ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Operaciones de paz de las Naciones Unidas, Resumen del año 2011

Diplomacia preventiva: Una necesidad, no una opción voluntaria

Cuando una crisis estalla o amenaza con detonar la violencia, la acción diplomática pronta (también conocida como diplomática preventiva) es uno de los utensilios disponibles más antiguos de las Naciones Unidas para evitar que se derrame sangre o que se agrave la situación. Hoy en día, este instrumento ha tomado fuerza en la ONU a medida que los logros pacíficos alimentan la confianza en su aplicación, las últimas inversiones en capacidad se asientan, las posibilidades de las asociaciones efectivas se expanden y los Estados Miembros buscan respuestas a las crisis en un momento de tensión económica a nivel mundial.

En numerosos compromisos a lo largo de los últimos años, los enviados y mediadores de la ONU han demostrado el valor de la diplomacia preventiva a tiempo. Sus esfuerzos han contribuido, por ejemplo, a proteger transiciones democráticas frágiles en Guinea y Kirguistán, a alentar acuerdos políticos en el Yemen, a canalizar los enfrentamientos hacia el diálogo en Malawi y a propiciar un referendo pacífico en el Sudán Meridional.

Alentado por resultados como estos, el Sr. Ban Ki-moon, Secretario General, ha situado la diplomacia preventiva entre las prioridades del orden del día de su segundo periodo en el cargo. En septiembre de 2011, publicó un exhaustivo informe sobre el tema que resumía los últimos avances y fijaba un programa de cinco años para los futuros progresos de la ONU y sus colaboradores.

«En la actualidad la diplomacia preventiva está obteniendo resultados concretos, con relativamente pocos recursos, en muchas regiones del mundo, ayudando a salvar vidas y a proteger los avances en materia de desarrollo. Sin duda es una de las inversiones más inteligentes que podemos hacer», concluyó el Secretario General en su informe titulado Diplomacia preventiva: obtención de resultados. El Consejo de Seguridad se ha hecho eco del llamamiento del Secretario General al celebrar una reunión de alto nivel sobre la diplomacia preventiva durante la Asamblea General del pasado año.

El Sr. Augustine Mahiga, Representante Especial del Secretario General para Somalia (primer plano a la derecha), recibe al Sr. Ban Ki-moon, Secretario General, en Mogadiscio, así como al Sr. B. Lynn Pascoe, Secretario General Adjunto (bajando del avión) y el Sr. Nassir Abdulaziz Al-Nasser, Presidente de la Asamblea General (detras del Sr. Pascoe). Mogadiscio, Somalia, 9 de diciembre de 2011. (Foto ONU/Mark Garten)

El Sr. Augustine Mahiga, Representante Especial del Secretario
General para Somalia (primer plano a la derecha), recibe al Sr. Ban
Ki-moon, Secretario General, en Mogadiscio, así como al Sr. B. Lynn
Pascoe, Secretario General Adjunto (bajando del avión) y el Sr. Nassir
Abdulaziz Al-Nasser, Presidente de la Asamblea General (detras del
Sr. Pascoe). Mogadiscio, Somalia, 9 de diciembre de 2011.
(Foto ONU/Mark Garten)

Existen numerosos factores que se han aunado para estimular las posibilidades de la diplomacia preventiva en el mundo actual.

En la pasada década se han vivido cambios a nivel político y sobre el terreno. Organizaciones regionales como la Unión Africana, han actualizado sus marcos normativos para apoyar una diplomacia más dinámica y resolver las crisis políticas que afecten a los países miembros. En junio de 2011, la Asamblea General de la ONU adoptó una resolución aprobada por consenso sobre el refuerzo de la mediación en el arreglo pacífico de controversias. Tales avances normativos han allanado el camino al desarrollo de nuevas competencias de prevención en distintas partes del mundo, incluidos los sistemas de supervisión de crisis y los mecanismos de financiación flexible para reaccionar con rapidez.

