Volver al inicio
ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Operaciones de paz de las Naciones Unidas, Resumen del año 2010

OCENU: por una solución bilateral en el Oriente Medio

La Oficina del Coordinador Especial de las Naciones Unidas para el proceso de paz en el Oriente Medio (OCENU), liderada por Robert Serry, es la única misión internacional sobre el terreno en Jerusalén, Ramallah y Gaza. Esta condición propició que, durante 2010, se convirtiese en el centro de una serie de acontecimientos interrelacionados.

La prioridad de la misión era reducir la disparidad entre los acontecimientos sobre el terreno y las aspiraciones del proceso político. Por otro lado, participó activamente con las partes, el Cuarteto y el Consejo de Seguridad para impulsar la reanudación de las negociaciones políticas.

La estrecha colaboración con la Autoridad Nacional Palestina (ANP) ha sido un tema de organización del trabajo político y de desarrollo de las Naciones Unidas. El programa de construcción del Estado del Primer Ministro Salam Fayyad ha hecho grandes progresos en 2010. El Coordinador Especial Serry se comprometió a que el sistema de las Naciones Unidas realice esfuerzos adicionales para finalizar los trámites institucionales que permitan el reconocimiento de la condición de Estado antes de agosto de 2011.

Bajo el auspicio de OCENU, los organismos, los fondos y los programas de las Naciones Unidas que operan en el territorio palestino ocupado han intensificado la coordinación interna y su apoyo conjunto para lograr este compromiso. La magnitud del programa de construcción del Estado fue reconocida en septiembre en Nueva York, cuando el Cuarteto y un grupo de donantes del Comité Especial de Enlace observaron la evaluación del Banco Mundial, que afirmaba que la Autoridad Nacional Palestina estaba preparada institucionalmente para adquirir la condición de Estado en cualquier momento de un futuro próximo.

OCENU siguió fomentando más medidas de Israel para dar acceso a la Autoridad Nacional Palestina a zonas de la Ribera Occidental que están bajo control israelí. Se ha producido una mejora palpable en materia de seguridad en la zona gracias a los esfuerzos de la ANP. La prioridad debe ser ampliar la coordinación de la seguridad entre Israel y la ANP para que ni los militantes palestinos ni los colonos israelíes extremistas puedan cometer actos violentos que perjudiquen a los civiles y socaven las esperanzas de paz. De igual importancia será la reducción progresiva de las restricciones a los desplazamientos en la Ribera Occidental, que se suma a los avances logrados hasta la fecha.

La otra prioridad fundamental para OCENU y para las Naciones Unidas ha sido mejorar las condiciones en Gaza, donde la subsistencia de más del 80% de la población, casi 1,5 millones de palestinos, todavía depende de la ayuda humanitaria. El Coordinador Especial Serry, consciente de las preocupaciones en materia de seguridad de Israel, ha trabajado intensamente con el gobierno de este país para obtener la aprobación de los proyectos de construcción de la ONU y mitigar el bloqueo israelí. Un primer paso importante se consolidó con la visita del Secretario General en marzo y con la finalización ese año de algunos proyectos que ya habían sido aprobados.

En mayo de ese año, se realizó una revisión de la política de bloqueo de Israel. Como Enviado del Cuarteto, Tony Blair trabajó estrechamente con el gobierno israelí para dinamizar el proceso. Se basó en la aportación de OCENU como parte de un esfuerzo colectivo del Cuarteto que tiene como objetivo mejorar la vida de los habitantes de Gaza. Desde entonces, se han reducido las restricciones a la importación y se han aprobado otros proyectos.

Si bien los elementos fundamentales del bloqueo aún perduran, el gobierno de Israel decidió a finales de año permitir el desarrollo de las exportaciones de la Franja de Gaza, lo que representa un paso importante en la dirección correcta. El coste de los proyectos de reconstrucción aprobados que tienen relación con materiales que Israel considera «de doble uso» ascendió a un total de casi 100 millones de dólares en 2010. Entre estos se incluyen incluye viviendas, escuelas, instalaciones de tratamiento de aguas residuales y centros sanitarios. Esta iniciativa no solo tendrá repercusiones positivas directas en la vida de muchos gazatíes, sino que debería tener un efecto multiplicador en la economía, que contribuiría a los esfuerzos de ayuda que se están realizando en todo el territorio de la Franja de Gaza.

El Secretario General Ban Ki-moon (izquierda) y Robert H. Serry (derecha), el Coordinador Especial para el proceso de paz en el Oriente Medio y el Representante Personal del Ban Ki-moon ante la Organización de Liberación de Palestina y la Autoridad Palestina observan los avances de un proyecto de viviendas financiado por las Naciones Unidas en Jan Yunis (Gaza). 21 de marzo de 2010 (Foto ONU/Mark Garten)

El Secretario General Ban Ki-moon (izquierda) y Robert H. Serry (derecha), el Coordinador Especial para el proceso de paz en el Oriente Medio y el Representante Personal del Ban Ki-moon ante la Organización de Liberación de Palestina y la Autoridad Palestina observan los avances de un proyecto de viviendas financiado por las Naciones Unidas en Jan Yunis (Gaza). 21 de marzo de 2010 (Foto ONU/Mark Garten))

Los objetivos prioritarios para el 2011 deben ser avanzar en el objetivo de la libre circulación de personas y el abastecimiento de materiales de construcción al sector privado. La meta principal de la ONECU para el próximo año sigue siendo alentar a todas las partes vinculadas con Gaza a adoptar medidas adicionales para que se aplique la resolución 1860 del Consejo de Seguridad, que se aprobó al final de la guerra entre Israel y Gaza de 2008-2009.

