ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Operaciones de paz de las Naciones Unidas, Resumen del año 2009

Consolidación de la paz: consolidando los logros del mantenimiento de la paz

El proyecto del Fondo para la Consolidación de la paz facilita a las mujeres de la prisión central de Mpimba uniformes y mantas nuevas, Bujumbura, Burundi

Un proyecto del Fondo para la Consolidación de la paz facilita a las mujeres de la prisión central de Mpimba uniformes y mantas nuevas, Bujumbura, Burundi. 10 de noviembre de 2009. (Foto ONU/Sylvain Liechti)

Los encargados de la organización para la consolidación de la paz de las Naciones Unidas en 2006 (la Comisión de Consolidación de la Paz, la Oficina de Fondo y Apoyo) estuvieron particularmente activos en 2009 para prestar apoyo y mantener el trabajo político y de mantenimiento de la paz que realiza la ONU en países después de un conflicto. Igualmente, el Secretario General Ban Ki-moon diseñó una estrategia para prestar apoyo a los esfuerzos nacionales, y asegurar así la paz de una manera más rápida y efectiva.

En su informe «Consolidación de la paz inmediatamente después de los conflictos» publicado en julio, el Secretario General Ban Ki-moon también estableció un programa para «asegurar la consolidación de la paz y aportar una respuesta más rápida y efectiva en el período inmediatamente después a un conflicto». En el contexto de la crisis económica que afecta a los más vulnerables, aseguró que «hay una nueva urgencia de doblar los esfuerzos y asegurar que los recursos se utilizan de manera más eficiente promoviendo una respuesta más coherente, efectiva y centrada». El informe del Secretario General se centró en los dos primeros años de después de un conflicto. Escribió que «satisfaciendo las exigencias de seguridad, reforzando el proceso político, estableciendo la paz y fortaleciendo la capacidad nacional, podemos ayudar a los actores nacionales a poner en marcha unas dinámicas positivas desde el principio».

La Comisión de Consolidación de la Paz (CCP) se centró en los países que actualmente forman parte de su programa, entre ellos Burundi, la República Centroafricana, Guinea-Bissau y Sierra Leona. La CCP presta apoyo a los esfuerzos de consolidación de la paz de la ONU proporcionando atención internacional sostenida, movilizando recursos y fortaleciendo la asociación a favor de las prioridades clave de consolidación de la paz de los países que están superando un conflicto. El Fondo para la Consolidación de la Paz (FCP) contribuye a consolidar la paz creando proyectos para responder a las amenazas inminentes que alterarían la paz, para construir o fortalecer las capacidades nacionales con el objetivo de promover resoluciones pacíficas de conflictos, para estimular la revitalización de la economía y reestablecer los servicios administrativos fundamentales. El Fondo para la Consolidación de la Paz, gestionado por la Oficina de Apoyo a la Consolidación de la Paz en la sede de la ONU, amplió sus funciones con financiación rápida, importante y catalítica en 15 países. Además de proporcionar asistencia financiera a los países que forman parte del programa de la CCP, la FCP apoyó los proyectos de consolidación de la paz en Comoras, Côte d'Ivoire, Guinea, Liberia, Nepal, la República Democrática del Congo, Haití, Timor-Leste, Kenia, Comoras y Somalia.

Durante el tercer año de compromiso en Sierra Leona, y en apoyo de la Oficina Integrada de las Naciones Unidas para la Consolidación de la Paz en Sierra Leona (UNIPSIL), la Comisión de Consolidación de la Paz centró la atención internacional en el país convocando una sesión especial de alto nivel en junio de 2009. El resultado de esta sesión fue un documento final en el que se aceptaba con agrado el Programa de Cambio del gobierno y la visión conjunta de las Naciones Unidas para Sierra Leona, que también apoya este Programa. En el documento final adoptado en junio de 2009 en la Sesión especial de Alto Nivel de Sierra Leona se le asignaba a la CCP la tarea de promover una buena gobernanza, el estado de derecho, combatir el tráfico ilegal de drogas y tratar el problema del desempleo entre los jóvenes. El compromiso de la CCP en Sierra Leona ha sido reforzado con 37 millones de dólares provenientes del Fondo para la Consolidación de la Paz.

