Volver al inicio
ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Operaciones de paz de las Naciones Unidas, Resumen del año 2010

Sudán: despejando el camino hacia el referendo

Dos mujeres pegando carteles

Personal electoral de la Comisión Electoral Nacional pegan un cartel en un colegio electoral de Jartum en la primera jornada de elecciones generales del país. 11 de abril de 2010. (Foto ONU/Mohamed Siddig)

En el primer día de inscripción al referendo para votar la libre determinación del Sudán Meridional, Lometa Robert esperó una cola de unas 25 personas en el campus de la Universidad de Juba para poder registrarse en la esperada votación. Robert ha pasado la mayoría de sus 56 años de vida en Uganda, donde su familia tuvo que refugiarse durante la primera guerra civil del Sudán, pero en 2007 él se mudó a Juba para enseñar ingeniería mecánica en la universidad. Siempre creyó que algún día tendría la oportunidad de ejercer el voto sobre el futuro del Sudán Meridional, por lo que la lentitud del proceso de inscripción de aquella mañana no consiguió que su entusiasmo decayese. «Estoy muy feliz de que haya llegado este día», dijo. «Esta es mi tierra y voy a votar por el bien de mi familia».

Casi la totalidad de los 2.797 centros de inscripción electoral diseminados por todo Sudán abrieron en la mañana del 15 de noviembre de 2010, como estaba previsto. La masiva campaña de apoyo logístico y asesoramiento técnico organizada por la Misión de las Naciones Unidas en el Sudán (UNMIS) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) fue de vital importancia a la hora de cumplir los plazos del referendo.

El 8 de enero de 2011, la Comisión para el Referendo del Sudán Meridional anunció que más de 3,93 millones de personas se habían inscrito en los colegios electorales del Sudán y en el extranjero, y que el 9 de enero, comenzaría la votación en un referendo histórico que determinará el destino del país más extenso de África.

«Gracias a sus esfuerzos, los numerosos escépticos que pensaban que el Sudán Meridional no estaría preparado para celebrar este referendo el próximo domingo se han dado cuenta de su error», afirmó el Coordinador Regional de la misión en el Sudán Meridional en una conferencia de prensa que tuvo lugar en la sede regional de la misión de mantenimiento de la paz en Juga, el 6 de enero.

El material para la inscripción de los votantes fue trasladado en helicóptero

El material para la inscripción de los votantes fue trasladado en helicóptero desde la Misión de las Naciones Unidas en el Sudán, en Torit (Sudán), a los condados más remotos del país. 8 de noviembre de 2010. (Foto ONU/Tim McKulka)

Por desgracia, un segundo referendo que debía decidir el destino de la zona de Abyei no se celebró como estaba previsto, debido a una controversia entre el Partido del Congreso Nacional (NCP) y el Movimiento de Liberación del Pueblo Sudanés (SPLM) relativa a los criterios para determinar el derecho a votar y otras cuestiones.

En su recorrido por los colegios electorales durante la primera jornada de las siete programadas para la votación en el referendo sobre el Sudán Meridional, el Representante Especial del Secretario General de las Naciones Unidas, Haile Menkerios, alabó el trabajo de la Comisión para el Referendo del Sudán Meridional y a su Mesa establecida en Juba por el buen desarrollo del proceso de votación y por la exitosa inscripción de los votantes en un plazo de tiempo muy breve y en un entorno políticamente delicado.

En un reloj levantado en una torre sobre una rotonda de Juba podía leerse «0 días, 0 horas y 0 minutos» justo antes de las 8:00 de la mañana, hora a la que estaba programado el inicio de la votación. Entre los votantes que recorrieron largas distancias para ejercer el voto se encuentra un antiguo soldado de 71 años, William Anei Yom Akot, que tuvo que caminar tres millas para votar en Aweil, en el estado de Bahr el Ghazal Septentrional.

«Hoy me considero una de las personas más afortunadas del mundo», le confesó a un oficial de información del UNMIS. «He estado esperando este acontecimiento mucho tiempo y por fin, hoy, ha llegado ese día».

Durante el último año, la misión de mantenimiento de la paz ha estado trabajando a pleno rendimiento para ayudar a las autoridades nacionales a asegurar que el referendo se celebre a tiempo y de manera pacífica. Tras las históricas elecciones generales del pasado mes de abril en el Sudán, la misión de mantenimiento de la paz y el PNUD unieron sus equipos de apoyo electoral para crear la División Integrada de Apoyo a los Referendos y las Elecciones (UNIRED). Esta nueva división se creó para dar apoyo a la comisión sudanesa encargada de establecer políticas y aprobar normas y procedimientos en relación con el referendo.

