ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Operaciones de paz de las Naciones Unidas, Resumen del año 2011

Entrevista con Susana Malcorra

Susan Malcorra

La Sra. Susana Malcorra, Secretaria General Adjunta para el Apoyo a las Actividades sobre el Terreno. (Foto de la ONU/Eskinder Debebe)

Ampliando la Estrategia Global

Sra. Susana Malcorra, Secretaria General Adjunta Departamento de Apoyo a las Actividades sobre el Terreno

La Sra. Susana Malcorra asumió formalmente sus funciones como supervisora de las operaciones de paz sobre el terreno de todo el mundo el 4 de mayo de 2008.

La amplia experiencia de la Sra. Malcorra, tanto en el sector público como el privado, le ha dotado de la pericia necesaria para respaldar 33 actividades sobre el terreno que constan de un personal militar, policial y civil compuesto por más de 120.000 efectivos.

P: Usted se encarga de poner en marcha y respaldar las operaciones de paz de la ONU en todo el mundo. ¿Ha percibido algún cambio en 2011 en lo que se refiere al despliegue de las operaciones de mantenimiento de la paz o al tipo de apoyo necesario?

SM: En 2009 y 2010, se tenía la sensación de que el mantenimiento de la paz decaería, pero 2011 trajo consigo algunos progresos interesantes. En primer lugar, el referendo del Sudán condujo a la aparición de un nuevo país y de una nueva misión de mantenimiento de la paz. Si bien tuvimos que reducir y cancelar la UNMIS en el Sudán, lanzamos la UNMISS en el Sudán Meridional, lo que conllevó una serie de nuevos retos y tareas que desempeñar.

Al mismo tiempo, el Consejo de Seguridad estableció una nueva misión en Abyei, por lo que nos quedamos con la gestión de cuatro misiones en dos países: una en fase de liquidación, dos en fase de puesta en marcha y una misión establecida en Darfur.

Los progresos en el mundo árabe trajeron consigo otra serie de desafíos. Mientras que de algunos se han encargado los equipos nacionales tradicionales, Libia sumó la puesta en marcha de otra misión nueva que todavía no se ha configurado por completo.

Al estar ubicado en Brindisi el Centro Mundial de Servicios, hemos podido apoyar la misión basada en la Estrategia Global de Apoyo a las Actividades sobre el Terreno. Esto nos ha permitido poner a prueba ideas discutidas con los Estados Miembros como parte de una estrategia a largo plazo.

También nos encontramos bajo presión debido a los numerosos procesos electorales que se están llevando a cabo en nuestras misiones. Además, Somalia, a la que atendemos a través de y para la Unión Africana, ha ido aumentando progresivamente puesto que la situación sobre el terreno sigue cambiando.

P: En 2011 se ha observado que la crisis económica mundial continúa. ¿Cómo afecta esta situación al mantenimiento de la paz de la ONU y a las expectativas de los Estados Miembros? ¿Qué está haciendo el Departamento de Apoyo a las Actividades sobre el Terreno para enfrentarse a estos retos?

SM: Mientras que 2011 trajo consigo más claridad en cuanto a la situación financiera global, tengo la sensación de que todavía nos queda mucho por ver. Algunos Estados Miembros están afrontando únicamente las primeras fases de la crisis y aun queda mucho trabajo por hacer en dichos Estados antes de que este llegue a las Naciones Unidas.

Creo que los Estados Miembros sitúan a la ONU y al mantenimiento de la paz en una posición cada vez más central. Hay muchas decisiones políticas que sostienen esta visión, como nuestro compromiso en el Iraq, el Afganistán, Libia y África, en general.

Para la comunidad internacional, la ONU se encuentra en el núcleo de la paz y la seguridad. Los debates del año pasado en torno al presupuesto del mantenimiento de la paz revelaron el requisito concreto de que seamos no solo eficaces, sino también eficientes. Durante el próximo ciclo presupuestario, partiremos de la base de referencia de la Estrategia Global de Apoyo a las Actividades sobre el Terreno, de gestionar de forma global y asegurar a los Estados Miembros que ejecutamos nuestros mandatos con el nivel más sensato de recursos.

La Sra. Susana Malcorra, Secretaria General Adjunta, es recibida por la guardia de honor de la ONU al llegar a la sede de la UNAMID en El Fasher (el Sudán), el 30 de noviembre de 2011. (Foto de la ONU/Albert Gonzalez Farran)

La Sra. Susana Malcorra, Secretaria General Adjunta, es recibida por la guardia de honor de la ONU al llegar a la sede de la UNAMID en El Fasher (el Sudán), el 30 de noviembre de 2011. (Foto de la ONU/Albert Gonzalez Farran)

P. ¿Cuáles son los logros más importantes de la Estrategia Global de Apoyo a las Actividades sobre el Terreno en 2011? ¿Cuáles considera que son las prioridades de dicha estrategia en 2012?

SM: La Estrategia Global de Apoyo a las Actividades sobre el Terreno se aprobó en junio de 2010, así que llevamos un año y medio con la estrategia de cinco años. Si bien no podemos esperar que se haya alcanzado ya todo, hay muchos logros destacables, como el centro regional de servicios de Entebbe. El hecho de que la misión cuente con este centro de servicios ha demostrado que se pueden gestionar mejor los recursos para las actividades de la parte administrativa, que incluyen los recursos humanos, los asuntos financieros y los presupuestos. Otro buen ejemplo de un mejor servicio con un coste más bajo es lo que se ha hecho con el servicio aéreo regional.

