ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Operaciones de paz de las Naciones Unidas, Resumen del año 2009

Finaliza la Misión de Observación de las Naciones Unidas en Georgia

Observadores militares de la Misión de Observación de las Naciones Unidas en Georgia (UNOMIG) realizan ejercicios de supervivencia en las montañas del Caucazo, Georgia

Observadores militares de la Misión de Observación de las Naciones Unidas en Georgia (UNOMIG) realizan ejercicios de supervivencia en las montañas del Cáucaso, Georgia. 1 de marzo de 2004.(Foto de la ONU, realizada por Justyna Melnikiewicz)

La Misión de Mantenimiento de la Paz de las Naciones Unidas en Georgia finalizó 15 de julio de 2009. El Consejo de Seguridad resolvió no prorrogar el mandato de la Misión de Observación de las Naciones Unidas en Georgia (UNOMIG) debido al veto de uno de sus miembros permanentes. Diez países habían votado a favor de una resolución que prolongase la Misión, mientras que otros cuatro se abstuvieron.

En un comunicado realizado por su Portavoz tras las votaciones, el Secretario General Ban Ki-moon afirmó que «lamentaba que el Consejo de Seguridad no hubiese aprobado el paquete de propuestas prácticas y realistas que él mismo le había presentado con el objeto de contribuir a la estabilización de la situación en la zona». También expresó su agradecimiento más profundo por el compromiso que la Misión había presentado con respecto a la paz y la seguridad y la contribución que había realizado a estos aspectos durante los últimos quince años.

La UNOMIG fue creada en agosto de 1993 con el objetivo de supervisar el cumplimiento del acuerdo de alto el fuego creado tras el comienzo de las hostilidades entre el Gobierno de Georgia y las autoridades Abjasias que luchaban para separar Abjasia de la República de Georgia. Posteriormente, se amplió el mandato de la misión para controlar y comprobar que las partes cumpliesen el Acuerdo para el Alto el Fuego y la Separación de Fuerzas firmado en Moscú el 14 de mayo de 1994. Aunque la UNOMIG no desarrollaba ninguna operación en las proximidades de Osetia del Sur, otra región de Georgia controlada por independentistas, los dramáticos acontecimientos que tuvieron lugar en ella en agosto de 2008, y otros que sucedieron posteriormente como el reconocimiento por parte de la Federación de Rusia de la independencia de Abjasia y de Osetia del Sur y la retirada de Georgia del Acuerdo para el Alto el Fuego y la Separación de Fuerzas firmado en Moscú en 1994, afectaron de manera considerable al contexto en el que la UNOMIG llevaba a cabo sus funciones. El régimen de seguridad en la zona de conflicto de Georgia-Abjasia, basado en el Acuerdo de Moscú, continuó deteriorándose. El 15 de octubre de 2008, la CEI cesó la actividad de las Fuerzas Colectivas de Mantenimiento de la Paz de la Comunidad de Estados Independientes (CEI), que habían estado presentes en la zona de conflicto durante los últimos 14 años. La Federación de Rusia mantuvo fuerzas armadas desplegadas en la zona de conflicto controlada por los Abjasos. Las fuerzas de Georgia y Abjasia, provistas de armamento pesado, estaban desplegadas en sus respectivos lados de la línea de alto el fuego. Las tensiones que todavía existían en las relaciones entre Georgia y la Federación de Rusia continuaron perjudicando a la situación general de la región. En dos ocasiones, el 9 de octubre de 2008 y el 15 de febrero de 2009, el Consejo de Seguridad amplió el mandato de la misión por un periodo de cuatro meses. La última prórroga finalizó el 15 de julio de 2009. Como consecuencia de estas ampliaciones y a pesar de los nuevos desafíos que surgieron tras los acontecimientos de agosto de 2008, la misión continuó desarrollando sus funciones en su área de responsabilidad, incluyendo actividades de patrullaje, observación y enlace con las partes.