Las demoras imprevistas acompañaron al proceso desde su comienzo. Los nueve miembros de la Comisión para el Referendo del Sudán Meridional fueron designados por decreto presidencial en julio de 2010, pero desavenencias internas sobre el nombramiento del secretario general del grupo impidieron que el órgano se reuniese oficialmente hasta mediados de septiembre. La Comisión para el Referendo del Sudán Meridional no terminó el calendario para el referendo en el sur hasta el 20 de octubre, lo que dejó 25 días a UNIRED para distribuir todo el material necesario para el referendo a los centros de inscripción del país.

No obstante, la operación de apoyo al referendo ya había empezado meses antes. Los Asesores Policiales de las Naciones Unidas comenzaron a impartir clases de entrenamiento de tres días en materia de seguridad a miembros del Servicio de Policía del Sudán Meridional en julio y, a finales de noviembre, más de 17.000 policías habían completado el entrenamiento.

En septiembre, el Secretario General de las Naciones Unidas Ban Ki-moon designó a un grupo de tres miembros en el Sudán en respuesta a la petición conjunta del PCN y del SPLM y decidió que este grupo supervisaría y evaluaría los procesos de los referendos de libre determinación del Sudán Meridional y del área de Abyei, incluyendo la situación política y la seguridad sobre el terreno.

El grupo, presidido por el ex presidente de Tanzania, Benjamin Mkapa, informa directamente al Secretario General de las Naciones Unidas y es completamente independiente de la misión de mantenimiento de la paz en el Sudán, UNMIS. Desde su nombramiento, el ex presidente Mkapa y sus compañeros en el grupo, el portugués Antonio Monteiro y el nepalí Bhojraj Pokharel, han realizado varias visitas de trabajo al Sudán y han logrado que los partidos participen en una estrecha consulta con el Secretario General.

Cientos de voluntarios de las Naciones Unidas designados para desplegar las bases de apoyo al referendo en los condados aterrizaron en el Sudán a principios de octubre, con mobiliario de oficina, ordenadores, motocicletas, generadores y demás equipo de apoyo, enviado por UNIRED a la Mesa del Referendo en Juba. A finales de octubre, UNIRED ya había enviado 200.000 kilos de material para la inscripción en más de 96 vuelos de UNMIS por el sur y más de 9.400 kilos al norte del Sudán. En el mes de noviembre, UNIRED donó 20 automóviles Toyota Land Cruiser nuevos a la Mesa del Referendo, establecida en Juba.

A primera vista, podía parecer que el problema logístico que planteaba el proceso del referendo era menor que el de los preparativos de las elecciones generales de abril de 2010. En lugar de las 12 cédulas de votación separadas con los diferentes candidatos, se entregará a las personas con derecho a voto censadas en el Sudán Meridional un documento en el que se podrá elegir únicamente entre mantener la unidad del país o separarse.

Sin embargo, mientras que UNMIS y PNUD tuvieron meses para preparar el proceso de inscripción de votantes de finales de 2009 y para la votación, en el mes de abril, la cuenta atrás hasta el comienzo de la fase de inscripción al referendo del Sudán Meridional se midió en semanas.

Se proporcionaron casi 5,3 millones de tarjetas de registro a los 2.632 centros de inscripción distribuidos por todo el Sudán Meridional y más de 300.000 a 165 centros del norte cuando comenzó la inscripción de votantes el 15 de noviembre. Aunque la operación de apoyo no terminó ahí. Se tuvieron que enviar 1,4 millones de tarjetas de registro adicionales a los centros de inscripción porque se agotaron rápidamente, lo que demuestra la alta participación de los votantes de los centros urbanos de la región sur.

La participación en el proceso de registro fue baja en los 15 estados del norte del país en los que residían muchas personas desplazadas del sur durante el conflicto civil, incluyendo los cientos de miles que se encontraban en los campamentos de desplazados internos. La misma situación se produjo en el caso de los ocho países extranjeros en los que los expatriados del Sudán Meridional pudieron ejercer el voto en enero.

Sin embargo, esta colosal labor ha aportado valiosos resultados en el Sudán Meridional, donde los desplazados internos han podido regresar desde el norte en los días previos al inicio de la votación. «El pueblo tiene muchas esperanzas depositadas en este referendo», dijo Gressly. «Todos están muy emocionados por poder decidir finalmente su propio destino».

De visita en una mesa electoral, el Representante Especial Menkerios dijo que ponía en duda que los pocos enfrentamientos armados en el estado sudanés de Unidad y en la región de Abyei justo antes de la votación hubieran tenido efectos adversos en el proceso del referendo.

«Las Naciones Unidas continuarán la supervisión del proceso e intentarán ayudar donde sea necesario, en especial cooperando con la policía para garantizar la seguridad», afirmó.


El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación de la
Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca, Noviembre de 2011.

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas © 2012