Volver al inicio
ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Operaciones de paz de las Naciones Unidas, Resumen del año 2010

UNMIT: ayudando a fortalecer los cimientos de la futura prosperidad y estabilidad en Timor-Leste

Un agente de policía de la ONU perteneciente la unidad de policía marítima de la UNMIT da indicaciones a sus compañeros timorenses en Dili (Timor-Leste). 15 de enero de 2010. (Foto ONU/Marine Perret)

Un agente de policía de la ONU perteneciente la unidad de policía marítima de la UNMIT da indicaciones a sus compañeros timorenses en Dili (Timor-Leste). 15 de enero de 2010. (Foto ONU/Marine Perret)

En el año 2010, la situación política y de la seguridad en Timor-Leste fue estable, lo que proporcionó a las instituciones estatales la oportunidad de centrarse cada vez más en los retos a largo plazo del país. A su vez, la Misión Integrada de las Naciones Unidas en Timor-Leste (UNMIT) hizo de la creación de capacidad su principal labor para el año siguiente.

La Representante Especial del Secretario General y Jefe de la UNMIT, Ameerah Haq, informó al Consejo de Seguridad de la ONU el 19 de octubre de que el discurso político en el país había superado en general los dramáticos acontecimientos de 2006 para centrarse en conversaciones sobre cómo consolidar en el futuro los actuales logros y asegurar la futura prosperidad y estabilidad de Timor-Leste.

Se han desarrollado numerosos planes, estrategias e instituciones con un enfoque a largo plazo, entre ellos la Comisión de Lucha contra la Corrupción, el plan estratégico para el sector de la justicia de Timor-Leste y un conjunto de leyes de seguridad nacional. Sin embargo, avanzar en la aplicación de estos decisivos pasos iniciales y mantener el empeño en la realización de esfuerzos para abordar la precariedad sistémica, política e institucional son algunos de los retos a los que se enfrenta hoy en día este país.

La estabilidad es un factor esencial en el proceso de consolidación de la paz en Timor-Leste. La policía de la UNMIT y la Policía Nacional de Timor-Leste (PNTL) han contribuido en gran medida a lograr la seguridad y estabilidad actuales. Además, continúa la buena cooperación con las fuerzas de seguridad internacionales de Australia y Nueva Zelandia, también desplegadas en el país. De hecho, desde 2006, la misión ha apoyado activamente los esfuerzos de las autoridades timorenses para que la PNTL se convierta en un servicio policial sostenible, responsable y profesional.

Un agente de policía chino de la ONU que presta servicio con la UNMIT visita un orfanato dirigido por monjas en la capital timorense de Dili. 24 de febrero de 2010. (Foto ONU/Martine Perret)

Un agente de policía chino de la ONU que presta servicio con la UNMIT visita un orfanato dirigido por monjas en la capital timorense de Dili. 24 de febrero de 2010. (Foto ONU/Martine Perret).

En muchas operaciones de mantenimiento de la paz, la policía de las Naciones Unidas supervisa, entrena o apoya a la policía nacional: Desde 2006, a la policía de la UNMIT también se le han encomendado responsabilidades policiales ejecutivas provisionales en Timor-Leste. El Comisionado de Policía de las Naciones Unidas, en ejercicio de sus funciones y con total respeto por la soberanía de Timor-Leste, trabaja en estrecha colaboración y consulta con el Comandante General de la PNTL.

En el año 2009, la ONU empezó a transferir responsabilidades policiales básicas a la PNTL, proceso que continuó durante 2010. En diciembre de ese año, la Policía Nacional había vuelto a asumir las responsabilidades principales en 10 de los 13 distritos del país, sin que eso supusiera ningún cambio importante en la situación de la seguridad en dichas zonas. Solo quedan seis unidades de la PNTL y tres distritos pendientes de volver a asumir estas responsabilidades, de entre los cuales Dili, la capital del país, sigue siendo el que presenta más retos. Se espera que este proceso se complete totalmente en 2011, asumiendo que se cumplan los criterios acordados mutuamente para la transferencia.

No obstante, el hecho de que la PNTL vuelva a asumir estas responsabilidades no supone la completa retirada de la policía de la UNMIT. Esta última seguirá estando presente en los 13 distritos y continuará apoyando la mayor preparación, la creación de capacidad, el desarrollo institucional y el fortalecimiento de la Policía Nacional. A lo largo del año 2010, la UNMIT proporcionó formación a la PNTL en materia de derechos humanos, incluidos aspectos como el uso de la fuerza y el respeto de los derechos humanos durante la detención, el arresto y la investigación. La UNMIT y los socios internacionales también ofrecieron entrenamiento a los miembros de las fuerzas armadas timorenses, las Falintil-Forças de Defesa de Timor-Leste (F-FDTL), en el ámbito de los derechos humanos, el estado de derecho y toma de conciencia en materia de género.

