ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Operaciones de paz de las Naciones Unidas, Resumen del año 2010

Entrevista con B. Lynn Pascoe

Las Naciones Unidas intensifican el uso de la diplomacia preventiva

B. Lynn Pascoe, Secretario General Adjunto de Asuntos Políticos

Lynn Pascoe, visita la sede de la misión de la Unión Africana en Mogadiscio (Somalia)

Lynn Pascoe, Secretario General Adjunto de Asuntos Políticos, visita la sede de la misión de la Unión Africana en Mogadiscio (Somalia). 1 de septiembre de 2010(Foto ONU)

Desde marzo de 2007, B. Lynn Pascoe ha dirigido el Departamento de Asuntos Políticos, que actualmente supervisa a 11 misiones políticas sobre el terreno y oficinas de consolidación de la paz en África, Asia y Oriente Medio. Estas operaciones cumplen con una amplia variedad de actividades y mandatos, desde prevención de conflictos hasta mediación y consolidación de la paz. Forman parte de un continuo de las operaciones de Paz de las Naciones Unidas que se ocupan de las diferentes etapas del ciclo conflictivo. En la siguiente entrevista, Lynn Pascoe reflexiona sobre el rol de diplomacia preventiva para resolver disputas, los retos operativos de supervisar las misiones políticas de las Naciones Unidas, y el refuerzo constante de su Departamento.

P: En el contexto del empeoramiento económico mundial y de la presión sobre el mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas, la comunidad internacional demuestra un interés renovado en el uso de diplomacia preventiva como una opción eficaz en función del costo para responder a los comienzos de las crisis políticas. ¿Prevé usted un aumento en la demanda de los esfuerzos de mediación y misiones políticas especiales? ¿Cómo se enfoca esto dentro del Consejo de Seguridad y sobre el terreno?

Pascoe: Cuando el Secretario General, Ban Ki-moon, tomó posesión del cargo (antes de la crisis financiera mundial), dejó claro que el mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas había llevado al límite desde el punto de vista de los recursos financieros y personales. También observó que la mayoría de los conflictos de todo el mundo son de índole política y, por tanto, las Naciones Unidas necesitaban dedicarse más a los esfuerzos diplomáticos para resolver problemas políticos antes de que desencadenen un conflicto violento. El Secretario General no creía en la idea de establecer líneas tan definidas entre el Departamento de Operaciones de mantenimiento de la paz (DPKO), el Departamento de Asuntos Políticos y otras partes del sistema de las Naciones Unidas. Al contrario, sintió que era preciso fortalecer la cooperación en aras de una mayor efectividad en el terreno. Uno de los primeros consistió en transformar el Departamento de Asuntos Políticos en un departamento con una orientación más acotada, lo que ha demostrado ser un enfoque correcto. Para las Naciones Unidas es importante continuar estimulando los instrumentos evitar que tantos conflictos lleguen hasta el punto en el que se requieran operaciones de mantenimiento de la paz. Hemos avanzado considerablemente en el refuerzo de nuestras capacidades para el mantenimiento de la paz, incluida la de desplegar rápidamente enviados especiales y mediadores cuando estallan las crisis políticas.

B. Lynn Pascoe, visita a los refugiados que regresan de la guerra en Sri Lanka

B. Lynn Pascoe, el Secretario General Adjunto de Asuntos Políticos, visita a los refugiados que regresan de la guerra en Sri Lanka.16 de junio de 2010(Foto ONU)

P: Los Estados miembros comparten la idea de que la diplomacia preventiva es fundamental para mitigar los conflictos en África. ¿Puede explicar los esfuerzos que se han hecho para mejorar la cooperación con las organizaciones regionales y subregionales en esta área?