Durante el primer semestre de 2009, el componente militar de la UNOMIG continuó supervisando el cumplimiento del Acuerdo de Moscú de 1994. Los observadores militares realizaron actividades de patrullaje en los sectores de Gali y Zugdidi para examinar la situación e investigar los incidentes. Sin embargo, debido a la retirada de las Fuerzas de Mantenimiento de la Paz del CEI y las fuerzas de Georgia que proporcionaban garantías de seguridad a las patrullas de las Naciones Unidas, se realizaron pocos patrullajes en el valle del Kodori. Como consecuencia de la interrupción del diálogo entre las partes y la retirada de Georgia del Acuerdo de Moscú de 1994, la participación en las reuniones cuatripartitas del Grupo Mixto de Investigación y en las reuniones del Grupo de Trabajo I del Consejo de Coordinación fue imposible.

El componente policial de las Naciones Unidas prestó ayuda a ambas partes para mantener el orden en los distritos de Gali y Zugdidi. El objetivo prioritario era contribuir a la creación de condiciones propicias para el retorno seguro y digno de desplazados internos y refugiados. Para ello se asesoró, se observó y se proporcionó formación y equipamiento a los organismos locales encargados del cumplimiento de la ley. Del mismo modo, se facilitó la cooperación a través de la línea de alto el fuego para favorecer el orden y combatir la delincuencia. La UNOMIG continuó apoyando el proceso en lo referente al arreglo político del conflicto entre Georgia y Abjasia, al retorno seguro y digno de desplazados internos y refugiados a sus lugares de residencia permanente anteriores y a un respeto creciente a los derechos humanos. Este componente realizaba actividades en el ámbito político, civil y de derechos humanos en las zonas que se encontraban bajo su mandato. El conseguir que las partes entablasen un diálogo directo acerca de cuestiones sustantivas, cooperación económica, medidas de fomento de la confianza, cuestiones humanitarias y observación y protección de los derechos humanos continuó siendo el objetivo prioritario. De acuerdo con los acuerdos alcanzados el 12 de agosto y el 8 de septiembre de 2008 bajo los auspicios de la presidencia de la Unión Europea, las partes participaron en unos debates internacionales en Ginebra, que comenzaron el 15 de octubre de 2008 bajo la co-presidencia de la Unión Europea, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa y las Naciones Unidas, representadas por el Representante Especial del Secretario General. Los debates se realizaron en dos grupos de trabajo: en el grupo I se trataron cuestiones de estabilidad y seguridad, y en el grupo II se debatió acerca del retorno de desplazados internos y refugiados.

La oficina de derechos humanos realizaba actividades relacionadas con la observación de la situación de los derechos humanos en la zona en la que realizan su mandato, especialmente en el distrito de Gali, centrándose en la prevención de violaciones de los derechos humanos. Del mismo modo, proporcionaba servicios de asesoramiento legal a la población local y controlaba los tribunales y los pabellones penitenciarios. Además, la oficina ponía en práctica proyectos de fomento de la capacidad y otras iniciativas a nivel local dirigidas a la población local, incluyendo aquellas destinadas a los grupos desfavorecidos que residen en zonas aisladas. En mayo de 2009, el Secretario General presentó al Consejo de Seguridad un paquete de recomendaciones relativas a las futuras actividades de la misión y al futuro régimen de seguridad en la zona de operaciones de la UNOMIG. Sin embargo, los miembros del Consejo no llegaron a un acuerdo acerca de las mencionadas recomendaciones y el mandato de la misión no se amplió más allá del 15 de junio de 2009.

Tras el cese de la UNOMIG, las Naciones Unidas han continuado estando presentes en el marco de los debates de Ginebra para actuar de enlace con las partes y los participantes internacionales. Del mismo modo, han seguido desarrollando sus actividades en el frente humanitario.

La fuerza máxima autorizada de la UNOMIG constaba de 136 observadores militares, 20 agentes de policía, 114 trabajadores internacionales, 211 trabajadores locales y un Voluntario de las Naciones Unidas. Durante un periodo de casi 16 años, cientos de observadores militares de las Naciones Unidas, policías y personal internacional y local sirvieron dentro de la UNOMIG. Doce personas pertenecientes al personal de la UNOMIG perdieron la vida mientras servían en la misión.

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas © 2010