Ejecutamos nuestros mandatos con el nivel más sensato de recursos.

Hemos presentado el concepto del campamento de 200 personas, el módulo básico del pilar de estructuración en módulos, lo cual ha captado el interés de los Estados Miembros. En noviembre, pudimos presentarles un plan de estructuración en módulos de cinco años. Este es otro logro importante.

En junio, los Estados Miembros aprobaron el concepto de un centro mundial de servicios, que ahora se incluye en nuestro presupuesto. Estamos determinando las funciones que se transferirán desde la Sede de Nueva York a los centros de Brindisi y Valencia. Es parte de la transformación de una sede operativa en una más estratégica y del acercamiento de las operaciones a las misiones por medio del centro mundial de servicios.

P. El Secretario General está tratando de progresar en el ámbito del cambio climático y del desarrollo sostenible. ¿Qué está haciendo el Departamento de Apoyo a las Actividades sobre el Terreno con el fin de mejorar la ejecución de las operaciones de mantenimiento de la paz en términos de impacto medioambiental?

SM: La huella de carbono del mantenimiento de la paz es enorme y somos unos de los principales contaminantes de la ONU. Uno de los objetivos de la Estrategia Global de Apoyo a las Actividades sobre el Terreno es ser más respetuoso con el medio ambiente proporcionando nuestros servicios de forma más limpia. La estructuración en módulos incluye plantas de tratamiento del agua, gestionar mejor los residuos, la idea de reducir la dependencia de los combustibles y aprovechar la luz solar. También estamos trabajando en los servicios aéreos. Aunque nuestra flota todavía no está a la altura del nivel requerido, nos hemos comprometido con los Estados Miembros y los proveedores a desarrollar nuestro modelo de negocios en la medida en que nuestros recursos y capacidades disponibles lo permitan.

P. Si bien las estadísticas reflejan una disminución de casos denunciados de explotación y abusos sexuales por parte del personal de mantenimiento de la paz de la ONU, estos continúan. ¿Qué está haciendo la ONU para seguir reduciéndolos?

SM: Aunque las estadísticas reflejan un descenso, también revelan que los casos más extremos no han disminuido, incluyendo los que implican a menores. Seguimos preocupados y mantenemos nuestro compromiso con los Estados Miembros. Cuando la Asamblea General asume las responsabilidades para cerrar el círculo al informarnos de los casos, nosotros seguimos adelante con ellos. También insistimos en la formación, la concienciación antes del despliegue y todo tipo de prevención para seguir presionando.

Un caso ya está de más. Puede alterar el equilibrio de poder entre el personal de mantenimiento de la paz, uniformado o no, y la población local. Puede alterar por completo la relación de la misión con las personas a las que esta sirve.

Acabamos de dirigir un taller interno con compañeros tanto del Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz como del Departamento de Apoyo a las Actividades sobre el Terreno para proponer ideas con el fin de llevar más lejos este programa. Este asunto sigue siendo una de nuestras principales prioridades; somos conscientes de que hemos hecho mucho, pero todavía nos queda un largo camino por delante.

P. ¿Qué está haciendo el Departamento de Apoyo a las Actividades sobre el Terreno para aprovechar las nuevas tecnologías a la hora de hacer frente a los retos del mantenimiento de la paz en el siglo XXI? Por ejemplo, han apoyado un proyecto que emplea teléfonos móviles para proteger a los civiles. ¿Puede contarnos algo más?

SM: Aunque hemos hecho un gran uso de la tecnología, todavía hay espacio para explorar nuevas opciones. Al proteger a los civiles, tenemos que ser capaces de desplegar batallones de infantería rápidamente y determinar con exactitud cuáles son y dónde están las amenazas. Estamos trabajando con sistemas de alerta temprana en el este de la República Democrática del Congo, donde han surgido muchas cuestiones de protección de civiles. Hemos establecido una red de contactos con teléfonos móviles y por satélite para que los vecinos puedan conectarse con el sitio adecuado y enviar alertas. Esto permite una reacción temprana y veloz para evitar una violación en lugar de reaccionar ante una. Creo que ahí reside una gran oportunidad. Proteger a civiles es una cara de la moneda; la otra es proteger a nuestro personal de mantenimiento de la paz, que ha sido testigo de mucha violencia. Hay tareas en marcha en las que, haciendo un mejor uso de la tecnología, podríamos ser más efectivos y eficientes.

P. Hace unos meses comenzó a liquidar la UNMIS. La UNMIT podría concluirse en 2012, tras las elecciones presidenciales y al parlamento. ¿Es tan difícil terminar una misión como comenzar una?

SM: Mentalmente estamos mejor preparados para construir, así que concluir o "liquidar" una misión es duro. Es una fase distinta del ciclo de la misión que provoca tensiones y gestionarlo bien puede ser difícil. Últimamente hemos recurrido a gente especializada en concluir misiones, como en el Chad y ahora en el Sudán. Como custodios de los recursos que nos dan los Estados Miembros, tenemos que concluir la contabilidad y transferir los activos adecuadamente. Otro reto es la cuestión de la planificación. Concluir una misión puede ser algo inesperado e impremeditado, y muchas cuestiones pueden quedarse abiertas; o como ocurre en Timor-Leste, donde la ONU puede planificar de antemano nuestra partida y asegurarse de que dejamos atrás algo significativo, así que estamos trabajando en el desarrollo de nuestra capacidad.


El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación de la
Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca, Diciembre de 2012.

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas © 2012