ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Operaciones de paz de las Naciones Unidas, Resumen del año 2009

Iraq: Sobrellevando un «trabajo de titanes»

El personal electoral de las Naciones Unidas en una oficina electoral en Erbil, Iraq

El personal electoral de las Naciones Unidas en una oficina electoral en Erbil, Iraq. 25 de julio de 2009. (Foto de la ONU, realizada por Rick Bajornas)

En 2009, la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas para el Iraq (UNAMI) realizó un progreso significativo en el cumplimiento del mandato asignado por el Consejo de Seguridad, bajo la resolución 1830 (2008) y la posterior resolución 1883 (2009), en materia de facilitación política, elecciones, diálogo regional, derechos humanos y reconstrucción y desarrollo.

Elecciones

Una de las actividades prioritarias de la UNAMI en 2009 fue ayudar a preparar las elecciones nacionales, previstas para el 7 de marzo de 2010. Estas elecciones pondrían fin al primer mandato completo de un parlamento elegido libremente por primera vez en toda la historia del país. El Secretario General Ban Ki-moon declaró que creía firmemente que estas elecciones «representan una oportunidad histórica para Iraq y un paso esencial para alcanzar la reconciliación nacional. Asimismo, contribuirán al progreso político del país y podrían avanzar hacia el fortalecimiento de su soberanía e independencia. La UNAMI también apoyó la celebración de elecciones provinciales en 14 de las 18 provincias, así como las elecciones presidenciales y parlamentarias en la región kurda de Iraq. Dado que el ambiente político y de seguridad que vivía el país era realmente delicado, el Secretario General se refirió al progreso alcanzado en el frente electoral como un «logro extraordinario».

El Consejo de Seguridad encargó a la UNAMI que asesorase, apoyase y ayudase al Gobierno de Iraq y a la Alta Comisión Electoral Independiente (IHEC) en el desarrollo de procesos para celebrar elecciones y referéndum. La UNAMI ha centrado sus esfuerzos en el fortalecimiento institucional de la Alta Comisión Electoral Independiente. Además, dirige el Equipo Internacional de Asistencia Electoral (IEAT), compuesto por asesores internacionales provenientes de varias organizaciones. Los asesores electorales de la UNAMI han compartido sus conocimientos de administración electoral para ayudar a la IHEC a celebrar unas elecciones creíbles que el pueblo iraquí esté dispuesto a aceptar. Además, la IEAT se esfuerza por apoyar los procesos que refuerzan la independencia, transparencia y credibilidad de la IHEC. Este apoyo incluye la actualización del registro de votantes, así como el desarrollo de una campaña educativa a nivel nacional dirigida a estos electores. Más de 1,5 millones de iraquíes acudieron a uno de las 1.082 colegios electorales para registrar o confirmar sus datos personales. Asimismo, se distribuyeron por todo el país 18 millones de folletos informativos para los votantes.

Tal y como expresó el Representante Especial del Secretario General, Ad Melkert, cuando se dirigió al Consejo de Seguridad en noviembre, asegurar el cumplimiento de las normas básicas en las elecciones nacionales sería «un trabajo de titanes». (En julio, Melkert sucedió en el cargo al RESG Staffan di Mistura).

Asimismo, afirmó que «el éxito no estaba garantizado, dado que tanto fuerzas internas como externas continúan imponiendo su programa de división y destrucción. Sin embargo, la población iraquí desea participar en el diseño del futuro y elegir a sus dirigentes de manera democrática».

Los desacuerdos existentes dentro del Consejo de Representantes de Iraq provocaron demoras en la aprobación de la ley electoral, lo que atrasó varios meses la celebración de elecciones nacionales. Las elecciones debían celebrarse antes del 15 de marzo de 2010, día en que finaliza el mandato del parlamento actual. En diciembre, gracias a los esfuerzos realizados por el RESG Melkert, la UNAMI ayudó a los dirigentes iraquíes comprometerse con una serie de cuestiones problemáticas, incluida la asignación de escaños. Del mismo modo, acordó introducir una serie de enmiendas en la ley electoral. Posteriormente, el Consejo de Representantes adoptó la ley que había sido enmendada, y el Consejo Presidencial fijó la celebración de las elecciones el 7 de marzo de 2010.