La UNIPSIL, que se estableció en 2008, realizó varias operaciones de mantenimiento de la paz que acabaron con una sangrienta guerra civil en Sierra Leona en 2002. Este fue el primer país en que trabajaron las estructuras de consolidación de la paz de la ONU establecidas en 2006. Así, Sierra Leona ha sido de alguna manera una especie de laboratorio para los esfuerzos de consolidación de la paz de la ONU. UNIPSIL, responsable de coordinar la ayuda política, humanitaria y de desarrollo, ha descubierto que para conseguir de la paz es necesaria una mediación continua y una estrategia dedicada, coordinada y que reciba apoyo. Por ejemplo, la violencia política entre la juventud de los partidos rivales que tuvo lugar en 2009 fue una amenaza temporal que podría haber deshecho todo el trabajo llevado a cabo durante siete años de mantenimiento de la paz. La UNIPSIL ayudó a mediar un comunicado conjunto contra nuevos estallidos de violencia, pero el futuro de la consolidación de la paz en Sierra Leona todavía es muy incierto.

Basándose en el modelo de Sierra Leona, el Consejo de Seguridad ha autorizado transiciones similares de mantenimiento y consolidación de la paz en otras operaciones de reconstrucción. Las misiones políticas en la República Centroafricana (BONUCA) y Guinea-Bissau (UNOGBIS) pasarán a estar integradas en las oficinas de consolidación de la paz a principios de 2010, mientras que la Oficina Integrada de la ONU en Burundi, otro sucesor en el mantenimiento de la paz, estará gestionada por el Departamento de Asuntos Políticos.

La Comisión y el Fondo para la Consolidación de la Paz han prestado apoyo igualmente a la Oficina Integrada de las Naciones Unidas en Burundi (BINUB) trabajando en el Desarme, la Desmovilización y Reintegración (DDR), y ayudando al país mientras se prepara para las elecciones de 2010. El Fondo para la Consolidación de la Paz, con sus 37 millones de dólares destinados a Burundi, también ha impulsado la reintegración socioeconómica de los ex combatientes. La ayuda al sector de seguridad era una prioridad crucial en Burundi. El FCP fundó dos iniciativas para mejorar las fuerzas de defensa rehabilitando 14 cuarteles del ejército para 23.700 trabajadores militares, el 94% de la fuerza militar del país. Igualmente, el FCP se aseguró de que aproximadamente el 90% del personal militar de Burundi recibiera una formación encaminada a la construcción de una fuerza profesionalizada, propia de una época de paz.

Además, la unión de actores clave para el diálogo político fue una de las prioridades esenciales para alcanzar la paz sostenible en Burundi. BINUB comenzó una serie de reuniones para el diálogo en 17 provincias de Burundi, y se le brindó así a la población la oportunidad de participar en el debate sobre la construcción de un futuro pacífico.

La Comisión para la Consolidación de la Paz, en colaboración con la Oficina de de las Naciones Unidas de Apoyo a la Consolidación de la Paz en Guinea-Bissau (UNOGBIS), terminó el Marco Estratégico para la Consolidación de la Paz en Guinea-Bissau, que cubre seis ámbitos: asistencia electoral; medidas para relanzar la economía y renovar las infraestructuras, especialmente en el sector energético; reforma del sector de la seguridad; refuerzo del sistema judiciario y medidas de lucha contra el tráfico de drogas; reforma de la administración pública; y cuestiones sociales cruciales para la consolidación de la paz. El FCP ha concedido 6 millones de dólares para reforzar las cárceles, los cuarteles del ejército, el empleo para la juventud y el proceso electoral. La Comisión ha colaborado con la Oficina Integrada de las Naciones Unidas para la Consolidación de la Paz en la República Centroafricana (BONUCA) en los ámbitos de la reforma del sector de seguridad y del DDR, del estado de derecho y la buena gobernanza, y en la creación de centros de desarrollo. La República Centroafricana ha recibido igualmente un subsidio inicial de 10 millones de dólares del Fondo para la Consolidación de la Paz.

En su informe, el Secretario General concluía «No hay ninguna solución rápida para mantener la paz y hacer que ésta perdure (...) [Si] la comunidad internacional, guiada por el sistema de las Naciones Unidas, está dispuesta a actuar con rapidez, coherencia y efectividad, nosotros podemos contribuir a mejorar las oportunidades de los actores políticos para mantener la paz y establecer las bases de un desarrollo sostenible. Con frecuencia, hombres, mujeres y niños inocentes pagan el precio de la guerra. No podemos pedirles que paguen también el precio de la paz».

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas © 2010