Pascoe: El llamamiento para promover la diplomacia preventiva proviene de muchas regiones. En enero de 2010, el Secretario General convocó una reunión con 14 organizaciones regionales y subregionales diferentes para identificar nuestros respectivos puntos fuertes y nuestras debilidades, y para buscar maneras de reforzar nuestra cooperación mutua. Más que en ningún otro sitio, este enfoque ha demostrado ser de vital importancia para resolver disputas en África. En Guinea, la Oficina de las Naciones Unidas para África (UNOWA), cuya sede está en Dakar, ha estado trabajando conjuntamente con la Comisión Europea de los Estados de África Occidental (ECOWAS) y la Unión de África a lo largo de la crisis que siguió a la muerte del veterano presidente Lansana Conte. Hemos ayudado a Guinea a avanzar desde un período muy crítico hacia elecciones democráticas demoradas, una segunda vuelta y la toma de posesión del nuevo presidente a finales de diciembre de 2010.Se trata de un gran triunfo para los esfuerzos combinados de la organización regional, las Naciones Unidas y los países que apoyan Guinea. A nivel regional, la UNOWA también está apoyando las iniciativas regionales para reducir las amenazas planteadas por el tráfico de drogas y el crimen organizado y para fomentar las capacidades de los gobiernos. Tenemos previsto inaugurar en enero de 2011 una oficina política regional similar para África Central, con sede en Libreville (Gabón).

Otra zona en donde el DAP se ha involucrado activamente es Somalia. En 2010, el DAP apoyó los esfuerzos para establecer un gobierno de amplia base y desarrollar una estrategia global para romper el ciclo de violencia. Hemos tenido cierto éxito en el sentido de que una operación de campo mucho más fuerte ya está en marcha: la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM).A través de la Oficina de Apoyo de las Naciones Unidas para AMISOM (UNSOA), el Departamento de Apoyo a las Actividades sobre el Terreno ha estado proporcionando apoyo logístico a la misión, que se tradujo en una mejora significativa en las condiciones de vida y de trabajo de su personal. Además, la petición de la Unión Africana para añadir 4.000 soldados adicionales a la AMISOM fue autorizada por el Consejo de Seguridad en diciembre. Se han hecho también esfuerzos de envergadura para combatir la piratería frente a las costas de Somalia y para fortalecer los sistemas judiciales regionales para procesar a los sospechosos. En abril de 2010 se estableció un nuevo Fondo Fiduciario de las Naciones Unidas, supervisado por un consejo de 10 naciones que yo presido, para apoyar proyectos de ayuda a Somalia contra la piratería marítima.

En Burundi, Sierra Leona, Guinea-Bissau y la República Centroafricana, las oficinas integradas de consolidación de la paz de las Naciones Unidas han continuado colaborando con la Comisión de Consolidación de la Paz, así como con los organismos de las Naciones Unidas, fondos y programas hacia la construcción de una paz sostenible en las sociedades devastadas por las guerras civiles.

P: ¿En qué otras situaciones han sido relevantes las actividades del DAP en el 2010?

Pascoe: En Nepal, UNMIN (cuyo mandato llega a su fin en enero de 2011) ha estado trabajando con los líderes políticos más importantes para fomentar un plan de acción para la integración y la rehabilitación de ex combatientes maoístas. La misión fue un éxito en la asistencia a las autoridades de Nepal para organizar las históricas elecciones de una Asamblea Constituyente y para el mantenimiento de la paz mediante el control de la gestión de armas y el personal armado.

En el Líbano, el Coordinador Especial de las Naciones Unidas ha estado cooperando estrechamente con la FPNUL y con los gobiernos de la región para tratar de avanzar en las áreas críticas en un entorno volátil.

En Jerusalén, la Oficina del Coordinador Especial de Naciones Unidas para el Proceso de Paz en Oriente Medio (OCENU) ha estado trabajando con las partes en el proceso de paz en una amplia gama de cuestiones relacionadas con la situación humanitaria y los desafíos de desarrollo a los que se enfrentan los territorios palestinos ocupados.

El DAP también continúa apoyando una misión sobre el terreno en Iraq (UNAMI) que ha estado ayudando a las autoridades a preparar las elecciones parlamentarias y a consolidar la cohesión política.

En América Latina, la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), un organismo independiente creado con el apoyo del DAP, ha seguido investigando a los grupos de seguridad ilegales, ayudando a las autoridades guatemaltecas en la persecución de organizaciones criminales y combatiendo la impunidad.

Durante el año pasado, el Centro Regional de las Naciones Unidas para la Diplomacia Preventiva en Asia Central, con sede en Turkmenistán, ha sido particularmente activo en la respuesta a la crisis en Kirguistán. En estrecha colaboración con la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), entre otros, el Representante Especial del Secretario General ha jugado un papel importante en mantener en marcha el proceso de transición. En los países del mundo donde no hay misiones sobre el terreno de las Naciones Unidas, el DPA puede participar en la diplomacia preventiva o en la oferta de políticas de apoyo a los Coordinadores Residentes y de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas.

