Volver al inicio
ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Operaciones de paz de las Naciones Unidas, Resumen del año 2011

Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en la República Democrática del Congo (MONUSCO)

Fomentar la paz y la reconciliación

Personal de mantenimiento de la paz perteneciente a la MONUSCO durante su misión de escolta en la RDC. Dungu (RDC).

Personal de mantenimiento de la paz perteneciente a la MONUSCO durante su misión de escolta en la RDC. Dungu (RDC), 19 de agosto de 2011. (Foto ONU/Myriam Asmani)

En octubre de 2009 estalló un conflicto causado por el control de los recursos entre las comunidades de Enyele y Munzaya, en la provincia de Ecuador. El conflicto se expandió y en julio de 2010 ya había provocado un importante desplazamiento de la población. La tensión surgió entre dos comunidades que viven en un área de pobreza endémica.

A pesar de la situación de fondo, la Misión de las Naciones Unidas en la República Democrática del Congo (MONUC) comenzó a ayudar a la construcción de una radio comunitaria en Dongo, en la provincia de Ecuador.

Además de impartir talleres para el desarrollo de capacidades en la sociedad civil, seminarios sobre gestión de conflictos, mediación, contemporización y actividades de bienestar, la MONUC —que más tarde recibió el nombre de Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en la República Democrática del Congo (MONUSCO)— trabajó junto con el equipo de las Naciones Unidas en el país para reunir a las comunidades que hubieran sido seriamente afectadas por el conflicto intercomunal.

Surgió así una «radio del pueblo» dedicada a fomentar la paz, la reconciliación y el desarrollo.

La radio de Dongo

Las emisiones de la radio de la comunidad de Dongo (RACODO) tienen un alcance de más de 100 kilómetros, traspasando las fronteras de la RDC. Su principal objetivo no solo es estar al alcance de los habitantes de Dongo, sino también llegar a las personas desplazadas dentro del propio país y a los miles de refugiados que cruzaron el río Ubangui hacia la República del Congo huyendo de la violencia.

Los programas de RACODO están dirigidos principalmente a la reconciliación. Esto no solo ha beneficiado a la población de la RDC, sino también a los habitantes de otras áreas. Por ejemplo, en la vecina República del Congo, conocieron a través de la radio la noticia de que la paz y la seguridad estaban volviendo a implantarse en las áreas afectadas de la provincia de Ecuador. Este medio de divulgación ha ayudado a que muchas personas vuelvan a los hogares de los que habían huido.

La organización no gubernamental «Search for Common Ground» se encarga de gestionar la programación de la radio. Escuchar noticias sobre la mejora de las condiciones de vida en sus lugares de origen da seguridad a las personas para volver a sus pueblos. Las emisiones también fomentan el diálogo para la reconciliación de las comunidades.

Esfuerzos conjuntos

Esta iniciativa conjunta de la ONU ha traído numerosos resultados positivos. En particular, el programa ha alentado a varias comunidades a convivir en paz, incluyendo el mutuo respeto a las tradiciones y ritos culturales de otras comunidades.

La MONUSCO construyó el edificio principal de la emisora de radio. El UNICEF proporcionó servicios médicos; la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados aportó la equipación del estudio y ofreció formación al primer grupo de periodistas; y el Fondo de Población de las Naciones Unidas cedió un vehículo a los periodistas.

En marzo de 2010, el Sr. Ould Mohamed Elhacen, jefe de la Oficina de la MONUC en la provincia de Ecuador, dijo en el lanzamiento de la radio comunitaria que el proyecto podía tratarse del cemento de la cohesión comunitaria, una herramienta para el desarrollo y un factor de estabilidad definitiva en la zona. Su esperanza está poco a poco convirtiéndose en realidad.

Además de los esfuerzos de la RACODO, la MONUSCO continúa haciendo esfuerzos adicionales para la reintegración y el desarrollo comunitario.

Apoyo electoral

Cumpliendo órdenes, la MONUSCO proporcionó apoyo técnico y logístico a la Comisión Electoral Nacional Independiente de la RDC para llevar a cabo las elecciones presidenciales y legislativas del 28 de noviembre de 2011. Para facilitar el proceso, se hicieron más de 300 vuelos en helicóptero y 40 en avión en los que se transportaron unas 5000 toneladas de material electoral por todo el país. La MONUSCO también ayudó al despliegue de más de 400 observadores electorales internacionales en todo el país.

Al apoyo logístico se le sumó la asistencia técnica a la Comisión Electoral Nacional Independiente por parte de la MONUSCO y del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). En esa asistencia se incluyó el proceso de inscripción de los votantes. La MONUSCO y el PNUD también participaron en la producción, coordinación y distribución de materiales diseñados para informar al público sobre las elecciones presidenciales y legislativas y para fomentar la educación cívica.

Se formó a 350.000 agentes electorales en 210 lugares del país. Estos agentes controlaron el proceso electoral en 64.000 mesas electorales y 169 centros de compilación de votos. Además, unos 900 candidatos legislativos recibieron formación y más de 500 formadores aprendieron cuestiones de género y elecciones de antemano para estar preparados para las elecciones locales y provinciales.

Operación Santa Claus

El 18 de diciembre de 2011, la MONUSCO y las Fuerzas Armadas de la República Democrática del Congo pusieron en marcha la "Operación Santa Claus" en el noreste de la provincia Oriental. Esta iniciativa conjunta pretendía prevenir terribles ataques contra la población local como los que fueron perpetrados el año anterior durante las fiestas de fin de año por el Ejército de Resistencia del Señor (LRA).

Los mayores obstáculos de la provincia Oriental son su abrupto terreno y la falta de infraestructuras, como carreteras, por ejemplo. Esto hace que sus aisladas comunidades sean especialmente vulnerables a los ataques. Con el fin de impedir posibles ataques del LRA, la MONUSCO desplegó contingentes en puntos clave de la región, como los pueblos de Dungu, Duru, Djabir, Lingkofo, Niangara, Bongadi y Limaya.

La Operación Santa Claus finalizó con éxito el 3 de enero de 2012. El General Chander Prakash, Comandante de la Fuerza de la MONUSCO, explicó que el objetivo de la operación había sido asegurar que no hubiera ataques del LRA en las áreas de operación de la MONUSCO y que la población pudiera disfrutar de las fiestas en paz y sintiéndose seguros. Afirmó que, en ese aspecto, la operación tuvo éxito. Cree que fue un regalo navideño para la población local, al igual que la agradecida reacción de la gente fue un regalo para él.

 

 


El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación de la
Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca, Diciembre de 2012.

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas © 2012