ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Operaciones de paz de las Naciones Unidas, Resumen del año 2011

Entrevista con Hervé Ladsous

Hervé Ladsous

El Sr. Hervé Ladsous, Secretario General Adjunto de Operaciones de Mantenimiento de la Paz. (Foto ONU/JC McIlwaine)

Preparados para afrontar cualquier situación

Hervé Ladsous, Secretario General Adjunto de Operaciones de Mantenimiento de la Paz

El Sr. Hervé Ladsous ha liderado las misiones de Mantenimiento de la Paz desde el 3 de octubre de 2011. Con una amplia experiencia diplomática, sus colegas de todo el mundo reconocen su capacidad de crear consenso. El Sr. Ladsous es famoso por su agudo juicio político, sus grandes habilidades en el manejo de las crisis y su conocimiento profundo de los desafíos a los que se enfrentan las Naciones Unidas.

P: Como líder del mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas durante casi tres meses, ha visitado Sudán, el Sudán del Sur y el Afganistán. ¿Cuáles son sus primeras impresiones sobre el mantenimiento de la paz de la ONU?

HL: Veo el mantenimiento de la paz como un proceso constante en las Naciones Unidas desde que prestaba servicio aquí a nivel nacional a mediados de los 90. También aprecio su increíble crecimiento, tanto en tamaño como en la multidimensionalidad de las misiones. Eso presenta, por supuesto, desafíos incluso mayores. La devoción de las personas que prestan servicio en las misiones y en la Sede no me sorprende, pero me impresiona. Su devoción hacia los ideales de las Naciones Unidas, su deseo de marcar la diferencia y su compromiso para alcanzar las metas del Consejo de Seguridad y del Secretario General son alentadores.

P: Ahora que el año 2011 llega a su fin, el mantenimiento de la paz de la ONU se ha enfrentado a diversos desafíos ¿Qué logros incluiría entre los más importantes de este año?

HL: El éxito de la operación llevada a cabo en Côte d'Ivoire para asegurar la celebración de las elecciones presidenciales de noviembre de 2010, a pesar de que los políticos tratasen de pisotearlas; y después, los meses difíciles en los que el estado de derecho y los principios de la democracia acabaron aplicándose. Ambos fueron grandes logros. Cobro aliento al ver que las últimas elecciones legislativas se desarrollaron correctamente, que la violencia fue mínima, y confirmo que Côte d'Ivoire vuelve a estar en el camino hacia la democracia.

Otras elecciones constituyeron también un desafío. Algunas, como las de Liberia en noviembre, se desarrollaron correctamente. Las de la República Democrática del Congo a finales de noviembre resultaron más complicadas. Es demasiado pronto para dictar un fallo definitivo. Estos son sucesos importantes en los que las Naciones Unidas pueden colaborar con la implantación de los principios democráticos, ya sea proporcionando consejo o apoyo logístico. En el caso de Côte d'Ivoire, certificamos el proceso y trabajamos junto con otros observadores de la comunidad internacional.

Otro desafío fue el referendo de Sudán, que dio como resultado el 193º Estado Miembro de las Naciones Unidas, el Sudán Meridional. Como acompañamiento surgió la UNMISS, una nueva misión con la que estamos contribuyendo a la construcción y el desarrollo del Estado. En mi opinión, es bastante destacable.

La devoción de las personas que prestan servicio en las misiones y en la Sede no me sorprende, pero me impresiona.

Del mismo modo, también fue impresionante el primer despliegue de las Naciones Unidas en Abyei, la zona que se disputan los dos Sudanes. Después de un episodio de terrible violencia ocurrido en mayo, la misión se creó y se desplegó a una velocidad increíble, bajo circunstancias muy difíciles. Me impresionó mucho ver lo que se había logrado en un periodo de tiempo tan corto.

Estos ejemplos dicen mucho sobre la calidad de nuestro compromiso.

El Sr. Hervé Ladsous recibe la bienvenida de los habitantes del pueblo de Shangil Tobaya. A su lado, el Sr. Ibrahim Gambari, Representante Especial Conjunto de la UNAMID. Darfur (Sudán), 30 de octubre de 2011. (Foto ONU/Olivier Chassot)

El Sr. Hervé Ladsous recibe la bienvenida de los habitantes del pueblo de Shangil Tobaya. A su lado, el Sr. Ibrahim Gambari, Representante Especial Conjunto de la UNAMID. Darfur (Sudán), 30 de octubre de 2011. (Foto ONU/Olivier Chassot)

P. En 2011, parte del personal de mantenimiento de la paz de la ONU perdió la vida trágicamente en el atentado de Mazar-i-Sharif, en un accidente aéreo ocurrido en la República Democrática del Congo, a causa de balas perdidas en Côte d'Ivoire y en otros accidentes. ¿Puede hablarnos sobre la seguridad del personal y lo que está haciendo el mantenimiento de la paz para protegerlo?

