Volver al inicio
ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Operaciones de paz de las Naciones Unidas, Resumen del año 2010

UNSCOL: el reto de establecer la paz en el Líbano

Con el fin del año 2010, el bullicio habitual de Año Nuevo y las celebraciones religiosas han fomentado un ambiente festivo y una aparente normalidad en el Líbano. Sin embargo, este año ha estado marcado por una nueva polarización política y el aumento de las tensiones en este pequeño país mediterráneo, que ralentizó o paralizó el funcionamiento de las instituciones estatales durante meses. Dos agrupaciones políticas, la Coalición 14 de marzo, liderada por el Primer Ministro Saad Hariri, y la Alianza 8 de marzo, que incluye a Hizbollah, adoptaron posturas divergentes respecto al Tribunal Especial para el Líbano, que fue establecido en cumplimiento de la resolución 1757 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en 2007 para juzgar a los responsables del asesinato del ex Primer Ministro Rafik Hariri en 2005. Saad Hariri, hijo del ex primer ministro asesinado, y sus aliados han apoyado firmemente desde el principio al Tribunal, pero la oposición parlamentaria puso en duda la legitimidad del órgano jurídico internacional y plantearon objeciones a que el Líbano lo respalde económicamente.

En este contexto, UNSCOL, la Oficina del Coordinador Especial de las Naciones Unidas para el Líbano, Michael William, estableció contacto permanente con todas las partes para ayudar a calmar las tensiones. Después de reunirse con el Primer Ministro Hariri a principios de diciembre, Williams declaró: «He estado preocupado por el estancamiento político que ha prevalecido en el país. Mantengo la esperanza y sigo pidiendo a todas las partes que establezcan un diálogo abierto y que recurran a las instituciones del estado para resolver sus diferencias, por muy delicadas que sean. No puede haber alternativa». William representa al Secretario General en el Líbano, coordina el trabajo de todo el sistema de las Naciones Unidas y es el oficial de más alto rango en la aplicación de la resolución 1701 (2006) del Consejo de Seguridad. Para ayudar a superar las tensiones y el estancamiento político, interpuso los buenos oficios del Secretario General y transmitió mensajes similares en las reuniones de numerosos representantes de todas las partes del espectro político del Líbano celebradas en los últimos meses de 2010.

En 2010, Williams cumplió recientemente dos años de misión en el Líbano como Coordinador Especial de Naciones Unidas y Representante Especial. Durante este período, el país dejó atrás un prolongado estancamiento político y entró en una etapa de estabilidad y progreso, que culminó en la formación de un gobierno de unidad nacional en diciembre de 2009, aunque recayó en una nueva fase de estancamiento y crisis.

Además de su esfuerzo por mantener la seguridad y la estabilidad en el Líbano, Williams mostró su preocupación por cómo pueda afectar el estancamiento político del país a la puesta en práctica de la resolución 1701 del Consejo de Seguridad, que puso fin a 33 días de violentos enfrentamientos entre Israel y Hizbollah en julio y agosto de 2006. Esta resolución dio lugar al período de calma y estabilidad más largo más largo en décadas en el sur del Líbano y a lo largo de la Línea Azul que separa el Líbano e Israel. Sin embargo, un conflicto en un punto fronterizo de Adaiseeh en agosto de 2010 entre el ejército libanés y las Fuerzas de Defensa de Israel dejó cuatro muertos a ambos lados de la Línea Azul y sirvió para recordar que, pese a la calma, la situación todavía es delicada y podría empeorar rápidamente. Las Naciones Unidas siguen recordando a todas las partes que se necesitan intensificar los esfuerzos para llegar a una cesación del fuego a más largo plazo, como contempla la resolución.

