Volver al inicio
ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Operaciones de paz de las Naciones Unidas, Resumen del año 2011

Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO)

Protegiendo vidas

Personal de desminado del MACC bajo el sol abrasador del Sáhara. Tifariti (Sáhara Occidental)

Personal de desminado del MACC bajo el sol abrasador del Sáhara. Tifariti (Sáhara Occidental), 1 de septiembre de 2011. (Foto ONU/Ginevra Cucinotta)

La Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (conocida por su acrónimo en francés, MINURSO) se estableció con el acuerdo de alto el fuego de 1991 entre Marruecos y el Frente Polisario para llevar a cabo un seguimiento de la tregua y organizar un referéndum sobre la libre determinación del territorio. Tras la suspensión de los preparativos del referendo en el año 2000 y el estancamiento del proceso político, la MINURSO continúa con el seguimiento del alto el fuego, la realización de operaciones relacionadas con la minas y el apoyo a las medidas de fomento de la confianza de la ONU, así como a las del Enviado Personal para progresar hacia una solución política para el conflicto.

Actividades de remoción de minas

Además de la amplia labor de seguimiento para el cumplimiento del alto el fuego y la investigación sobre la violación del mismo, la Misión desempeña un papel importante en el desminado de áreas peligrosas plagadas de minas y restos explosivos de guerras. Desde 1976, una cantidad desconocida de restos explosivos de guerras se encuentra dispersa a lo largo del vasto territorio del Sáhara Occidental. Con el transcurso del tiempo, los explosivos han causado, según los informes, más de 2.500 víctimas y 500 muertes entre la población autóctona que atraviesa el territorio para apacentar su ganado y buscar agua.

El impacto socioeconómico es considerable. Las oportunidades de sustento en el desierto se ven limitadas por la escasez de agua, aunque la mayor parte de los accidentes tienen lugar en la berma, una zona rica en canales de drenaje de wadis y otros recursos hídricos. Esta tierra proporciona extensas zonas pobladas de vegetación y emplazamientos para la captación de agua durante la estación lluviosa, por lo que sería ideal para el pastoreo y la agricultura a pequeña escala si no fuera por el problema de las minas. La presencia de minas y restos explosivos de guerras dificulta el sustento de los pastores y el regreso de los refugiados.

«Ya es seguro ir de un lado a otro»

Capitán Fidelis Oliveira

Sid Ahmed

El Sr. Sid Ahmed, líder comunitario, afirma con orgullo que su gente ha notado una gran diferencia tras las operaciones de desminado. Antes, los nómadas estaban dispersos por todo el territorio, en busca de zonas seguras donde vivir. En 2009, cuando comenzaron las actividades de remoción en el Sáhara Occidental, la gente empezó a repoblar comunidades y pueblos.

Ahora se mueven en todas direcciones sin miedo a los artefactos explosivos sin detonar. Ya es seguro ir de un lado a otro. El Sr. Sid Ahmed habla de cuando aun no se habían llevado a cabo las operaciones de remoción de minas y del miedo que sentía la gente. A menudo recibían informes de accidentes y de minas que explotaban por sí solas, sobre todo en verano. Añadió que habría sido imposible desplazarse hasta Bir Tiguisit sin el desminado.

Las operaciones de remoción de minas en el oeste de la berma las lleva a cabo el Real Ejército de Marruecos, y en el este, el Centro de Coordinación de las Actividades relativas a las Minas de MINURSO (MACC). El Servicio de las Naciones Unidas de actividades relativas a las minas gestiona el MACC a través de su asociado en la ejecución, Landmine Action UK (LMA)/Mechem. En 2011, la MINURSO completó a través del MACC la coordinación para la eliminación de todos los artefactos explosivos sin detonar conocidos en el Sáhara Occidental.

Como consecuencia se destruyeron más de 7.000 artefactos en 550 ubicaciones conocidas: bombas de aviación, proyectiles de artillería, granadas de mano y lanzacohetes. Este progreso crucial se consiguió al reforzar ambas partes su cooperación con el MACC durante el verano. Los esfuerzos se centraron en el intercambio de información y el cumplimiento de las normas internacionales sobre desminado. Además de destruir artefactos explosivos sin detonar, el MACC ha coordinado desde 2009 la remoción de minas en más de 15 millones de metros cuadrados de zonas afectadas por municiones de racimo y ha destruido más de 11.000 unidades de bombas en racimo.

Previendo la completa remoción de municiones de bombas en racimo y artefactos explosivos sin detonar, el MACC se centrará en 2012 en el desminado de 30 zonas minadas conocidas al este de la berma (137 km² en total). La eliminación de minas y restos explosivos de guerras hace posible tanto a los observadores militares de la MINURSO como a la población local el desplazamiento seguro por zonas que antes estaban contaminadas.

Como complemento a las operaciones de desminado, el MACC realiza reuniones informativas de sensibilización para todos los recién llegados de la MINURSO. En 2012, el MACC pondrá en marcha un proyecto de educación sobre los riesgos que entrañan las minas para sensibilizar a la población saharaui sobre la amenaza de las minas y los restos explosivos de guerras y para advertir a las comunidades de las zonas peligrosas. Apoyo a las familias El pueblo de Bir Tiguisit ha prosperado en una zona que antes estaba contaminada.

Como atestigua el líder comunitario Sid Ahmed, ahora algunos pequeños negocios están dando trabajo a los lugareños.

(Véase el recuadro para más información).

También se construyeron colegios. En zonas antes contaminadas, alrededor de Bir Tiguisit y Mehaires, cientos de niños tienen ahora un acceso seguro a la educación. Además, la MINURSO proporciona desde 2004 transporte por aire y servicios policiales al programa de intercambio de visitas entre familias saharauis del ACNUR. Diseñado para fomentar el contacto cara a cara entre saharauis que viven al oeste de la berma (controlado por Marruecos) y sus familiares de los campos de refugiados de Tindouf (Argelia), el programa ayuda a mantener el contacto a las familias que han estado separadas desde el estallido de la guerra. Desde su puesta en marcha, más de 10.000 saharauis se han beneficiado de este programa del ACNUR.

 

 


El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación de la
Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca, Diciembre de 2012.

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas © 2012