ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Operaciones de paz de las Naciones Unidas, Resumen del año 2009

Timor-Leste: el camino hacia la autonomía, la cohesión social y el desarrollo

Los miembros del Consejo de Seguridad resolvieron poner fin a la Misión de Observación de las Naciones Unidas en Georgia

Los miembros del Consejo de Seguridad resolvieron poner fin a la Misión de Observación de las Naciones Unidas en Georgia (UNOMIG).15 de junio de 2009. (Foto de la ONU, realizada por Mark Garten)

La situación actual de Timor-Leste dista mucho de la que vivió el país a mediados de 2006, cuando una gran crisis política, humanitaria y de seguridad hizo tambalearse a este estado de reciente creación. A finales de 2009, Timor-Leste vivía una situación de calma y tranquilidad, por lo que pudo celebrar el 30 de agosto en un ambiente pacífico el décimo aniversario de la Consulta Popular organizada por las Naciones Unidas en 1999.

El 2009 fue testigo de las mejoras que se produjeron en dos aspectos heredados de la crisis del 2006: la reintegración de los «peticionarios» de las Fuerzas Timorenses de Defensa (F-FDTL) en la vida civil, y el cierre de los 65 campos de desplazados internos (IDP) sin que se produjesen incidentes significativos.

El 14 de mayo de 2009 se reanudaron las responsabilidades primordiales de la Policía Nacional de Timor-Leste (PNTL) de manera gradual y basándose en criterios acordados conjuntamente por el Gobierno y la UNMIT. El 22 de diciembre se transfirieron a la PNTL cuatro distritos, el centro de formación de la policía, la unidad marítima y el servicio de inteligencia de la policía.

Un agente de policía participa en las celebraciones del Día de la Independencia delante del Palacio de Gobierno, Dili, Timor-Leste

Un agente de policía participa en las celebraciones del Día de la Independencia delante del Palacio de Gobierno, Dili, Timor-Leste. 20 de mayo de 2009.(Foto de la ONU, realizada por Martine Perret)

La misión de mantenimiento de la paz actual, la Misión Integrada de las Naciones Unidas en Timor-Leste (UNMIT), establecida a principios de la crisis del 2006, ha proporcionado una ayuda fundamental a las autoridades timorenses en las cuatro áreas primordiales de su mandato: examinar y reformar el sector de seguridad; fortalecer el estado de derecho; promover una cultura de diálogo y gobierno democrático; impulsar el desarrollo económico y social.

En su informe del 4 de febrero de 2009, el Secretario General Ban Ki-moon presentó al Consejo de Seguridad una estrategia a medio plazo, con puntos de referencia inspirados por el proceso de prioridades nacionales y otros trabajos de planificación como el marco de asistencia de las Naciones Unidas para el desarrollo, y el plan para la reanudación de responsabilidades promovido por la policía nacional.

Sin embargo, la situación de estabilidad y progreso en el país continúa siendo frágil, ya que todavía perduran muchos de los principales factores que contribuyeron a la crisis de 2006, incluidos la pobreza (que ha aumentado) y el desempleo, la inexistencia de un régimen de la tierra y la propiedad efectivo y unas instituciones todavía en desarrollo, entre las que se encuentran los sectores judicial y de seguridad.

Aunque el proceso de vuelta y reasentamiento de IDPs obtuvo un gran éxito, en algunas comunidades todavía persistieron las tensiones. Asimismo, aunque el inicio del proceso de reanudación del PNTL es esperanzador y la atmósfera de seguridad continúa siendo estable, todavía queda mucho que hacer para desarrollar y fortalecer las instituciones de seguridad de Timor-Leste. La creación de una situación de seguridad y estabilidad duradera dependerá de la capacidad de las instituciones de seguridad para funcionar de manera responsable y efectiva, respetando el estado de derecho y los derechos humanos. Un paquete de proyectos de ley acerca del sector de seguridad fue presentado ante el Parlamento, y la UNMIT continuó proporcionando asesoramiento y apoyo. Algunos de los desafíos principales que encuentra el gobierno en la labor de conseguir un consenso para aprobar esas leyes son: definir un papel significativo para las F-FDTL en un escenario de paz, fijar cuáles son sus relaciones con la PNTL y establecer mecanismos de responsabilidad y supervisión civil.

En 2009, el por aquel entonces Representante Especial del Secretario General, Atul Khare, continuó impulsando el desarrollo de procesos de toma de decisiones consultivas y democráticas que permitiesen la participación de un amplio sector de la población. Mientras Fretilin, el principal partido de la oposición, continuó negando públicamente la legitimidad de un gobierno de la Alianza Parlamentaria de la Mayoría (AMP), el resto de los partidos políticos siguió demostrando respeto por las instituciones del estado. El Presidente de Timor-Lete, Jose Ramos-Horta, continuó promoviendo el diálogo a través del espectro político y entre todos los sectores de la sociedad para tratar las cuestiones prioritarias a las que debía hacer frente el gobierno del país. El 9 de octubre, Timor-Leste celebró elecciones locales («suco») en un ambiente pacífico en el que sólo se produjeron incidentes menores. El equipo de apoyo electoral de las Naciones Unidas, compuesto por personal de la UNMIT y el PNUD, prestó su apoyo y proporcionó asesoramiento a través de un enfoque integrado del tipo «Una ONU». La capacidad de los organismos electorales timorenses para organizar unas elecciones con éxito demostró que la situación progresaba y que la población confiaba en los procesos electorales democráticos.

