ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Operaciones de paz de las Naciones Unidas, Resumen del año 2009

Introducción: Nuevas estrategias para ayudar a las operaciones de paz a que cumplan con las exigencias de hoy

Un transporte blindado de tropas es transportado en Kerfi (Chad oriental) bajo la mirada de un vecino y de su burro

Un transporte blindado de tropas es transportado en Kerfi (Chad oriental) bajo la mirada de un vecino y de su burro. Nyamena (Chad) (Foto ONU/Olivia Grey Pritchard)

La respuesta de las Naciones Unidas a los conflictos y las crisis políticas evolucionó en 2009, ya que una vez más las operaciones de paz de las Naciones Unidas fueron el epicentro de los esfuerzos internacionales destinados a proteger a los más vulnerables y cuidar la frágil paz en el mundo entero.

Con el mayor despliegue en tierra, los Departamentos de Operaciones de Mantenimiento de la Paz y de Apoyo a las Actividades sobre el Terreno iniciaron un gran esfuerzo de reforma para perfeccionar el instrumento conocido como mantenimiento de la paz, que es la actividad emblemática de paz y seguridad de la Organización.

Al mismo tiempo, en el Departamento de Asuntos Políticos (DAP) y en las entidades de Consolidación de la Paz de las Naciones Unidas otros instrumentos estaban siendo depurados para una mejor prevención del surgimiento o resurgimiento de conflictos, a fin de reducir la dependencia y la tensión a las que está expuesto el mantenimiento de la paz.

Esta publicación se ocupa de las operaciones de paz sobre el terreno, como las operaciones de mantenimiento de la paz dirigidas por el Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz (DOMP) y las oficinas para las misiones políticas y apoyo a la consolidación de la paz dirigidas por el Departamento de Asuntos Políticos. Estos dos tipos de operaciones de paz están respaldos por el Departamento de Apoyo a las Actividades sobre el Terreno (DAAT), el cual, a su vez, pasa por un proceso que busca concebir una nueva estrategia para prestar un apoyo más eficaz a sus extensas, diferentes y remotas operaciones.

El Secretario General, Ban Ki-moon, equiparó su visión de cambios en el sistema de paz y seguridad de las Naciones Unidas con las renovaciones físicas, que empezaron a tener lugar en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York en 2009, comunicándoles a los líderes mundiales reunidos en septiembre de 2009 en la Asamblea General:

«Nuestras instalaciones de las Naciones Unidas serán completamente renovadas. Nuestra ambición común es hacer de esta renovación exterior el símbolo de nuestra renovación interior.

«Por eso hemos puesto tanto empeño en la construcción de una Organización más fuerte en pro de un mundo mejor. Hemos hecho progresos en la iniciativa de cumplir como una sola Naciones Unidas..

«Hemos dado pasos decisivos en el logro de consolidaciones de la paz satisfactorias, de modo que las sociedades que salen de situaciones de guerra no retrocedan y caigan de nuevo en el conflicto. Hemos perfeccionado nuestros mecanismos de mediación y diplomacia, a fin de poder atajar las crisis antes de que se conviertan en tragedias más grandes y más costosas. Hemos creado el Departamento de Apoyo a las Actividades sobre el Terreno y estamos poniendo a punto una nueva estrategia de mantenimiento de la paz denominada «Nuevos Horizontes» que dará mayor agilidad y eficacia a nuestras actividades de mantenimiento de la paz.

Barcos brasileños y uruguayos se van de la isla Grosses Cayes

Barcos brasileños y uruguayos parten de la isla Grosses Cayes. Las fuerzas de mantenimiento de la paz de la ONU brasileñas, en coordinación con las fuerzas de mantenimiento de la paz de la ONU uruguayas, proporcionan comida y asistencia médica a dos comunidades aisladas en la isla Grosses Cayes. Les Cayes (Haití). Enero de 2009. (Foto ONU/Marco Dormino)

«En esta empresa, necesitamos el firme apoyo de los Estados Miembros, del mismo modo que necesitamos su apoyo para garantizar la seguridad de nuestro personal que tan valientemente presta servicios en lugares peligrosos. Demasiados perdieron la vida luchando por las causas a las que todos servimos».

Hoy en día las operaciones de paz de las Naciones Unidas verdaderamente representan un esfuerzo global. A finales de 2009, más de 120.000 hombres y mujeres de 116 países diferentes servían bajo la bandera azul en 15 operaciones de mantenimiento de la paz y en dos misiones políticas especiales, dirigidas por el DOMP en África, Asia, Europa y el Oriente Medio; un récord histórico. (El DAP estaba poniendo en servicio otras 11 misiones políticas u oficinas de apoyo a la consolidación de la paz sobre el terreno.) Y este crecimiento no sólo es numérico: hoy en día, cada vez se llama a filas a más fuerzas de mantenimiento de la paz y personal de operaciones de paz para enviarles a entornos desolados y precarios y para que realicen tareas cada vez más complejas y de carácter delicado. Sin embargo, el cumplimiento de estos mandatos tiene su precio: sólo en 2009, más de 100 miembros del personal de las Naciones Unidas fallecieron en operaciones de paz de la ONU.

Definir los parámetros del mantenimiento de la paz con el fin de hacerlo más efectivo en lo que respecta a conflictos mundiales contemporáneos, recursos escasos y altas expectativas de éxito es parte del objetivo de la iniciativa Nuevos Horizontes, un diálogo de gran alcance entre todos los socios del mantenimiento de la paz. Alain Le Roy y Susana Malcorra, Secretarios Generales Adjuntos de Operaciones de Mantenimiento de la Paz y de Apoyo a las Actividades sobre el Terreno, lanzaron la iniciativa este año.