HL: Por desgracia, soy consciente de que este año [2011] han perdido la vida 111 personas que prestaban servicio en misiones de paz de la ONU. Es un hecho realmente triste y lo lamento profundamente por sus familias y las personas de su entorno.

Les debemos a los cascos azules, dondequiera que presten servicio, independientemente de su cometido, la mejor seguridad que podamos proporcionarles. Soy totalmente consciente de que ningún tipo de seguridad es perfecto al 100%, pero al menos debemos hacer lo posible para ofrecerles las mejores condiciones, y eso es algo en lo que voy a mantenerme firme. No podemos ni debemos escatimar recursos en la seguridad. Haremos todo lo que podamos para asegurarnos de que disponen del mejor equipamiento y de que siguen los mejores procedimientos.

P. Antes mencionó el referendo del Sudán, el futuro del Sudán del Sur y la rápida formación de la UNISFA. Todo ello representa una contribución fundamental al mantenimiento de la paz de la ONU en 2011. ¿Cuáles cree que son las principales acciones que deben llevar a cabo el Sudán y el Sudán del Sur para asegurar su estabilidad regional?

HL: Parece que el Sudán y el Sudán del Sur han decidido divorciarse, pero han dejado de lado unos cuantos asuntos pendientes. La cuestión principal es cómo pueden convivir como vecinos sin un cierto grado de confianza entre ellos. Aun tienen que resolver el problema de las fronteras y la demarcación, particularmente en la zona de Abyei, que tan encarnizadamente se disputan los dos países. No han decidido cómo realizar el reparto de los ingresos procedentes del petróleo extraído de los campos petrolíferos, que están situados principalmente en el sur, lo cual conlleva cuantiosas pérdidas financieras para Jartum. Tampoco han abandonado las acusaciones mutuas de apoyo a las rebeliones en el territorio del otro Estado.

Eso quiere decir que han ocurrido varios incidentes. Para ayudar a resolver estos problemas, el Sr. Haile Menkerios, Enviado Especial, está apoyando el trabajo del ex-Presidente, el Sr. Thabo Mbeki, y del Grupo de Alto Nivel de la Unión Africana para que ambos Estados debatan e identifiquen las soluciones de estos asuntos tan significativos.

P. Desde los primeros días de su mandato empezó a describir el mantenimiento de la paz como una alianza mundial. A medida que vamos mirando hacia el 2012, ¿a quiénes ve usted como socios principales para el mantenimiento de la paz de la ONU?

HL: Los socios más evidentes son los países que componen el Consejo de Seguridad que nos otorgan nuestros mandatos, otros que ofrecen soldados, agentes de policía y empleados civiles, además de los países que contribuyen con el presupuesto de mantenimiento de la paz. A menudo estos grupos no son los mismos, lo cual será el tema de un importante debate a principios de 2012 bajo los auspicios del Grupo Consultivo de Alto Nivel. También las asociaciones siguen abriéndose. Me fijo en el estado de la cooperación con la Unión Africana, por ejemplo, porque aproximadamente dos tercios de nuestras operaciones tienen lugar en África. La OTAN, la Unión Europea y la Organización de los Estados Americanos son instituciones que están interesadas y que son responsables en cierto modo del mantenimiento de la paz, la estabilidad y la seguridad. Por lo tanto, es lógico que, aunque las Naciones Unidas ejerzan la responsabilidad básica que les otorga la Carta, otras organizaciones compartan su labor y puedan contribuir con ideas, personas y equipamiento. Es evidente que debemos hacer todo lo que podamos para fortalecer esta alianza con ellos.

P. Para terminar, dado que no se pueden predecir todas las necesidades relativas al mantenimiento de la paz, ¿cuáles son los principales desafíos que señalaría usted de cara a 2012?

HL: Como no sabemos qué va a suceder el día de mañana, creo que tenemos que estar preparados para afrontar cualquier situación, incluidas las inesperadas, como se ha demostrado en los últimos años. A veces, también podemos anticiparnos. Ya que antes he hablado sobre nuestro trabajo en los dos Sudanes, también tenemos que continuar siguiendo la situación de la República Democrática del Congo. Espero acudir allí a principios de 2012. Tenemos varios exámenes que ya se han lanzado, como el de las tareas que se nos han encomendado en el Afganistán y el examen estratégico de la UNIFIL, en el Líbano. Por supuesto, tenemos que seguir apoyando activamente las diversas tareas que se están desarrollando en Haití. En 2012, Timor-Leste celebrará su décimo aniversario de independencia y la UNMIT cerrará su operación. Debemos hacer esto con prudencia, no dejando que el país se las arregle por sí mismo, sino manteniendo una parte de la presencia internacional, no para el mantenimiento de la paz, sino para algo más que ayude a continuar con los diferentes procesos. Habrá mucho que hacer, sin duda, y estoy deseando que llegue un año tan interesante, aunque supongo que ningún año ha dejado de ser interesante en el DOMP.


El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación de la
Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca, Diciembre de 2012.

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas © 2012