Disputa por las fronteras internas

En 2009, la UNAMI se implicó activamente en la búsqueda de una solución a la problemática de las fronteras internas. Para ello, debía abordar un cierto número de cuestiones como la delineación de fronteras territoriales, las competencias y responsabilidades federales y provinciales, el reparto de ingresos, la extracción de petróleo, la prestación de servicios y las disposiciones de seguridad. Si estas cuestiones no se solucionan, «el nuevo Iraq siempre correrá el riesgo de volver a sufrir un conflicto fundamentalmente desestabilizador», declaró el RESG Melkert al Consejo.

En julio, bajo los auspicios de la UNAMI, se estableció un equipo especial de alto nivel para reunir a los representantes del Gobierno de Iraq y del Gobierno Regional del Kurdistán Iraquí con el objetivo de llegar a un acuerdo acerca de cuestiones de mutuo interés y de identificar posibles medidas de fomento de la confianza. A final de año, se había progresado en varias cuestiones como en la adopción de medidas para agilizar las reclamaciones sobre propiedades, la mejora de los procedimientos de detención y la garantía del derecho a la educación en la lengua materna.

Crecimiento económico y progreso social

El objetivo de los esfuerzos políticos de la UNAMI ha sido crear una atmósfera de crecimiento económico y progreso social, particularmente ayudando al Gobierno de Iraq para la creación de un plan nacional de desarrollo (PND). El equipo de las Naciones Unidas en el país presentó su primer proceso de evaluación común (CCA) para Iraq, centrado en tres cuestiones fundamentales: gobierno, crecimiento económico inclusivo y servicios básicos. Tanto el PND como el CCA fueron incorporados al Marco de Asistencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo (UNDAF) 2010-2014, con el objetivo de mantener en el futuro un enfoque armonioso del desarrollo sostenido.

Un nuevo periodo de inversiones potenciales en crecimiento económico y progreso social comenzó en noviembre, con la reunión del Comité de Donantes al Mecanismo del Fondo Internacional para la Reconstrucción de Iraq (IRFFI), donde se debatieron nuevos mecanismo de financiación y coordinación, incluida la creación de un fondo fiduciario de donantes múltiples basado en los logros del Fondo para la Reconstrucción. En noviembre, en una reunión celebrada en Bagdad entre el Gobierno de Iraq y los representantes de la comunidad de donantes, se decidió comenzar una nueva colaboración entre Iraq y la comunidad internacional, con Iraq a la cabeza, basada en los logros del Pacto Internacional para Iraq.

Las Naciones Unidas también llevaron a cabo otras actividades para fortalecer el gobierno y el estado de derecho en Iraq, ayudando en la preparación de la primera estrategia nacional anticorrupción iraquí, que definía varias áreas de intervención, incluida la financiación de partidos políticos y elecciones y un código de conducta para la función pública.

Cooperación regional

El fomento de la cooperación regional fue otra de las actividades clave de la UNAMI. La misión ha tratado de ayudar a Iraq y a Kuwait a normalizar sus relaciones y a dirigir las obligaciones del primero, definidas por el Consejo de Seguridad, hacia su vecino. Se espera que los progresos que se consigan a este respecto puedan ayudar a crear un ambiente propicio para la normalización de la posición de Iraq dentro de la comunidad internacional, y a retirar, siempre que el Consejo de Seguridad lo apruebe, las disposiciones del Capítulo VII sobre Iraq desde la entrada en vigor de la resolución 661 (1990). La UNAMI también ha continuado trabajando para promover y apoyar la cooperación regional en otras áreas, particularmente en la gestión de recursos hídricos con Turquía, Siria e Irán.

Fomento de los derechos humanos

A lo largo del año, la protección y el fomento de los derechos humanos ha sido una de las prioridades de la UNAMI. En su 15º informe en materia de derechos humanos para el periodo enero-junio de 2009, la UNAMI subrayó que se habían producido mejoras, pero que todavía quedaba mucho por hacer a este respecto. Del mismo modo, incidió especialmente en las cuestiones relacionadas con el estado de derecho y la impunidad, la reimplantación de la pena de muerte, la situación en las prisiones y en los centros de detención y las denuncias de torturas. Asimismo, la UNAMI continuó proporcionando ayuda para fomentar la capacidad de los ministerios iraquíes, y apoyó la creación de una Comisión Iraquí de Derechos Humanos.

Las Naciones Unidas continúan comprometidas a ayudar al pueblo de Iraq a reconstruir su país y alcanzar una paz y estabilidad duraderas.

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas © 2010