Por último, otra función importante del DPA es proporcionar asistencia electoral a través de su División de Asistencia Electoral. Las elecciones pueden contribuir a la estabilidad política; sin embargo, a veces pueden ser la chispa que desencadena importantes problemas, como ha sido el caso de Côte d'Ivoire. Nuestro papel es ayudar a garantizar que los procesos electorales se traten de manera correcta tanto en el aspecto técnico como en el aspecto político.

P: Durante la Cumbre del Consejo de Seguridad celebrada en septiembre de 2010, el Secretario General hizo un llamamiento para una arquitectura más flexible de las Naciones Unidas en respuesta a los conflictos. En particular, hizo hincapié en la necesidad de ir más allá de la idea de una secuencia lineal del establecimiento, mantenimiento y consolidación de la paz y para utilizar estos instrumentos de una manera más integrada. ¿Esto requerirá una reforma fundamental en las actuales estructuras de las Naciones Unidas?

Pascoe: Ya ha habido un gran progreso entre los diferentes departamentos y sedes de las Naciones Unidas para que su cooperación sea más eficaz y para evitar la lucha por el territorio y la competencia burocrática. Pero unificar todos los activos de las Naciones Unidas para abordar el desarrollo político y las cuestiones humanitarias de manera que se encamine a un país no sólo hacia el progreso democrático sino también hacia el desarrollo económico de sus habitantes sigue siendo una tarea complicada.

Trabajamos constantemente con DPKO, la Comisión de Consolidación de la Paz, el PNUD, así como con otras sedes de las Naciones Unidas en la búsqueda de la combinación perfecta para desarrollar una estrategia de consolidación de la paz efectiva. Los estudios han demostrado que las cuestiones políticas, como la mala gobernanza, son la causa fundamental de la mayoría de los conflictos. La mayoría de los países que aparecen en los puestos más bajos del Índice de Desarrollo Humano del PNUD han sufrido conflictos violentos que han contribuido a su empobrecimiento.

También estamos tratando de garantizar el trabajo en estrecha colaboración con las instituciones financieras internacionales, así como con los donantes de todo el mundo. Una y otra vez, hemos visto cómo los esfuerzos para resolver los conflictos no funcionarán si los principales actores externos (las organizaciones internacionales y regionales y los Estados miembros) trabajan en distintas direcciones.

P: ¿Cuáles han sido los principales retos operativos y políticos del proceso actual de fortalecimiento del DAP y cómo ve usted el futuro?

Pascoe: El primer problema al que me he enfrentado fue que el departamento estaba teniendo problemas en el desempeño simultáneo de sus funciones principales de cara a la Secretaría y a la acción sobre el terreno. Existían algunas dudas sobre si nuestro objetivo principal debería ser nuestra labor aquí en la Sede.

B. Lynn Pascoe, visita a los supervisores de armas delas Naciones Unidas en Nepal

B. Lynn Pascoe, Secretario General Adjunto de Asuntos Políticos, visita a los supervisores de armas de las Naciones Unidas en Nepal.11 de marzo de 2010(Foto ONU)

Una de mis primeras iniciativas fue hacer hincapié en la importancia de estar activos sobre el terreno. El segundo problema fue la grave falta de personal, que llegó a ser tan crítica que, cuando una o dos personas eran enviadas a la misión desde una mesa regional, no quedaba prácticamente nadie en la Sede para cubrir el país. Ya hemos comenzado a solucionar este problema persistente. En 2008, la Asamblea General autorizó 50 puestos adicionales; se trata de un hecho de valor incalculable, puesto que hemos contratado un grupo de jóvenes profesionales y funcionarios políticos de alto nivel para fortalecer las divisiones regionales del departamento.

También se está poniendo mucho énfasis en la capacitación del personal para desarrollar su capacidad de mediación y garantizar que el DPA cuente con el mejor repositorio de información y recursos sobre la mediación. Asimismo, se ha mejorado notablemente la capacidad de pacificación de las Naciones Unidas con el establecimiento de una Dependencia de Apoyo a la Mediación. La diplomacia preventiva es uno de los trabajos más antiguos de las Naciones Unidas, pero que había decaído. Hoy, trabajamos para asegurarnos de que las Naciones Unidas es capaz de responder rápidamente a los conflictos y de lograr cambios sobre el terreno.


El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación de la
Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca, Noviembre de 2011.

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas © 2012