ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Operaciones de paz de las Naciones Unidas, Resumen del año 2009

Allanando el camino de la paz en Chipre

El Representante Especial del Secretario General, Alexander Downer, junto con los líderes chipriotas Demetris Christofias (a la izquierda) y Mehmet Ali Talat (a la derecha) se dirigen a los medios de comunicación cuando las conversaciones de paz se intensifican en enero de 2009

El Representante Especial del Secretario General, Alexander Downer, junto con los líderes chipriotas Demetris Christofias (a la izquierda) y Mehmet Ali Talat (a la derecha) se dirigen a los medios de comunicación cuando las conversaciones de paz se intensifican en enero de 2009. Zona Protegida de las Naciones Unidas, Nicosia, Chipre.(Foto ONU)

La Fuerza de las Naciones Unidas para el Mantenimiento de la Paz en Chipre (UNFICYP), la tercera operación de mantenimiento de la paz más antigua de la ONU (después de la ONUVT y el UNMOGIP), celebró su 45 cumpleaños en 2009. Aunque el acontecimiento no constituyó una causa de celebración en sí mismo, sí sirvió como evidencia del éxito obtenido por los miles de hombres y mujeres de todo el mundo que durante décadas ayudaron a mantener la estabilidad y la calma en la agitada isla del este del Mediterráneo bajo la bandera azul de las Naciones Unidas. Este aniversario se vivió con tranquilidad, ya que se produjo en un momento en el que las dos comunidades principales de la isla volvían a estar inmersas en un proceso con el objetivo superar sus diferencias y reunificar el país. Este último intento de obtener un arreglo amplio y global en Chipre aumentó las esperanzas de la comunidad internacional. No obstante, un año después de su comienzo, las conversaciones directas de paz no avanzaban tan rápido como algunos esperaban. Sin embargo, se ha producido un progreso considerable que llevó al Secretario General a subrayar durante su estancia en Grecia en noviembre de 2009 que, a pesar de que todavía existen muchos desafíos, continuaba siendo «prudentemente optimista» respecto a las posibilidades de que se produjese un arreglo.

Uno de los desafíos principales que debe afrontar el proceso de paz es la desconfianza que todavía existe en diversos aspectos de la relación entre Grecia y el sector turco chipriota. Un ejemplo es el retraso a la hora de abrir un paso simbólico entre las dos partes en el noroeste de la isla. La apertura del paso de Limnitis/Yesilirmak, considerado esencial desde un punto de vista económico por los residentes locales de ambas partes, se acordó en marzo de 2008, cuando los dos líderes se reunieron para iniciar una serie de encuentros. Éstos desembocaron en el desarrollo de unas sólidas negociaciones que comenzaron en septiembre de ese mismo año. Un año después, tras meses de recriminaciones y acusaciones, el paso todavía no se había abierto. Parecía que la iniciativa, que había nacido para fomentar la confianza entre los dos bandos, la estaba destruyendo.

Además, el paso de Limnitis/Yesilirmak no era la única medida para fomentar la confianza que había sido temporalmente suspendida. En mayo de 2009, el Secretario General indicó en su informe semestral acerca de la UNFICYP que estaba decepcionado, ya que las partes habían hecho pocos avances en la implementación de las casi dos docenas de medidas para fomentar la confianza acordadas durante la fase preparatoria de las conversaciones. «La aparente falta de voluntad política para implementar las medidas acordadas dificulta la labor de conseguir apoyo público para el proceso y crear una mejor atmósfera intercomunitaria fundamental para que sea posible la existencia de un futuro Chipre unificado», escribió.

En medio de una preocupación creciente acerca de las perspectivas de las conversaciones de paz, la apertura del paso de Limnitis/Yesilirmak, que UNFICYP había ayudado a crear, fue acogida no solamente con alivio, sino también con un renovado optimismo acerca de la posibilidad de que se produjese un acuerdo duradero. Como había ocurrido el año anterior con la apertura del famoso paso de la calle Ledra, se volvieron a superar obstáculos que una vez se habían visto como imposibles, lo que constituyó el indicio potencial de que existiese una cooperación futura entre ambos bandos. El acuerdo para abrir este nuevo paso fue otra muestra de la voluntad política y de liderazgo que el Secretario General elogió de los líderes de las dos comunidades, el greco chipriota Demetris Christofias y el turco chipriota Mehmet Ali Talat. El Asesor Especial del Secretario General para Chipre, Alexander Downer, lideraba el esfuerzo político de las Naciones Unidas en la zona, para lo que juntó a los líderes chipriotas en más de 50 ocasiones con el objetivo de entablar conversaciones directas.

A finales de 2009, todavía no existía una fecha fija para la conclusión de las conversaciones de paz, que habían entrado en una segunda fase. La UNFICYP y la Misión de Buenos Oficios del Secretario General en Chipre trabajaban mano a mano para facilitar las negociaciones, con la garantía del Secretario General de que continuaría apoyando firmemente a ambos bandos en la obtención de un arreglo conjunto. En el caso de que se consiga un arreglo que sea aceptado por los votantes de ambos lados de la isla, es probable que la experiencia de casi medio siglo de la UNFICYP se aproveche para ayudar a Chipre a realizar la transición hacia un país al fin unificado.

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas © 2010