ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Operaciones de paz de las Naciones Unidas, Resumen del año 2009

Mantenimiento de la paz en África

Un año de transición para MINURCAT

Agentes de la policía de las Naciones Unidas y el Détachement intégré de sécurité (DIS) de Sudán entrevistan a refugiados sudaneses en su campamento, Farchana, Chad

Agentes de la policía de las Naciones Unidas y el Détachement intégré de sécurité (DIS) de Sudán entrevistan a refugiados sudaneses en su campamento, Farchana, Chad. 24 de febrero de 2009. (Foto ONU/Olivia Grey Pritchard)

En 2009, la Misión de las Naciones Unidas en la República Centroafricana y el Chad (MINURCAT) aportó un gran complemento militar a su operación de mantenimiento de la paz, pues asumió la responsabilidad de la Fuerza de la Unión Europea (EUFOR) el 15 de marzo de 2009. En enero, el Consejo de Seguridad adoptó la resolución 1861 para autorizar el despliegue de 5.200 activos a la zona conflictiva y ayudó a crear unas condiciones propicias para la vuelta voluntaria, segura y sostenible de los refugiados (263.000 de la zona vecina de Darfur, el Sudán) y 180.000 desplazados internos , que se encuentran actualmente en campamentos del este del Chad.

A mediados de enero de 2009, los conflictos entre las facciones rebeldes y el gobierno de la República Centroafricana supusieron un nuevo influjo de refugiados del noroeste de este país a la región de Salamat, en el Chad. ACNUR estima que aproximadamente 16.000 refugiados llegaron a la zona, lo que supuso un número de 320.000 personas que recibieron ayuda humanitaria en el Chad. Un minuto antes de la medianoche, el 14 de marzo de 2009, el teniente general y comandante de fuerza Elhadji Mouhamedou Kandji (Senegal) asumió el control operacional de 2.085 efectivos de las Naciones Unidas. La fuerza se componía de 1.877 efectivos readaptados provenientes de ocho países contribuyentes de la EUFOR (Albania, Austria, Croacia, Irlanda, Finlandia, Francia, Polonia y Rusia), 140 efectivos de dos nuevos colaboradores (Gana y Togo) y 68 oficiales de plantilla de las nuevas sedes de fuerza de varios países. Al final del año, la fuerza MINURCAT había recibido efectivos de Nepal, Camboya y Mongolia, así como el hospital con tecnología punta de nivel II y personal de Noruega. La fuerza MINURCAT todavía afronta muchos objetivos para lograr una fuerza plena autorizada y cumplir con su mandato de seguridad.

Al principio del año, la misión se centró con éxito en el despliegue de una fuerza de seguridad especial del Chad, el Détachement Intégré de Sécurité (DIS), para mantener la ley y el orden en los campos de refugiados, las zonas donde se encontraban los desplazados internos y las áreas vecinas. Los 820 hombres y mujeres del DIS están ahora trabajando en la zona de la misión en 20 campamentos, emplazamientos de desplazados internos y ciudades del este del Chad. Más de 248 agentes de la policía de las Naciones Unidas de 20 países, incluyendo 26 mujeres, controlaron y aconsejaron a los desplazados internos. Los agentes de la policía internacional apoyaron a los desplazados internos patrullando en los campos de refugiados en el este del Chad, y desplegaron patrullas de tierra de observación por las zonas clave del este del Chad. La MINURCAT igualmente trabajó en el reclutamiento que llevó a cabo la policía nacional del Chad de 250 mujeres agentes para favorecer el equilibrio de sexos en la fuerza.

Al final del año, el DIS había dirigido más de 3.600 patrullas y 1.400 acompañantes de seguridad, principalmente para beneficiar a los actores humanitarios. Arrestó a más de 300 individuos que habían participado en crímenes y otros delitos, y confiscó armas y recuperó vehículos que se habían robado a organismos de la ONU y a algunos ONG. El DIS también grabó varios casos de infiltración de personas armadas en los campos de refugiados, y trató de controlar esta amenaza colocando puntos de control de seguridad alrededor de los campamentos.

Expertos de la ONU también proporcionaron apoyo para mejorar el funcionamiento de los tribunales en el este del Chad. En julio, la Corte Criminal de Abéché, con el apoyo de la MINURCAT, el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas (PNUD) y ACNUR, completó una sesión de seis semanas en la que se trataron 42 casos criminales. Se llevaron a juicio a 107 acusados, representados por el abogado defensor, con sentencias que pedían desde 5 años de pena hasta la cadena perpetua. La MINURCAT también proporcionó ayuda técnica para las vistas del tribunal móvil en Goz Beïda y Farchana, incluyendo la preparación de los documentos de la corte. Durante julio y agosto, se rehabilitaron las instalaciones de la corte en Iriba y Goz beïda con la ayuda de la MINURCAT y PNUD. Para mejorar las infraestructuras de la cárcel, la MINURCAT creó proyectos para fomentar la seguridad y mejorar las condiciones de vida de las mujeres presas en la cárcel de Abéché, así como para reconstruir las instalaciones de detención de Iriba.

La MINURCAT lanzó campañas de sensibilización sobre la mutilación genital femenina, la violencia sexual y de género y los matrimonios forzados, destinadas a los desplazados internos y a las comunidades de refugiados, así como a las autoridades locales. La guardia civil comenzó investigaciones criminales sobre tres casos de violación después de que el DIS arrestara a los culpables y los transfiriera a la justicia de la paz.

La MINURCAT, UNICEF, ACNUR y PNUD realizaron visitas conjuntas de verificación en campos de refugiados y zonas donde se encontraban desplazados internos para apoyar los esfuerzos que llevaba a cabo el gobierno con el fin de erradicar el reclutamiento de niños por parte de grupos armados. Asimismo, la MINURCAT secundó la reconciliación local y el diálogo entre comunidades en el este del Chad. En muchas zonas del este, las tensiones subyacentes entre tribus y las disputas entre agricultores y pastores nómadas, provocadas por la lucha por los escasos recursos, se han visto intensificadas por el desplazamiento de comunidades y la prevalencia de las armas. Algunas iniciativas creadas para promover el diálogo han dado como resultado la creación de comités de prevención de conflictos y ceremonias de reconciliación en varias zonas del este del Chad, asoladas anteriormente por conflictos étnicos.

Mientras que el año 2009 fue un año de transición para la nueva operación de mantenimiento de la paz de la ONU, el próximo año debería estar marcado por la consolidación de su presencia en las zonas donde se realizan las operaciones. Continúan las importantes preparaciones para acomodar a las tropas que aún están por llegar y a los civiles que se necesitan para lograr los objetivos de seguridad establecidos por el Consejo de Seguridad.

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas © 2010