Así, las autoridades de facto de Gaza adquirirán una gran responsabilidad en la contención y la prevención de ataques a Israel.

La ofensiva persistió, aunque en menor medida, en 2010, al igual que los ataques e incursiones israelíes, lo que demuestra la constante fragilidad de la situación. Es esencial que continúen los esfuerzos para alcanzar la reunificación de Gaza y la Ribera Occidental dentro de un marco legítimo palestino, regional e internacional. OCENU sigue moviendo hilos para alentar que todas las partes vayan en esta dirección.

Pese a estas modestas mejoras sobre el terreno, la ausencia de avances políticos planteó el principal reto para el 2010. En calidad de Coordinador Especial, Serry mantuvo reuniones informativas con el Consejo de Seguridad en las que hizo hincapié en que es imprescindible que los mejoras sobre el terreno estén acompañadas de un compromiso político serio para que los resultados conseguidos hasta la fecha puedan mantenerse y para que se alcancen progresos más trascendentes. En este sentido, 2010 fue un año frustrante. El Presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, y el Primer Ministro israelí, Benjamin Netanyahu, manifestaron su disposición a negociar una solución bilateral, pero las conversaciones estuvieron ensombrecidas por las diferencias relativas la construcción de asentamientos israelíes ilegales.

Finalmente, tras meses de conversaciones indirectas, los dos bandos emprendieron las negociaciones directas el 2 de septiembre en una cumbre en Washington, con el objetivo de establecer un acuerdo marco en un año. Las Naciones Unidas han condenado un ataque de Hamas a los colonos cerca de Hebrón poco antes de la reunión de dirigentes, que continuaron con la sesión pese al incidente. Sin embargo, cuando la prohibición de los asentamientos de Israel expiró el 26 de septiembre de 2010, se suspendieron las negociaciones.

La OCENU ha atraído la atención internacional sobre el daño continuado que produce la actividad de los asentamientos a la confianza en el proceso político y a la propia viabilidad de una solución bilateral. Esta situación también afecta a la zona oriental de Jerusalén, donde han surgido tensiones debido a las medidas unilaterales que están socavando dicha esperanza. Cuando fallaron los esfuerzos de Estados Unidos por garantizar que se renovase la limitación de los asentamientos, el proceso sufrió un serio revés y las negociaciones directas no pudieron restablecerse.

En diciembre, Estados Unidos realizó una serie de consultas indirectas con las partes sobre las cuestiones principales. El Coordinador Especial Serry subrayó ante el Consejo de Seguridad que era necesario que la comunidad internacional cambiase de estrategia debido al estancamiento del proceso político. Asimismo, señaló que es necesario que la mediación de terceras partes sea más intensa para que se cumplan los objetivos que se fijaron en 2011 de alcanzar un acuerdo marco de paz y aceptar la disposición de Palestina a asumir la condición de Estado. Para que el proceso sea creíble, es esencial que se identifiquen de inmediato los elementos necesarios para alcanzar un acuerdo bilateral consensuado, además de consultar periódicamente al Cuarteto y de lograr el compromiso efectivo de las partes y la Liga Árabe.

La tensión en la zona durante 2010 puso de relieve la urgente necesidad de avanzar en el proceso de paz. Los esfuerzos por promover el diálogo entre Israel y Siria no experimentaron ningún avance durante este tiempo. No obstante, el Coordinador Especial mantuvo su compromiso con los gobiernos de la región y ha buscado el apoyo de las autoridades en el proceso de consolidación del Estado palestino y su reconciliación. Además, ha analizado diferentes alternativas para que el Cuarteto y las Naciones Unidas desempeñen plenamente su función de garantizar una negociación política decisiva entre Israel y Palestina. Serry también les informó de la necesidad de que la Organización de las Naciones Unidas impulse un planteamiento completo en Gaza para alcanzar la paz en el Oriente Medio, según se prevé en las resoluciones del Consejo de Seguridad y en la Iniciativa de Paz Árabe. Su capacidad de compartir información con un abanico más amplio de interlocutores regionales sigue siendo un valor fundamental para la misión.

Tras un año de estancamiento político, es vital que 2011 sea el año de un progreso real en el proceso de paz en el Oriente Medio. El principal desafío para la OCENU será asegurar que las Naciones Unidas participan de manera activa y eficaz para lograr este objetivo.


El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación de la
Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca, Noviembre de 2011.

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas © 2012