ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Operaciones de paz de las Naciones Unidas, Resumen del año 2011

Apoyo electoral: votos por la paz

La demanda de asistencia electoral de las Naciones Unidas siguió aumentando en 2011. Once países presentaron nuevas solicitudes, mientras que la División de Asistencia Electoral del Departamento de Asuntos Políticos de la ONU estuvo activa en un total de 55 países y territorios. También trabajó en la región de Oriente Medio y Norte de África, donde en 2011 el pueblo expresó claramente su deseo de que se celebrasen elecciones genuinas y fidedignas.

La División de Asistencia Electoral es la unidad de apoyo clave para el Secretario General Adjunto de Asuntos Políticos, que es el coordinador de los asuntos relacionados con la asistencia electoral.

La prestación de asistencia electoral por parte de la ONU es un esfuerzo de equipo que involucra a varias entidades y departamentos, entre ellos la División de Asistencia Electoral, el Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, el Departamento de Apoyo a las Actividades sobre el Terreno, ONU-Mujeres y la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos, entre otros. La asistencia electoral está regulada por la Asamblea General y se basa en el principio establecido en la Declaración Universal de Derechos Humanos de que la voluntad de la población, expresada por conducto de elecciones periódicas y genuinas, ha de constituir la base de la autoridad de gobierno, reconociendo a la vez los principios de soberanía del estado y propiedad nacional de las elecciones.

Para asegurar el cumplimiento de esos principios, el coordinador de la ONU para las actividades de asistencia electoral asesora al Secretario General sobre cuestiones electorales y garantiza que la asistencia se lleva a cabo de manera objetiva, imparcial, neutral e independiente.

El apoyo a las elecciones

La División de Asistencia Electoral trabaja en numerosos contextos diferentes para proporcionar apoyo electoral a los Estados Miembros, también cuando se lo encomienda el Consejo de Seguridad a través de misiones de mantenimiento de la paz y misiones políticas especiales. A menudo estas se llevan a cabo en forma integrada con el PNUD. La ONU también puede prestar asistencia electoral a países donde no hay misiones de paz activas. Para ello, el Secretario General Adjunto de Asuntos Políticos debe aprobar una solicitud presentada por el país en cuestión. El principal objetivo de la asistencia electoral de la ONU es contribuir a la paz y el desarrollo sostenibles, apoyando a los Estados Miembros en la celebración de elecciones periódicas, fidedignas y genuinas y en el establecimiento de procesos electorales sostenibles a nivel nacional.

Las Naciones Unidas prestan asistencia en las elecciones legislativas de Côte d’Ivoire. Bondoukou, Côte d’Ivoire, 11 de diciembre de 2011. (Foto ONU/Hien Macline)

Las Naciones Unidas prestan asistencia en las elecciones legislativas
de Côte d’Ivoire. Bondoukou, Côte d’Ivoire, 11 de diciembre de 2011.
(Foto ONU/Hien Macline)

Al priorizar esfuerzos para mejorar la coherencia, la previsibilidad y la responsabilidad, en el año 2011 ha tenido lugar un importante fortalecimiento del trabajo de asistencia electoral de la ONU.

Estos esfuerzos se construyen sobre un claro papel de liderazgo en todos los asuntos relacionados con la asistencia electoral que la Asamblea General le asignó al coordinador. Entre estos esfuerzos se incluyen la prestación de asistencia electoral de la ONU en forma integrada, una revisión del apoyo operacional a la asistencia electoral para identificar y llevar a cabo mejoras y el desarrollo de un marco claro para dicha asistencia.

La asistencia a Libia y Haití

En Libia, la ONU recibió un claro mandato en materia electoral dentro del Marco de la Misión de las Naciones Unidas en Libia (UNSMIL), creada por la Resolución 2009 del Consejo de Seguridad (2011). Tras la caída del régimen de Qadhafi, el Consejo Nacional de Transición adoptó un pacto provisional por el que se convocaban elecciones en junio de 2012; las primeras elecciones libres en Libia en más de 40 años. Para apoyar los preparativos y asistir a las autoridades libias en el establecimiento de todos los aspectos del marco institucional, la División de Asistencia Electoral desplegó oficiales electorales en Benghazi y Trípoli para iniciar el diálogo con las contrapartes. A ello le siguieron de inmediato las visitas de alto nivel y el despliegue del equipo electoral básico de la UNSMIL. Se espera que el componente electoral de la UNSMIL crezca hasta más de 51 miembros del personal internacional a principios de 2012. También se le ha solicitado a la ONU que coordine la asistencia electoral internacional a través de un mecanismo llamado «proceso de evaluación coordinada de las necesidades de Libia», que tiene como objetivos garantizar la coherencia del asesoramiento técnico y evitar la duplicación de actividades.

Tras el devastador terremoto de 2010, Haití tuvo éxito en la celebración de elecciones presidenciales. El 20 de marzo de 2011, Michel Martelly se ganó el voto del pueblo en la segunda ronda y se convirtió en el presidente del país. De conformidad con lo dispuesto en el mandato del Consejo de Seguridad, la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití coordinó todo el apoyo internacional al proceso electoral; prestó asistencia para montar 1.500 centros para el registro de electores desplazados, supervisó los 1.483 colegios electorales y buscó nuevos emplazamientos para los que hubiesen sido dañados o destruidos. Entre las actividades que se llevaron a cabo se incluían la distribución del censo electoral actualizado y, en coordinación con la Policía Nacional de Haití, la preparación y puesta en práctica de un plan integrado de seguridad electoral. Libia y Haití son solo dos ejemplos de lo extremadamente variados que son los contextos y necesidades de las elecciones en los Estados Miembros. Otros países a los que se prestó asistencia electoral fueron Yemen, Túnez, Jordania, Nepal, el Sudán, Côte d'Ivoire y Kenya. La asistencia varió en función del país; se enviaron misiones de evaluación de las necesidades, se proporcionó respaldo técnico y se planificaron y desplegaron grupos de expertos.

Para reforzar el marco estratégico de la asistencia electoral de la ONU y mantener la uniformidad y la coherencia, la División de Asistencia Electoral ha empezado a preparar una serie de nuevos documentos de políticas que tienen como objetivo aclarar cómo determina la ONU el tipo de asistencia que se presta y cómo se desarrolla la política electoral de la ONU. Para la preparación de dichos documentos se celebran extensas consultas a otras agencias de la ONU involucradas. Proporcionarán orientación prescriptiva para que la Organización pueda trabajar al unísono en todos los contextos. La diversidad de Estados Miembros y situaciones se refleja en los criterios de asistencia selectivos ­­­­– sobre todo a través del apoyo técnico. En ellos se incluye el asesoramiento a autoridades electorales nacionales, la educación cívica y de los votantes, el fomento de la participación y la representación de las mujeres y las minorías, el apoyo operacional y logístico, el apoyo material, la coordinación de la asistencia electoral internacional y el apoyo a los medios y los partidos políticos. Mientras que la asistencia electoral de la ONU se guía por principios claros, el diseño de intervenciones individuales en materia de asistencia electoral se basa en la premisa de que no hay un modelo o solución únicos y válidos para todos los casos.


El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación de la
Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca, Diciembre de 2012.

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas © 2012