Volver al inicio
ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Operaciones de paz de las Naciones Unidas, Resumen del año 2010

Introducción

Un año de retos complejos para las operaciones de paz de la ONU

El año 2010 marcó, en muchos aspectos, un hito en las operaciones de paz de la ONU. Varias misiones de mantenimiento de la paz de larga data, incluidas las de Liberia y Timor-Leste, han dado pasos decisivos para la ampliación de la estabilidad inicial y de los logros en materia de seguridad hacia una consolidación de la paz a largo plazo, lo que ha permitido al personal de mantenimiento de la paz empezar a retirarse o a planear hacerlo. En otros escenarios de operaciones como el Chad, Darfur, y la República Democrática del Congo, los factores políticos y operacionales han hecho más difícil para el personal de mantenimiento de la paz cumplir las expectativas. El año finalizó con miles de efectivos del personal de mantenimiento de la paz atrapados en el medio de un tenso enfrentamiento en Côte d’Ivoire tras las controvertidas elecciones presidenciales.

Un miembro del personal de mantenimiento de la paz de la Operación Híbrida de la Unión Africana y las
Naciones Unidas en Darfur (UNAMID), habla con un residente del campamento de desplazados internos
de Zam Zam, situado cerca de El Fasher, en Darfur (Sudán).

Un miembro del personal de mantenimiento de la paz de la Operación Híbrida de la Unión Africana y las Naciones Unidas en Darfur (UNAMID), habla con un residente del campamento de desplazados internos de Zam Zam, situado cerca de El Fasher, en Darfur (Sudán). 10 de febrero de 2010 (Foto ONU/Albert González Farran)

Aunque puede que se reduzca el número de efectivos de mantenimiento de la paz en 2011, su misión no será menos crucial. Se espera, además, que el papel político de la ONU crecerá aun más, mediante sus misiones políticas sobre el terreno y sus enviados especiales para el mantenimiento de la paz, la diplomacia preventiva y consolidación de la paz.

Mientras el Sudán se preparaba para el referéndum histórico que decidiría si el mayor país de África se dividía en dos, la Misión de las Naciones Unidas en el Sudán (UNMIS) ayudaba y apoyaba a las autoridades nacionales en la planificación y el desarrollo de esta decisiva votación.

El limitado consentimiento por parte de las autoridades nacionales y las diferencias con la comunidad internacional respecto a la estrategia hicieron necesaria la reducción y finalmente la cancelación de la Misión de las Naciones Unidas en la República Centroafricana y el Chad (MINURCAT).

A pesar de la continua inseguridad en el este, aproximadamente 1.500 cascos azules empezaron a retirarse de la República Democrática del Congo a medida que la operación se convirtió en una misión de estabilización conocida como MONUSCO. Asimismo, tras el terremoto del 12 de enero de 2010, la Misión de las Naciones Unidas en Haití, que se vio terriblemente afectada por la tragedia, inició el proceso de llevar a cabo un nuevo conjunto de trabajos de estabilización.

Tras una década de aumento en la demanda de cascos azules de la ONU, parece que el mantenimiento de la paz se dirige ahora hacia un período de consolidación e incluso contracción. Pero este nuevo entorno promete ser complejo, las tareas, abrumadoras, y el trabajo, peligroso. Ninguna reducción en el número de efectivos del personal de mantenimiento de la paz indica en modo alguno que los retos están disminuyendo.

La Operación Híbrida de la Unión Africana y las Naciones Unidas en Darfur (UNAMID) lleva a cabo un
ejercicio de carretera a través del norte y el oeste de Darfur, en Sudán

La Operación Híbrida de la Unión Africana y las Naciones Unidas en Darfur (UNAMID) lleva a cabo un ejercicio de carretera a través del norte y el oeste de Darfur, en Sudán. 23 de junio de 2010. (Foto ONU/Albert González Farran)

Para mejorar el servicio en sus operaciones, la Secretaría de la ONU ha estado desarrollando su estrategia global de apoyo a las actividades sobre el terreno, transformando los procesos de reclutamiento y fortaleciendo los centros para sistematizar y economizar más el apoyo a las operaciones de paz y las misiones políticas y para abordar mejor los retos logísticos.

Aun así, el mantenimiento de la paz sigue enfrentándose a una serie de retos y cuestiones sustantivas. Estas incluyen el mantener el consentimiento de los partidos para realizar una operación de paz, intentar que se conserve la paz cuando no hay paz que conservar, defender la imparcialidad de la ONU y decidir cuándo emplear la fuerza en el marco de los medios y mandatos de una misión.

También sigue siendo crucial para tener éxito el requisito fundamental del mantenimiento de la paz: que debe sostener el apoyo político internacional a lo largo de toda la duración de la misión, y que debe acompañar pero no sustituir a un proceso político dinámico y exclusivo.

Un miembro del personal de mantenimiento de la paz de la Misión de Estabilización de las Naciones
Unidas en Haití (MINUSTAH) ayuda a trasladarse a un joven residente

Un miembro del personal de mantenimiento de la paz de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH) ayuda a trasladarse a un joven residente de un campamento para gente desplazada en el terremoto de enero de 2010 antes de la llegada de la tormenta tropical Tomas, en Puerto Príncipe (Haití). 4 de noviembre de 2010. (Foto ONU/Logan Abassi)

Las operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU siguen desplegándose en entornos inhóspitos, remotos y peligrosos con escasos recursos y retos logísticos considerables.

Puede que el personal de mantenimiento de la paz siga reduciéndose, pero tanto las expectativas como la complejidad de los mandatos continúan creciendo. Mientras algunas misiones conservan el tradicional apoyo a la cesación del fuego, la observación y las tareas de vigilancia, las operaciones actuales llevan a cabo una variedad cada vez más amplia de tareas multidimensionales y extremadamente delicadas: apoyar procesos de paz, construir instituciones sostenibles de gobernanza, reformar los sector de la seguridad y construir el estado de derecho, proteger a los civiles, combatir la violencia sexual y de género, ayudar en las elecciones nacionales, promover la seguridad del personal de la ONU y ayudar a cultivar las frágiles semillas de la paz, entre otras muchas. En el periodo inmediatamente posterior a un conflicto, el personal de mantenimiento de la paz va asumiendo una función creciente como personal de consolidación de la paz.

En un desarrollo complementario, la Secretaría de la ONU y el Consejo de Seguridad han puesto nuevo énfasis en la diplomacia preventiva como una manera discreta, duradera, y eficaz en función del coste para fomentar la paz y la estabilidad.

El Departamento de Asuntos Políticos de las Naciones Unidas ha ido aumentando su presencia sobre el terreno, en forma de oficinas políticas regionales. Las misiones políticas de la ONU están operando en puntos de tensión obvios como el Afganistán, el Iraq y Oriente Medio, así como en áreas que no aparecen en los titulares pero donde el potencial para el desarrollo de conflictos permanece constante, por ejemplo África Occidental, Asia Central y prono también África Central. Las 12 misiones políticas de la ONU incluyen desde pequeños equipos de mediación hasta grandes operaciones multifacéticas sobre el terreno, todos ellos desplegados con el convencimiento de que las soluciones políticas duraderas son una necesidad fundamental para la paz.


El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación de la
Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca, Noviembre de 2011.

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas © 2012