En este sentido, la OCENU, la sección política y de establecimiento de la paz en el Líbano, colabora estrechamente con la Fuerza Provisional de las Naciones Unidas en el Líbano (FPNUL), que cuenta con 12 000 soldados en la tercera misión de mantenimiento de la paz más grande de las Naciones Unidas. A finales de 2010, el Coordinador Especial Williams y el Comandante de la Fuerza Provisional de las Naciones Unidas en el Líbano, el General Alberto Asarta Cuevas, viajaron juntos a Israel tras la decisión del gabinete de seguridad del país de aceptar, en principio, una propuesta de las Naciones Unidas para conseguir la retirada de las fuerzas militares israelíes del norte de Ghajar. Esta aldea se extiende por la Línea Azul y su mitad septentrional ocupa parte del territorio libanés. Tras estas conversaciones, Williams y Asarta se reunieron con los máximos dirigentes del Líbano para informarles de la retirada anticipada de Israel.

Para garantizar la plena aplicación de la resolución 1701, el Coordinador Especial de las Naciones Unidas, que está destinado en Beirut, viajó a Israel con frecuencia, así como al otro país vecino del Líbano, Siria, y a otros países de la región, como Turquía y Egipto. En el Líbano, Willliams visitó habitualmente lugares fuera de la capital, Beirut, para comprender mejor el variado panorama político del país y conocer las dificultades y preocupaciones de la población.

Aunque el Líbano es un país pequeño en extensión, su situación geográfica en el corazón del volátil Oriente Medio, su sistema político abierto y su dinamismo (que a menudo han servido de indicador del amplio clima político regional) lo han expuesto a una gran atención internacional y lo han situado en el centro de las relaciones diplomáticas. Aquí, el trabajo de las Naciones Unidas no se limita únicamente al establecimiento y mantenimiento de la paz: Las relaciones del Líbano con las Naciones Unidas están arraigadas y afianzadas. El país figura entre los países fundadores de las Naciones Unidas en 1945 y, mediante su representante en San Francisco y posteriormente en Nueva York, desempeñó un papel destacado en la redacción de documentos fundacionales clave. Beirut pronto se convirtió en la sede de diversas oficinas de las Naciones Unidas. Actualmente, acoge a 24 organismos diferentes, que abarcan todo el espectro de cuestiones políticas, socioeconómicas, humanitarias, de mantenimiento de la paz y en materia de derechos humanos y con sus actividades invierten en el país más de 250 millones de dólares. La labor de estos organismos tiene como base y complemento el principio de que la paz y la seguridad solo pueden mantenerse en condiciones de desarrollo y de respeto de los derechos humanos.

Durante el último año, OCENU ha intentado mejorar la coherencia y coordinación de los ámbitos de actuación coincidentes de las Naciones Unidas en el Líbano. Uno de estos ámbitos se centra en la labor de mejorar las condiciones de cerca de 400.000 refugiados palestinos, que viven en los 12 campos de refugiados oficiales del país. Tras la visita al campamento de Nahr el-Bared, al norte del Líbano, el Coordinador Especial Williams declaró: «Me alegré mucho al saber que el 1º de enero de 2011 la población palestina podrán regresar al campamento». El campamento había quedado devastado por los intensos enfrentamientos del ejército libanés con un grupo de terroristas armados en mayo de 2007. Desde entonces, la Organización de las Naciones Unidas ha liderado los esfuerzos para garantizar la reconstrucción del campamento y que los refugiados puedan volver a sus casas.

El Líbano se enfrenta a una serie de obstáculos en los ámbitos político, de la seguridad y del desarrollo socioeconómico, así como al reto de respetar plenamente los derechos humanos universales. A la luz de estas dificultades, el Coordinador Especial de las Naciones Unidas ha resaltado en muchas ocasiones que el diálogo abierto es el único camino para avanzar y que no hay otra forma de garantizar la seguridad y la estabilidad sino salvaguardando y confiando en las instituciones del Estado. «Espero que 2011 traiga la seguridad y la estabilidad al pueblo libanés», dijo. Para hacer su aportación, la Organización de las Naciones Unidas está dispuesta a seguir ayudando al gobierno y al pueblo del Líbano a afrontar los retos que se les presentan.


El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación de la
Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca, Noviembre de 2011.

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas © 2012