El 13 de octubre, el Parlamento debatió una «moción de no-confianza» presentada por Fretilin y su aliado KOTA. Ambos se oponían a la puesta en libertad por parte de las autoridades timorenses y a la entrega a las autoridades indonesas del líder de la antigua milicia de Laksaur, Maternus Bere, al que se le imputaban crímenes contra la humanidad. La moción fue rechazada por 39 votos contra 25. El Secretario General destacó en su informe del 2 de octubre que el modo en el que se trató el caso podría entorpecer la determinación de responsabilidades de los delitos que se llevaron a cabo en 1999. Además, reafirmó la postura de las Naciones Unidas acerca de la imposibilidad de conceder amnistía o declarar impunes los crímenes de guerra, los crímenes contra la humanidad o los genocidios.

Una familia prepara su vuelta a casa después de haber permanecido tres años en el campo Metinaro para desplazados tras la crisis de Timor-Leste

Una familia prepara su vuelta a casa después de haber permanecido tres años en el campo Metinaro para desplazados tras la crisis de Timor-Leste de abril/mayo de 2006. 18 de junio de 2009. (Foto de la ONU, realizada por Antoninho Bernardino)

Mientras el renovado diálogo político resultaba prometedor en cuestiones como indemnización a las víctimas, justicia y reconciliación, y cumplimiento de las recomendaciones de los informes de la Comisión para la Verdad, la Acogida y la Reconciliación (CAVR) y la Comisión de la Verdad y la Amistad (CTF), las víctimas y sus familias continuaron exigiendo justicia e indemnizaciones para aquellos crímenes que se habían cometido entre 1974 y 1999. El 14 de diciembre, el Parlamento encargó a su Comité A la evaluación de los informes de la CAVR y la CTF en un plazo de tres meses, así como también la creación de una institución que diseñase medidas concretas para el cumplimiento de las recomendaciones de los informes.

Las debilidades del sistema judicial continuaron afectando a la confianza de la población en el estado de derecho, incluido en el PNTL. En 2009 se completó un informe exhaustivo e independiente de las necesidades del sector judicial, cuyas recomendaciones contribuirán a la reforma del sector y a facilitar la identificación y la provisión de ayuda por parte de la comunidad internacional. El 8 de junio entró en vigor el nuevo código penal, que incorpora aspectos centrales de la ley penal internacional y normas internacionales de derechos humanos, y establece la violencia doméstica como un delito público.

El desarrollo económico y social continuó siendo fundamental para conseguir una situación duradera de paz y estabilidad en Timor-Leste. Aunque el Fondo de Petróleo del país ha sido la mayor fuente de ingresos, la UNMIT y otros compañeros de las Naciones Unidas continuaron apoyando la prudencia fiscal y la expansión del sector no petrolero de la economía. En 2009, el Parlamento adoptó leyes para reforzar el gobierno democrático, incluyendo la creación de comisiones anti-corrupción y de servicio civil.

Con respecto a la presencia de la UNMIT en un futuro, el Secretario General afirmó en su informe del 2 de octubre que cualquier modificación en el número de policías de la UNMIT deberá realizarse de modo gradual, de manera que se conserve la confianza de la población en una situación de seguridad estable. Una misión de evaluación técnica de los cuarteles generales de las Naciones Unidas debía visitar Timor-Leste en enero de 2010 para elaborar recomendaciones a medio plazo para la configuración de la UNMIT. El Secretario General debía proponer posibles modificaciones en el mandato, la composición y los efectivos de la Misión en su informe previsto para febrero de 2010. En su última comunicación al Consejo de Seguridad el 23 de octubre, el por aquel entonces Representante Especial Khare destacó que «la UNMIT y el equipo de las Naciones Unidas en el país habían tratado conscientemente de trabajar para fortalecer la capacidad y la credibilidad de las instituciones de esta joven nación», en lugar de colocarse a la cabeza en cualquier actividad. «Este enfoque supone que el progreso no es lineal, sino que depende del paso al que se desarrollan las instituciones nacionales...La clave para el éxito en Timor-Leste no es si se producen o no crisis, sino cómo se tratarán y resolverán las que puedan surgir en el futuro. El objetivo debería ser asegurase de que estas crisis sean tratadas de manera responsable, de modo que no amenacen al estado y que, por el contrario, proporcionen una oportunidad para fortalecer la cohesión social y el desarrollo».

En diciembre, el Secretario General nombró a Ameerah Haq de Bangladesh RESG para Timor-Leste y Jefa de la Misión Integrada de las Naciones Unidas en ese mismo país. Ameerah asumió su cargo el 5 de enero de 2010, en Dili.

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas © 2010