Volver al inicio
ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Operaciones de paz de las Naciones Unidas, Resumen del año 2010

UNAMA: otro año difícil para el Afganistán

Los niños saludan al Secretario General, Ban Ki-moon (izquierda) y a su Representante Especial para el Afganistán, Staffan de Mistura, mientras recorren el camino hacia el Ministerio de Relaciones Exteriores del Afganistán donde se realizó la Conferencia Internacional de Kabul sobre el Afganistán. Julio de 2010(Foto ONU / Eric Kanalstein)

Los niños saludan al Secretario General, Ban Ki-moon (izquierda) y a su Representante Especial para el Afganistán, Staffan de Mistura, mientras recorren el camino hacia el Ministerio de Relaciones Exteriores del Afganistán donde se realizó la Conferencia Internacional de Kabul sobre el Afganistán. Julio de 2010(Foto ONU / Eric Kanalstein)

Si el 2010 comenzó como el año de «ahora o nunca» para el Afganistán, a fin de año la situación quedó menos clara. El Representante Especial del Secretario General, Staffan de Mistura, quien ocupó su cargo en el mes de marzo, opinó: «No hemos alcanzado todos los objetivos, pero tampoco nos rendimos». La violencia y los ataques se expandieron por zonas que previamente eran pacíficas. Pero al mismo tiempo, había una razón que mantenía la esperanza de que en 2011 se harían los esfuerzos para iniciar el diálogo con el fin de llegar a un acuerdo de paz.

Fue otro año muy difícil para las comunidades de esta zona. EL informe semestral sobre derechos humanos de las Naciones Unidas en el Afganistán (UNAMA) señaló un aumento de 3.268 víctimas civiles en seis meses, de las cuales 1.271 fueron mortales. También se observó que las mujeres y niños fueron los que sufrieron lo peor de la guerra y todas las cifras hacia finales de año expresaban probablemente una escalada. En toda la zona, el blanco para los insurgentes fueron los funcionarios del Gobierno local y los trabajadores de asistencia humanitaria, lo cual se registró en una encuesta nacional como el problema de inseguridad más grande para la mayoría de los afganos. Los organismos de asistencia humanitaria de las Naciones Unidas, junto con organizaciones afganas y otras internacionales, se esforzaron para hacer llegar todo el apoyo necesario a las personas que conviven con la violencia en las comunidades rurales, donde la pobreza se ha agravado por 30 años de conflicto.

A comienzos del 2010, la UNAMA se enfrentaba a una ardua tarea. En la práctica, y después del fatal ataque a los trabajadores de las Naciones Unidas en la Residencia de Bakhtar (Kabul) a finales de 2009, la misión reconsideró cómo vivir y operar bajo condiciones de seguridad cada vez más precarias. En el terreno político, se replanteó cómo lograr que las Naciones Unidas pudieran desempeñar un papel constructivo y útil en medio de la crítica situación en asistir a los afganos a alcanzar lo que ellos demandaban con urgencia: la paz.

Después de la partida del ex Jefe de la Misión, el Sr. Kai Eide, en marzo de 2010, el Representante Especial del Secretario General, Sr. de Mistura, no vaciló a la hora de referirse a la urgente necesidad de reenfocar la misión después de un tumultuoso 2009.Dió forma a lo que hoy se conoce como las «3+1» prioridades de la UNAMA: apoyar a las elecciones parlamentarias nacionales que trabajan junto al equipo PNUD/ELECT (Elect del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo); apoyar a los esfuerzos afganos para iniciar un diálogo político; brindar un estímulo y apoyo práctico con el fin de cooperar en la región con los vecinos del Afganistán para lograr la paz sostenible; y contribuir a que la ayuda internacional y el fomento del desarrollo sean más coherentes. La labor fundamental de la UNAMA se centra tanto en la protección de los derechos humanos y en la igualdad de las mujeres afganas como en su enfoque integral con los miembros del equipo de las Naciones Unidas en el país, quienes continúan enviando a las comunidades el apoyo humanitario que se necesita con urgencia así como el de desarrollo. Un informe del PNUD de 2010 ubicó al Afganistán al final del Índice de Desarrollo Humano de Asia.

El tema que resonaba en todas las normativas políticas así como en el trabajo fundamental anual de las políticas de desarrollo era «liderazgo afgano». El presidente y el Gobierno de Afganistán fueron pioneros en establecer los pilares para lograr los esfuerzos hacia el diálogo una vez acabado el conflicto. Después de la conferencia en Londres en el mes de enero, el Presidente, el Sr. Karzai, convocó una Jirga Consultiva de la Paz de 1600 miembros para el mes de junio, en la que se definieron los parámetros para el diálogo con los talibanes. De acuerdo con las recomendaciones de la Jirga, el mes de septiembre se estableció el Consejo Superior de la Paz, formado por 70 miembros. La sociedad civil afgana también celebró reuniones apoyadas por la UNAMA con el fin de hacer oír su voz por los esfuerzos para delimitar un acuerdo de paz.

Después de una petición de asistencia por medio de las Naciones Unidas a los esfuerzos del Afganistán de Oriente Medio en la búsqueda de nuevos medio de paz, la UNAMA estableció el Grupo de Apoyo Salaam en el mes de octubre.

En la memorable conferencia de Kabul en el mes de junio presidida por el Secretario General Ban Ki-moon, los ministros de relaciones exteriores de más de 40 países aprobaron los 23 programas prioritarios del gobierno que tienen como objetivo una mejor gobernanza y proyectos de desarrollo para el pueblo afgano.

El enfoque principal del 2010 fue el apoyo de la UNAMA y PNUD/ELECT para las instituciones electorales independientes del Afganistán. Estas organizaciones recibieron un alto reconocimiento en las segundas elecciones parlamentarias celebradas con una estricta seguridad en el país por haber alcanzado estándares significativamente más altos que en las elecciones de 2009. Si bien el día de las elecciones se produjeron denuncias de irregularidades y fraude generalizados, las autoridades electorales realizaron una ardua labor para evitarlo, llegando a invalidar 1,3 millones de votos emitidos.

En el proceso previo a las votaciones, el Representante Especial del Secretario General de Mistura reconoció: «el Afganistán debería sentirse orgulloso solo por el hecho de que estas elecciones se puedan llevar a cabo y que tantos candidatos expongan sus caras, sus nombres y sus propias campañas, con la esperanza de que muchos afganos los voten».

El 2011 comienza con algunos firmes interrogantes: ¿Las gestiones políticas de 2010 demostrarán ser la base en la que nazca el diálogo? ¿Se puede lograr el progreso hacia un acuerdo de paz entre los afganos? ¿Cómo guiará la transición guiada por la OTAN hacia la responsabilidad afgana en materia de seguridad en las provincias? ¿Se contendrá el coste humanitario y en materia de derechos humanos del conflicto? La UNAMA juega un papel muy importante en el apoyo de las iniciativas por la paz encabezadas por el Afganistán en 2011. Además, esta organización continúa la función como familia de las Naciones Unidas y defiende los derechos humanos del pueblo afgano y apoya sus necesidades humanitarias.


El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación de la
Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca, Noviembre de 2011.

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas © 2012