Fortalecimiento del Departamento de Asuntos Políticos

Fortalecer el Departamento de Asuntos Políticos de la ONU ha sido un desarrollo clave que asienta buena parte del trabajo de la Organización en esta área. La Asamblea General aprobó los aumentos presupuestarios que había solicitado el Secretario General para reforzar las estructuras fundamentales del Departamento de Asuntos Políticos en la Sede. Una Dependencia de Apoyo a la Mediación establecida dentro del departamento les inculca conocimientos especializados a los enviados y otros mediadores que participan en las negociaciones. En 72 horas se puede desplegar a los siete miembros del equipo de reserva de expertos en mediación para aconsejar en materias como el reparto del poder, la gestión de los recursos, la elaboración de una constitución y la participación de la mujer.

El Sr. B. Lynn Pascoe, Secretario General Adjunto de Asuntos Políticos, dice que tales capacidades han sido la base para la transformación de una organización relativamente anclada a la oficina y que redactaba documentos analíticos desde su sede, en una red cada vez más orientada hacia la acción, que pone en práctica y defiende la diplomacia preventiva sobre el terreno.

En 1999, el Departamento de Asuntos Políticos únicamente supervisaba ocho misiones políticas; hoy hay más de una docena de misiones de este tipo en África, Asia Central y el Oriente Medio, las cuales actúan como una sólida plataforma para la diplomacia preventiva. Por medio de la cooperación, las oficinas regionales en África Central y Occidental, así como en Asia Central, ayudan a los Estados Miembros a evitar conflictos y responder a amenazas transfronterizas como el terrorismo y la delincuencia organizada.

Por ejemplo, el Sr. Said Djinnit, jefe de la Oficina de las Naciones Unidas para África Occidental, se desplazó a Guinea en más de 50 ocasiones tras un golpe militar en 2008. Al trabajar codo con codo enviados de la Unión Africana y de la CEDEAO, sus esfuerzos contribuyeron a mantener la presión diplomática para retornar pacíficamente al orden constitucional. En diciembre de 2010, el país celebró elecciones presidenciales democráticas.

El aumento de la financiación voluntaria está facilitando al Departamento de Asuntos Políticos responder de forma más rápida a las crisis. Este tipo de financiación ha resultado crítico, por ejemplo, a la hora de mandar rápidamente a enviados y a expertos en asuntos de mediación y de elecciones para responder a acontecimientos trascendentes imprevistos, como la Primavera Árabe del pasado año. Aunque el valor de la prevención se ha convertido en una opinión generalizada, los logros siguen siendo difíciles. Puede que las partes implicadas no estén dispuestas a resolver las diferencias de forma pacífica. A menudo los gobiernos y potencias regionales siguen resistiendo sin recibir ayuda por miedo a interferencias en los asuntos internos. También puede ser difícil conseguir la participación internacional conjunta hasta que se producen graves incidentes de violencia.

Cambiando la cultura

Como el Secretario General explicaba de forma resumida en su informe de septiembre de 2011, hay que seguir fortaleciendo la diplomacia preventiva durante los próximos años, sobre todo para lograr una cultura de acción temprana. Profundizar en las asociaciones con organizaciones regionales también contribuirá a una reacción más pronta. Los esfuerzos diplomáticos no deben finalizar de forma abrupta, sino que deben realizarse de forma sostenida. Finalmente, se necesitarán más compromisos de financiación para garantizar que los mediadores se instruyen y se despliegan rápidamente en lugares problemáticos.

Si bien todas estas medidas pueden hacer que la diplomacia preventiva sea más efectiva, no garantizan el éxito. Aun así, como el Sr. Ban, Secretario General de la ONU, recalcó en su informe: «Mejorar la diplomacia preventiva no es una opción voluntaria; es una necesidad».

Este artículo es una adaptación del boletín informativo Politically Speaking del Departamento de Asuntos Políticos de la ONU.


El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación de la
Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca, Diciembre de 2012.

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas © 2012