Volver al inicio
ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Operaciones de paz de las Naciones Unidas, Resumen del año 2010

Diez años abordando los efectos de la guerra en las mujeres

Mujeres marchando

Miembros del personal de la Operación Híbrida de la Unión Africana y las Naciones Unidas en Darfur (UNAMID) marchan junto a mujeres sudanesas por la campaña anual de «16 Días de activismo contra la violencia por motivos de género» en El Fasher, en Darfur Septentrional (Sudán). 25 de noviembre de 2010. (Foto ONU/Albert González Farran)

En octubre de 2010 de cumplió el 10º aniversario de la histórica resolución 1325 (2000) del Consejo de Seguridad sobre las mujeres y la paz y la seguridad, la primera resolución específicamente dirigida al efecto de la guerra en las mujeres. La resolución hizo hincapié en las potenciales contribuciones de las mujeres a la resolución y prevención de conflictos, con el objetivo de promover la participación y el liderazgo de la mujer en el mantenimiento y la consolidación de la paz.

La conmemoración ofreció una oportunidad para reafirmar el compromiso del Secretario General Ban Ki-moon con la implantación de la resolución 1325 y fue marcada oficialmente en el debate ministerial abierto del Consejo de Seguridad el 26 de octubre. En las semanas anteriores al debate abierto, los Estados miembros, las entidades de la ONU y los socios de la sociedad civil organizaron una serie eventos para evaluar el progreso y las deficiencias de la implantación de la resolución.

El aniversario ofreció una oportunidad para destacar la sinergia entre los diversos esfuerzos para exponer las preocupaciones de las mujeres en el campo de la paz y la seguridad. A nivel global, la planificación de la conmemoración inspiró el lanzamiento de un esfuerzo a nivel de todo el sistema de la ONU para revisar los progresos, identificar las deficiencias persistentes y trabajar en una estrategia que guíe los esfuerzos para conseguir la implantación de la resolución en los próximos 10 años, de acuerdo con las expectativas de los Estados miembros. El aniversario también proporcionó a la ONU la oportunidad de establecer un conjunto de indicadores mundiales para seguir los progresos.

El Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz ha realizado notables inversiones durante la pasada década para poner en práctica la resolución 1325 del Consejo de Seguridad, lo que ha cambiado la actividad del mantenimiento de la paz. Aun así, si bien ha habido progresos en algunas áreas, las deficiencias persisten, y la evaluación global de los efectos de la 1325 hasta ahora es modesta. Los pasos positivos incluyen la adopción de directrices y políticas que tienen en cuenta las cuestiones de género, el despliegue de asesores sobre cuestiones de género y centros de coordinación en todas las misiones del DOMP, la mayor participación de las mujeres en los procesos electorales y constitucionales en varios países, y la contribución al establecimiento de mecanismos institucionales para apoyar la incorporación de una perspectiva de género.

Un agente de policía de la ONU de la Misión Integrada de las Naciones Unidas en Timor-Leste (UNMIT) y sus compañeros timorenses interrogan a una víctima de violencia doméstica en Dili (Timor-Leste)

Un agente de policía de la ONU de la Misión Integrada de las Naciones Unidas en Timor-Leste (UNMIT) y sus compañeros timorenses interrogan a una víctima de violencia doméstica en Dili (Timor-Leste). 9 de agosto de 2010. (Foto ONU/Martine Perret)

El apoyo mantenido a la participación de las mujeres locales en los procesos posteriores a los conflictos ha obtenido resultados diversos. La participación en las negociaciones de paz sigue siendo escasa. Incrementar el número de mujeres en el personal de mantenimiento de la paz continúa siendo un reto.

Hasta finales de 2010, tres de cada diecisiete jefes de misión (Representantes Especiales del Secretario General) eran mujeres, mientras que el número de miembros femeninos del personal militar era del tres por ciento, y de la policía, nueve por ciento. Las mujeres siguen siendo un objetivo en los conflictos: En el año 2010, se publicaron informes sobre terribles violaciones masivas en la República Democrática del Congo, donde el personal de mantenimiento de la paz de la ONU sigue intentando contener un brutal pero interminable conflicto.

Para celebrar el 10º aniversario de la 1325, el DOMP, el Departamento de Asuntos Políticos, la PNUD y ONU-Mujeres organizaron una serie de Jornadas de puertas abiertas para las mujeres, la paz y la seguridad sobre el terreno, seguidos de una Jornada mundial de puertas abiertas en la sede, durante la que mujeres de 27 países afectados por conflictos compartieron sus preocupaciones y prioridades respecto a la paz con los altos dirigentes de las Naciones Unidas.

En enero de 2011, el DOMP lanzará un estudio sobre el efecto de la implantación de la resolución 1325 en el mantenimiento de la paz, prestando atención a las mujeres en las negociaciones de paz, las mujeres en los procesos políticos, la reforma legal y judicial, la protección de las mujeres durante el desarme, las desmovilización y la reintegración y durante la reforma del sector de la seguridad, y la violencia sexual y basada en cuestiones de género.

Este estudio deberá informar sobre futuras actividades del DOMP. Por otro lado, el Departamento planea seguir enfatizando el papel de liderazgo de los gobiernos y las mujeres en los países que salen de los conflictos para implantar la resolución 1325, con el apoyo de la ONU para fortalecer las capacidades de las instituciones locales en los países que salen de los conflictos. También extenderá su influencia hacia otras entidades de la ONU para apoyar los efectos y la sostenibilidad de la resolución y para emprender el uso sistemático de indicadores para vigilar el progreso.

La creación en 2010 de ONU-Mujeres, que combinó las cuatro partes del sistema de la ONU exclusivamente centradas en la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de las mujeres, debe fortalecer la coordinación entre las diversas entidades que trabajan en entornos posteriores a conflictos. El DOMP y el Departamento de Apoyo a las Actividades sobre el Terreno continuarán manteniendo los componentes de género en las misiones para asegurar la incorporación del género en el mantenimiento de la paz. Se espera que la asociación con ONU-Mujeres fortalecerá la participación de la mujer en los procesos de paz desde la fase del mantenimiento de la paz hasta las fases de consolidación de la paz y desarrollo.

Del mismo modo, la nueva Oficina de la Representante Especial del Secretario General sobre la violencia sexual en los conflictos se coordinará con las operaciones de mantenimiento de la paz para proteger mejor a las mujeres y niñas que son víctimas durante los conflictos y en los países que salen de los conflictos. El DOMP y el DAAT siguen apoyando la formación y el asesoramiento del personal de mantenimiento de la paz para reforzar su habilidad para proteger a los civiles, incluso de la violencia sexual, especialmente mediante el desarrollo de módulos de formación basados en escenarios hipotéticos sobre la violencia sexual y la protección de civiles. Esto incluye apoyar a las autoridades nacionales y las comunidades locales para ayudarles a fortalecer el estado de derecho y a enfatizar su papel de liderazgo a la hora de proteger a mujeres y niñas de la violencia sexual y poner remedio a las violaciones.

En el año 2010 se llevaron a cabo pasos importantes para mejorar la posición de las mujeres en los procesos de paz. Trabajar para la plena realización de la resolución 1325 será una prioridad para el mantenimiento de la paz durante la próxima década.


El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación de la
Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca, Noviembre de 2011.

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas © 2012