ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Operaciones de paz de las Naciones Unidas, Resumen del año 2009

La protección de civiles por parte de los responsables del mantenimiento de la paz recibe un nuevo impulso

Algunos civiles se reúnen junto a una base MINUAD en la región de Muhajeriya, Darfur. (Foto ONU)

Algunos civiles se reúnen junto a una base MINUAD en la región de Muhajeriya, Darfur. (Foto ONU)

Durante los pasados diez años, el Consejo de Seguridad de la Naciones Unidas requirió que se incluyera la «protección de los civiles» en numerosas misiones de mantenimiento de la paz. Aunque esto puede parecer un deber bastante obvio para cualquier fuerza de mantenimiento de la paz, los anteriores mandatarios no incluyeron esta actividad; incluso los actuales, que sí lo hacen, mantienen determinadas misiones en las que la definición de «protección» resulta confusa o que carecen de recursos suficientes para ponerla en práctica de la forma más adecuada. En 2009, el Consejo de Seguridad encargó a las operaciones de paz que protegieran a las mujeres y a los niños de la violencia de índole sexual que se desata en los conflictos.

El Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz y la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios realizaron un informe en el que recomiendan métodos para mejorar la puesta en práctica de los mandatos de protección en las misiones de mantenimiento de la paz. El documento, «Protección de civiles en las operaciones de mantenimiento de la paz», se puede consultar en su versión inglesa en www.unprh.unlb.org. En él se identifican las lagunas existentes entre la normativa aceptada y deseada en lo referente a la protección de civiles durante los conflictos, por un lado, y los medios que los responsables del mantenimiento de la paz tienen a su disposición, por otro.

Además, señala el informe, desde las crisis que se produjeron en Rwanda, Bosnia y Somalia durante la década de los noventa, el Consejo de Seguridad y la Secretaría de la ONU ha trabajado para mejorar la eficacia global de las operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU, incluyendo la protección de civiles. Un total de 10 operaciones de mantenimiento de la paz (ocho de ellas en curso) han recibido la orden explícita de «proteger a los civiles de la amenaza inminente de violencia física».

«La seguridad de los civiles después de los conflictos es un elemento fundamental para confirmar la legitimidad y la credibilidad de las misiones de mantenimiento de la paz de la ONU, de los acuerdos de paz que ésta ayuda a establecer y de la propia institución de las Naciones Unidas.

«Y, a pesar de ello, la Secretaría de la ONU, los países que aportan efectivos militares o de policía, los países anfitriones, los responsables de la acción humanitaria, los profesionales de los derechos humanos y las propias misiones continúan debatiendo sobre el significado de la protección de civiles en una operación de mantenimiento de la paz, tanto en la teoría como en la práctica».

El informe asegura que la «cadena de acciones» para apoyar la protección de civiles, desde la primera planificación hasta las órdenes del Consejo de Seguridad y su aplicación por parte de las misiones de mantenimiento de la paz, «se ha roto».

El Consejo de Seguridad ha establecido una normativa para la protección de civiles; no obstante, «ya se ha reconocido que este proceso no ha estado a la altura de una correspondiente mejora en las situaciones reales en las que los conflictos afectan a la población civil», indicó el informe sobre el Consejo de Seguridad por los ONG en Nueva York.

Este dilema se acentuó en 2009 cuando la Misión de las Naciones Unidas en la República Democrática del Congo (MONUC) recibió duras críticas de las ONG y de los medios de comunicación después de que se acusara a las fuerzas armadas congoleñas (FARDC) de llevar a cabo ataques contra civiles. Además de proteger a los civiles, la MONUC debía prestar apoyo al ejército nacional.

Un responsable de mantenimiento de la paz con niños refugiados sudaneses en el campamento de Oure Cassoni, Chad

Un responsable de mantenimiento de la paz con niños refugiados sudaneses en el campamento de Oure Cassoni, Chad. Octubre de 16. (Foto ONU/Olivia Grey Pritchard)

Tras un debate abierto acerca de la protección de civiles que se celebró el 11 de noviembre, el Consejo de Seguridad adoptó una resolución, la 1894, por la que se exige a las partes en los conflictos armados que cumplan las obligaciones internacionales de proteger a la población civil. Asimismo, se pide al Secretario General que se asegure de que las misiones de mantenimiento de la paz con mandatos relativos a la protección de los civiles lleven a cabo en toda la misión actividades de planificación y formación sobre la protección de los civiles, y se solicita a los países que aportan contingentes y fuerzas de policía que actúen de igual manera.

El Secretario General Ban Ki-moon declaró que las deliberaciones y decisiones del Consejo de Seguridad acerca de la protección de los civiles «han llevado a una concienciación global y han logrado avances en una parte fundamental de la misión esencial de la ONU: salvar y proteger a la población de los horrores de los conflictos armados».

Definió los cinco «retos fundamentales» para la ONU en lo referente a la protección de civiles en los conflictos armados:

Durante el debate, algunos Estados Miembros que también son países que aportan contingentes pidieron mandatos más realistas que definieran claramente las funciones y las responsabilidades de los responsables de mantenimiento de la paz en cuanto a la protección de civiles. Otros países subrayaron, tal y como lo hizo la Resolución 1894, que los países interesados tienen la responsabilidad de proteger a sus ciudadanos. Varios estados insistieron en la necesidad de aportar suficientes recursos para cumplir los mencionados mandatos.

En 2009, El DOMP y el DAAT comenzaron a trabajar en un «concepto operacional» para la protección de civiles en las misiones de mantenimiento de la paz de la ONU, lo que constituiría la base de la política oficial. El Consejo de Seguridad también encargó a las misiones de mantenimiento de la paz que combatieran la violencia de índole sexual hacia los civiles en los conflictos armados. En 2008, mediante la resolución 1820, el Consejo pidió al DOMP que reuniese pruebas de la prevalecencia de violencia sexual en los países que se hallaban sometidas al examen del Consejo. A través de la resolución 1888 del 30 de septiembre de 2009, el Consejo afirmó que «la adopción de medidas eficaces para prevenir los actos de violencia sexual y responder a ellos puede contribuir considerablemente al mantenimiento de la paz y de la seguridad internacionales. «El Consejo comunicó su intención de asegurar que las resoluciones que establecieran o renovaran mandatos de mantenimiento de la paz incluyeran disposiciones sobre una respuesta adecuada a la violencia sexual, incluyendo el nombramiento de consejeros para la protección de las mujeres.

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas © 2010