Volver al inicio
ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Operaciones de paz de las Naciones Unidas, Resumen del año 2010

La estrategia global de apoyo a las actividades sobre el terreno se pone en marcha

«La frontera entre orden y desorden yace en la logística...»
- Sun Tzu

«La frontera entre orden y desorden yace en la logística...» - Sun Tzu

La responsabilidad de proporcionar apoyo logístico y administrativo a las más de 120.000 personas que sirven actualmente en operaciones de paz de las Naciones Unidas en todo el mundo recae en los hombres y mujeres del Departamento de Apoyo a las Actividades sobre el Terreno, o DAAT, creado en 2007 en respuesta a un aumento en la demanda de cascos azules.

La escala de la tarea del Departamento es impresionante en todos los sentidos: las Organización de las Naciones Unidas es hoy en día la segunda mayor movilizadora estratégica de tropas por detrás de los Estados Unidos, y lo hace a una fracción del costo.

Con un presupuesto anual de casi 800 millones de dólares, el Departamento recluta y gestiona un personal de más de 6.000 civiles, despliega y mantiene aproximadamente 4.000 vehículos en operaciones sobre el terreno, y es responsable de la gestión de una flota de más de 250 aviones y helicópteros empleados para el transporte de personal y equipamiento desde y hasta algunos de los lugares más inhóspitos y peligrosos de la Tierra.

En un día cualquiera, el Departamento se encarga de coreografiar la rotación de las tropas y la entrega del equipamiento y suministros vitales para los contingentes militares en todo el mundo, como las raciones para todo el personal uniformado de mantenimiento de la paz, incluidos los que están bajo el mando de la Unión Africana en Somalia.

Respecto a los civiles, las herramientas en las que la oficial de derechos humanos confía diariamente para llevar a cabo su trabajo, el vehículo con el que llega hasta las víctimas de abuso y el ordenador que utiliza para escribir su informe, han sido proporcionados y se mantienen operativos gracias al Departamento.

De manera similar, en algunas de las mayores misiones de mantenimiento de la paz, el Departamento equipa y mantiene redes de transmisión radiofónica de gran alcance, que son la manera más eficaz de hacer llegar información pública vital a las comunidades aisladas. Algunos ejemplos son la programación de información para el votante de Radio Miraya antes del referéndum de Sudán Meridional, o las campañas de información emitidas en Radio Okapi en la República Democrática del Congo sobre cuestiones como el desarme, la desmovilización y la reintegración de antiguos combatientes.

Los retos de proporcionar apoyo a este nivel y en entornos tan variados y desafiantes llevaron al Departamento en 2010 a desarrollar y lanzar su Estrategia global de apoyo a las actividades sobre el terreno, un proyecto de cinco años para transformar el envío de servicios de apoyo a las misiones sobre el terreno de las Naciones Unidas haciéndolos más innovadores, flexibles y responsables. Los elementos principales de la estrategia fueron aprobados por la Asamblea General en junio de 2010.

La estrategia está diseñada para mejorar la efectividad del apoyo, especialmente en lo que respecta a asegurar un despliegue de operaciones más rápido mediante el acceso a una mayor financiación para la puesta en marcha y la expansión de las misiones, así como utilizando el concepto de «establecimiento de módulos» (elementos predefinidos de apoyo logístico que pueden desplegarse rápidamente sobre el terreno).

La estrategia también maximizará la eficiencia. Por ejemplo, si se concentran ciertas funciones administrativas en «centros de servicios», se promoverán las economías de escala, especialmente en áreas con los costes más altos, como el transporte aéreo. Este enfoque incluye la reestructuración de la base logística de las Naciones Unidas en Brindisi (Italia), como centro mundial de servicios, y usar la base de apoyo existente en Entebbe (Uganda) como un centro de servicios regional compartido para misiones en la región.

Los helicópteros de la Misión de las Naciones Unidas en el Sudán (UNMIS)

Los helicópteros de la Misión de las Naciones Unidas en el Sudán (UNMIS) aterrizaron en la pista de Juba antes de partir para distribuir células de votación y material para votar en lugares de votación remotos en el Sudán Meridional. 6 de abril de 2010 (Foto ONU/Tim McKulka)

Asimismo, de acuerdo con la resolución de la Asamblea General que aprobó la estrategia, ninguna de las economías afectará adversamente a las necesidades operacionales de las misiones, incluidas especialmente la seguridad del personal. De hecho, la estrategia aportará mayores beneficios al personal de las misiones, proporcionándoles alojamientos más previsibles y seguros y una mayor planificación estratégica de la fuerza de trabajo.

La estrategia tiene especial sentido si se tiene en cuenta que el apoyo logístico y administrativo a las operaciones de mantenimiento de la paz, incluidas en las áreas de finanzas, presupuesto, logística y personal, no es simplemente una cuestión técnica de suministro de bienes y servicios. Como las misiones de la ONU operan en entornos cada vez más difíciles, el apoyo también se ha convertido en lo que los planificadores llaman un «catalizador estratégico» para la aplicación de los mandatos. Por ejemplo, desde su creación en 2007, el Departamento de Apoyo a las Actividades sobre el Terreno ha:

La Estrategia global de apoyo a las actividades sobre el terreno ya está transformando radicalmente el modo en el que las operaciones de paz de las Naciones Unidas se ponen en marcha y se mantienen, haciendo el proceso más eficiente, mientras se asegura que el esfuerzo tenga el menor impacto global mediante la consolidación y la racionalización de los activos y procesos existentes. Como resultado, la Organización de las Naciones Unidas puede servir más rápida y eficazmente a las comunidades que salen de conflictos, estimulando la perspectiva de una paz duradera.


El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación de la
Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca, Noviembre de 2011.

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas © 2012