ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Operaciones de paz de las Naciones Unidas, Resumen del año 2009

Una ONU: Una familia afligida

Hédi Annabi (Túnez)  Representante Especial del Secretario General y Jefe de Misión

Hédi Annabi (Túnez) Representante Especial del Secretario General y Jefe de Misión, MINUSTAH

El 12 de enero de 2010, dos semanas antes de terminar esta publicación, cuya intención era la de cubrir los acontecimientos del año anterior, llegó la tragedia al país de Haití y a la misión de mantenimiento de la paz desplegada en ese lugar. La verdadera escala de pérdidas todavía no se conocía en el momento de redactar este documento. Esta catástrofe diezmó la misión conocida como MINUSTAH. El personal directivo, incluidos dos de los miembros más extraordinarios y queridos de las fuerzas de mantenimiento de la paz, había desaparecido. Funcionarios internacionales de países de todo el mundo yacían bajo los escombros junto con docenas de compañeros haitianos. Sea el que sea el número final de víctimas, ésta ha sido la mayor pérdida de personal de las Naciones Unidas en un único acontecimiento en los 62 años de historia del mantenimiento de la paz. Y a pesar de todo, tan pronto como la tierra dejó de temblar, los supervivientes siguieron trabajando. El pueblo de Haití, y sus compañeros, los necesitaban.

Hédi Annabi (Túnez)  Representante Especial del Secretario General y Jefe de Misión

Luiz Carlos da Costa (Brasil) Representante Especial Adjunto Principal del Secretario General

Para esta edición, habíamos decidido cambiar el titular de nuestro artículo anual sobre la MINUSTAH. En vez de la habitual perspectiva «desalentadora pero con mejorías», el titular de 2009 decía: «Una perspectiva más prometedora para Haití». En efecto, la MINUSTAH estaba consiguiendo cambiar la situación. La seguridad había mejorado. Una vida mejor para los haitianos parecía posible. Se estaban sentando las bases para llegar a una paz sostenible.

Haití no sólo era un «lugar de destino» para el personal de las operaciones de mantenimiento de la paz en rotación. Se trataba de una pasión y un lugar donde muchos, especialmente los que estaban allí trabajando recientemente, creían que las operaciones de mantenimiento de la paz estaban ayudando a mejorar, incluso tras cinco misiones diferentes en el país insular. Haití suponía un desafío para las normas y prácticas tradicionales de las operaciones de mantenimiento de la paz. Dichas operaciones de mantenimiento de la paz fueron siendo cada vez más «robustas», y los desafíos se afrontaron, de una manera creativa y amistosa en colaboración con el pueblo haitiano.

Hédi Annabi (Túnez)  Representante Especial del Secretario General y Jefe de Misión

Douglas Coates (Canadá) Comisionado Interino de Policía

Y ahora, mientras Haití empieza a recuperarse de este apocalipsis, tenemos en mente a nuestros compañeros que dieron sus vidas por el mantenimiento de la paz y por Haití. Compañeros, amigos, cónyuges, jefes, asistentes, soldados, abogados, agentes de policía, analistas políticos, supervisores de recursos humanos, administradores civiles; toda la gama de lo que es una misión de mantenimiento de la paz de la ONU estaba representada en este terrible acontecimiento. Como familia de las Naciones Unidas, hemos perdido a algunos de nuestras personas mayores más apreciadas y a muchos, muchos hermanos. Y sí, también hemos perdido algunos de los hijos pequeños.

A Hedi Annabi, uno de los profesionales del sector de la salud en el mantenimiento de la paz más respetado, y a Luiz Carlos Da Costa, que contrató y apoyó a muchos de nosotros en nuestros trabajos, y a nuestros compañeros de las Naciones Unidas en Haití, os rendimos homenaje y os decimos adiós. Siempre os echaremos de menos.

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas © 2010