El Gobierno y la UNMIT están trabajando en estrecha colaboración en la creación de estrategias para cumplir los retos posteriores a la reanudación: seguir fomentando la capacidad del PNTL y reforzar las instituciones. Actualmente se está negociando un nuevo acuerdo para cubrir estos aspectos.

Si bien la actuación de la Policía Nacional de Timor-Leste sigue haciendo progresos, los retos persisten. Entre ellos se incluyen la institucionalización de los mecanismos disciplinarios eficaces, las estructuras de mando y control, los mecanismos de control de armamentos y los procesos de planificación, así como de la prestación de suficiente apoyo logístico. En casi todos los distritos, la PNTL sigue enfrentándose a una grave carencia de material logístico y, en consecuencia, depende continuamente de la policía de UNMIT para llevar a cabo sus tareas cotidianas.

Un agente de policía chino de la ONU para la UNMIT visita un orfanato dirgido por monjas en la capital timorense de Dili. 24 de febrero de 2010. (Foto ONU/Martine Perret) El equipo de derechos humanos de la UNMIT siguió vigilando e informando de los casos de supuestos malos tratos por parte de los miembros de las fuerzas de seguridad. El número de violaciones de los derechos humanos de las que han informado la PNTL y la F-FDTL permanece estable, si bien se han percibido algunas mejoras respecto a la responsabilidad gracias al aumento de la implantación de medidas disciplinares internas para los miembros de las fuerzas de seguridad, especialmente la Policía Nacional.

La violencia doméstica y de género son unas de las cuestiones más urgentes que deben abordar la policía de las Naciones Unidas y la timorense, en colaboración con el sistema judicial y la población en general. A pesar de que estas agresiones están muy extendidas, los culpables rara vez reciben un castigo mediante el sistema formal de justicia. La Dependencia de Protección de Personas Vulnerables de la PNTL continúa investigando estos casos de maltrato. El 3 de mayo de 2010, el Parlamento Nacional aprobó una esperada ley sobre la violencia doméstica. El Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM) proporcionó apoyo al gobierno a la hora de elaborar la legislación y trabajó específicamente con los miembros del grupo de mujeres parlamentarias acerca de varios aspectos de este tema, incluida la necesidad de concienciar en mayor medida a la población.

Un agente de policía filipino de la ONU y su compañero de la Policía Nacional de Timor-Leste durante su patrulla nocturna conjunta en Dili (Timor-Leste). 2 de agosto de 2010. (Foto ONU/Martine Perret)

Un agente de policía filipino de la ONU y su compañero de la Policía Nacional de Timor-Leste durante su patrulla nocturna conjunta en Dili (Timor-Leste). 2 de agosto de 2010. (Foto ONU/Martine Perret)

Los socios del sistema de la ONU en Timor-Leste, entre ellos UNIFEM, han apoyado a las autoridades de este país y a otros interesados en una serie de medidas para abordar la cuestión de la violencia de género. La campaña nacional para acabar con el maltrato a la mujer sigue adelante, con la promoción y la defensa de los principales líderes nacionales.

La situación humanitaria se ha estabilizado considerablemente desde 2006, hasta tal punto que en 2010 la ONU suprimió la plaza de Coordinador de Asuntos Humanitarios en Timor-Leste. Los proyectos en curso del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y la Organización Internacional para las Migraciones siguen apoyando el regreso sostenible de los antiguos desplazados internos. El Gobierno, junto con el Programa Mundial de Alimentos, ha establecido un sistema interinstitucional de evaluación de la seguridad alimentaria para ayudar a mejorar la preparación y la respuesta en caso de desastre.

Los Estados Miembros de la Naciones Unidas y el Gobierno de Timor-Leste esperan que la UNMIT empiece a retirarse durante la segunda mitad de 2012. Ya ha comenzado la planificación preliminar, en consulta con el Gobierno, para que la transición se lleve a cabo sin contratiempos. Esta labor incluye la identificación de las tareas que deben continuar y de los agentes que las llevarán a cabo, tras el fin del mandato de la UNMIT, mientras este joven país sigue su camino hacia la paz y el desarrollo sostenibles.


El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación de la
Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca, Noviembre de 2011.

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas © 2012