«Durante el pasado año ha habido un intenso y amplio debate en las Naciones Unidas sobre cómo podemos afrontar estos desafíos», dijo el Sr. Le Roy. «Lo que ha demostrado este debate es la fortaleza del compromiso mundial con el mantenimiento de la paz en las Naciones Unidas. Sin embargo, también ha puesto de relieve la presión a la que está sometido el sistema de mantenimiento de la paz».

Entre otros progresos del pasado año está el homenaje al papel de la mujer en el mantenimiento de la paz durante el Día Internacional del Personal de Paz de las Naciones Unidas. Por ello, y coincidiendo en 2010 con el décimo aniversario de la resolución 1325 del Consejo de Seguridad, sin duda el papel de la mujer recibirá mucha más atención en los diferentes procesos de paz el año que viene.

Las misiones de mantenimiento de la paz han recibido la nueva orden de proteger a toda mujer y niño de la violencia sexual durante los conflictos armados gracias a la resolución 1888 del Consejo de Seguridad, aprobada por unanimidad en septiembre de 2009. El Secretario General Ban Ki-moon la calificó como «un llamamiento a la acción (y) una plataforma ambiciosa con el objetivo de intensificar esta lucha». El año anterior, mediante la resolución 1820, el Consejo había determinado que el uso de la violencia sexual en los conflictos constituye una amenaza para la paz y la seguridad sostenibles. Se les encargó a las operaciones de mantenimiento de la paz que informasen y impidiesen en la medida de lo posible, cualquier violencia sexual que pudiera ocurrir en situaciones de conflicto o post-conflicto donde estuvieran desplegadas.

En 2009, también se investigó y evaluó cómo las fuerzas de mantenimiento de la paz, entre otras, pueden cumplir los mandatos del Consejo de Seguridad sobre la protección de civiles en general. A finales de diciembre se publicó un informe independiente, comisionado por el DOMP y por la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCAH), con el que se prometió formar una base para reforzar la capacidad del personal de las Naciones Unidas y así cumplir esos importantes mandatos. En la República Democrática del Congo, la necesidad de acabar con un problema tan grave fue particularmente importante. Ante mandatos que indicaban proteger a los civiles y apoyar a las fuerzas armadas nacionales del gobierno de la República Democrática del Congo, elegido democráticamente, la misión de las Naciones Unidas, la MONUC, se encontró con el difícil dilema de cumplir estas dos tareas básicas en 2009, cuando al ejército congoleño se le acusó de cometer crímenes contra civiles, durante las operaciones respaldadas por la MONUC.

Las Naciones Unidas también tuvieron que afrontar desafíos complejos relacionados con la paz y la seguridad en África, y por ello se reforzó la cooperación y el apoyo a las misiones de mantenimiento de la paz de la Unión Africana, en 2009 en particular en Somalia y Darfur.

El Departamento de Asuntos Políticos también puso especial interés en las operaciones sobre el terreno en 2009. El Secretario General Ban Ki-moon había encargado al DAP el desarrollo de instrumentos políticos de diplomacia y mediación para reducir el gran coste de los conflictos y las situaciones posteriores, y para convertir al DAP en una plataforma más operacional y con más movilidad que trate la prevención de conflictos, el establecimiento de la paz y el mantenimiento de la paz en situaciones de post-conflicto, según el Secretario General Adjunto del DAP, el Sr. B Lynn Pascoe. Para el DAP, esto supuso adoptar una cultura de acción más fuerte; profesionalizar la mediación y reforzar la ayuda electoral (dos instrumentos para evitar los conflictos); reforzar la gestión y el personal de las operaciones sobre el terreno, y las alianzas tanto dentro como fuera del sistema de las Naciones Unidas.

La Comisión, el Fondo y la Oficina de Apoyo a la Consolidación de la Paz, trabajando de manera conjunta con el DAP y el DOMP, también aceptaron nuevas misiones y prestaron apoyo a nuevas estrategias y proyectos destinados a las situaciones de posconflicto propuestas por autoridades nacionales en varios países para seguir recibiendo ayuda después de que las fuerzas de mantenimiento de la paz se marchen. El DOMP también empezó a decidir qué tareas de consolidación de la paz debían y podían realizar las fuerzas de mantenimiento de la paz, y cómo desplegar el personal civil con mayor rapidez para reforzar el estado de derecho en un país con una situación de posconflicto.

En su segundo año, la Oficina de Fomento del Estado de Derecho y de las Instituciones de Seguridad del DOMP (OROLSI) apoyó a las misiones de las Naciones Unidas para ayudar a las autoridades nacionales a consolidar una paz duradera, estableciendo unos sistemas de justicia y seguridad. Con un enfoque integral al estado de derecho en lo que se refiere al mantenimiento de la paz, la OROLSI reúne bajo una misma entidad el desarme, la desmovilización y la reintegración de combatientes; capacitación y apoyo a la policía, a oficiales de justicia y a oficiales penitenciarios; la reforma del sector de seguridad y la remoción de minas y de municiones explosivas sin detonar. Como le dijo el Secretario General Ban Ki-moon a una audiencia en Irlanda en 2009, «somos... la única organización que puede desplegar amplias operaciones de paz integrando componentes militares, policiales y civiles».

En 2010, las Naciones Unidas seguirán reforzando su amplio sistema de paz y seguridad, mientras que las tareas de las operaciones de paz muy seguramente llegarán a ser aún más decisivas, complejas y solicitadas.

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas © 2010