblea del Presidente Behgjet Pacolli fueron declaradas inconstitucionales por mecanismos nacionales, lo cual obligó al Presidente a dejar el cargo. Tras un pacto auspiciado por los Estados Unidos entre el Gobierno y la oposición, la Sra. Artifete Jahjaga fue elegida nueva Presidenta, y dos comités ad hoc —integrados por representantes de todos los grupos de la Asamblea— iniciaron su trabajo para llegar a un acuerdo sobre la reforma electoral.

En marzo también comenzó el diálogo entre Pristina y Belgrado, acogido con beneplácito por la resolución 298 de la Asamblea General (A/RES/64/298) en septiembre de 2010 y facilitado por la Unión Europea (UE). El objetivo del diálogo es promover la cooperación, lograr avances en el camino hacia la UE y mejorar la vida de las personas en la región.

Kosovo septentrional

Durante la segunda mitad del año, los acontecimientos de Kosovo septentrional relegaron a un segundo plano los demás asuntos. En julio, las autoridades de Kosovo trataron de desplegar unidades policiales especiales en los dos cruces autorizados del norte de Kosovo (puestos 1 y 31) para imponer el embargo contra las importaciones serbias —como represalia, dado que Serbia llevaba desde 2008 negándose a admitir mercancías procedentes de Kosovo— y para establecer el estado de derecho.

El personal de mantenimiento de la paz de la UNMIK inspeccionando las carreteras de circunvalación en Kosovo septentrional. Kosovo, 15 de octubre de 2011. (Foto ONU/Rastislav Ochotnicky)

El personal de mantenimiento de la paz de la UNMIK inspeccionando las carreteras de circunvalación en Kosovo septentrional. Kosovo, 15 de octubre de 2011. (Foto ONU/Rastislav Ochotnicky)

Esta iniciativa no fue coordinada con las presencias internacionales sobre el terreno. En respuesta a las medidas de Pristina, los serbios del norte de Kosovo bloquearon las carreteras que conducían a los puestos y todas las carreteras principales del norte, impidiendo la libertad de circulación en la zona. Los manifestantes serbios incendiaron las instalaciones del puesto 1.

A principios de agosto, el Comandante de la Fuerza de Kosovo (KFOR) medió para llegar a un «entendimiento común» entre Belgrado y Pristina y tomó el control de los dos cruces autorizados de la frontera, aliviando de esta manera las tensiones. En una sesión de diálogo en Bruselas a principios de septiembre, Serbia convino en reconocer los sellos aduaneros de Kosovo, posibilitando así la reanudación de los intercambios comerciales mutuos.

A partir de entonces, las autoridades de Kosovo anunciaron su intención de establecer un pleno control aduanero en los cruces autorizados. Sin embargo, los serbokosovares locales se propusieron resistir a esta medida, que veían como un intento por parte de Pristina de extender su autoridad en el norte de Kosovo.

Cuando a mediados de septiembre Pristina, junto con la KFOR y la Misión de la Unión Europea por el Estado de Derecho en Kosovo (EULEX) establecieron la presencia de observadores en los puestos, los serbios del norte de Kosovo volvieron a reaccionar bloqueando las carreteras y construyeron carreteras de circunvalación, posibilitando el libre transporte a y desde el centro de Serbia. A lo largo del otoño, la KFOR llevó a cabo escaramuzas con los protestantes serbokosovares locales a la vez que trataba de garantizar la libre circulación para sí misma y para la EULEX.

Estos acontecimientos contribuyeron al deterioro de la seguridad y a la polarización entre la comunidad serbokosovar y las instituciones de Pristina. Está previsto que las Conclusiones Convenidas sobre la Gestión Integrada de las Fronteras, un acuerdo alcanzado en Bruselas el 2 de diciembre entre Pristina y Belgrado sobre la gestión integrada de los cruces, supongan un paso adelante con respecto al estancamiento de los puestos, conduciendo a la atenuación de las tensiones.

Una presencia considerable

A lo largo de 2011, la UNMIK siguió promoviendo la seguridad, la estabilidad y el respeto a los derechos humanos, colaborando con todas las comunidades, las autoridades de Pristina y Belgrado y los agentes regionales e internacionales. Actuando en virtud de la resolución 1244 (1999) del Consejo de Seguridad, la UNMIK siguió cumpliendo su mandato de manera neutral en lo que respecta al estatuto junto con la EULEX, que, desplegada en Kosovo desde 2008, opera bajo la autoridad general de las Naciones Unidas.

Una de las muchas barricadas levantadas por los serbokosovares en las carreteras principales del norte de Kosovo. Kosovo, 5 de octubre de 2011. (Foto ONU/Olivier Salgado)

Una de las muchas barricadas levantadas por los serbokosovares en las carreteras principales del norte de Kosovo. Kosovo, 5 de octubre de 2011. (Foto ONU/Olivier Salgado)

Tras los acontecimientos de Kosovo septentrional, la UNMIK instó activamente a todas las partes en diferentes niveles para que ejercieran la moderación y tomasen las medidas necesarias para prevenir nuevos brotes de violencia. Destacó la importancia del diálogo para encontrar soluciones viables a las controversias y los problemas pendientes. La UNMIK actuó como mediadora imparcial y fue percibida como tal por todas las partesinteresadas. La UNMIK facilitó el establecimiento de reuniones semanales de coordinación con representantes de los serbokosovares del norte, la KFOR, la EULEX y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa.

Otro aspecto clave del trabajo de la UNMIK en 2011 fue el hecho de que siguiese facilitando la participación por parte de las autoridades de Kosovo en los mecanismos regionales multilaterales. Aunque las autoridades de Kosovo utilizan la función de facilitación de la Misión analizando cada caso, en general se ha constatado el valor de un enfoque pragmático. Por tanto, la UNMIK sigue prestando apoyo y proponiendo maneras prácticas de superar obstáculos políticos.

A día 1 de diciembre de 2011, 85 de los 193 Estados Miembros de las Naciones Unidas habían reconocido a Kosovo como Estado independiente.


El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación de la
Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca, Diciembre de 2012.

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas © 2012