ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Operaciones de paz de las Naciones Unidas, Resumen del año 2008

Historias

La UNOMIG cumple su mandato en un ambiente complicado

Vehículo de la Policía de las Naciones Unidas patrullando a pesar de las inclemencias meteorológicas.

Vehículo de la Policía de las Naciones Unidas patrullando a pesar de las inclemencias del tiempo. Zugdidi, Georgia. 20 de febrero de 2008. Foto de la ONU

La Misión de Observadores de las Naciones Unidas en Georgia (UNOMIG) continúa verificando el cumplimiento del Acuerdo de Cesación del Fuego y Separación de Fuerzas firmado en Moscú en 1994, y facilitando la reanudación de diálogo y el fomento de la confianza entre Georgia y Abjasia en un año en que se han producido estallidos de violencia en los alrededores y en la propia zona de la misión.

En el transcurso del año, la misión se ha enfrentado a una situación política y de seguridad cada vez más complicada a medida que las tensiones aumentaban a ambos lados de la línea de cesación del fuego. La drástica intensificación de las hostilidades en la región de Tskhinvali en agosto y el conflicto entre Georgia y Rusia han agravado la situación en la zona del conflicto y en el alto valle del Kodori. Siguiendo el reconocimiento de Abjasia por parte de Rusia, el Gobierno de Georgia declaró 'nulo' el Acuerdo de Moscú de 1994. Posteriormente, la Comunidad de Estados Independientes (CEI) decidió suspender la operación de mantenimiento de la paz de la CEI en la zona de conflicto, que fue encomendada a la UNOMIG. De modo que el contexto en que la UNOMIG ha estado actuando en los últimos 14 años ha cambiado considerablemente.

En el acuerdo de mediación de la Unión Europea (UE) firmado en Moscú el 8 de septiembre, se estableció que «los observadores internacionales de la UNOMIG continuarán realizando su mandato en sus áreas de responsabilidad con el mismo número de personal y el proyecto de despliegue del 7 de agosto de 2008, sujeto a futuros cambios decididos por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas». Asimismo, el 12 de octubre, el Consejo de Seguridad decidió prorrogar el mandato de la misión de las Naciones Unidas hasta el 15 de febrero de 2009. Como resultado, la misión ha continuado desempeñando sus actividades, entre las que se encuentran patrullar activamente esta zona de responsabilidad y establecer contactos regulares entre las partes georgiana y abjasia y con las partes internacionales interesadas.

El recién designado Representante Especial del Secretario General (RESG), Johan Verbeke, quien había trabajado como Representante Permanente de Bélgica antes las Naciones Unidas, llegó a Georgia el 1 de octubre en medio de una situación que suponía todo un reto. Bélgica era miembro del Consejo de Seguridad durante la crisis en Georgia, lo cual proporcionó al nuevo RESG una perspectiva única de la misión que iba a dirigir.

«La perspectiva desde Nueva York es, por supuesto, una perspectiva esencialmente política, y ha sido muy interesante ver cómo después se traduce en las realidades sobre el terreno», afirmó el Sr. Verbeke. «El Secretario General mantuvo un contacto casi diario con los participantes principales: la presidencia de la UE, Moscú, Washington y otros. Teníamos que informarlo sobre los últimos desarrollos y preparar tanto declaraciones públicas como notas internas. Esta experiencia fue un reto».

Al trasladarse desde Nueva York a Tbilisi, el Sr. Verbeke declaró: «He aprendido mucho sobre las actividades de las Naciones Unidas en Georgia, sobre la situación en la región y sobre cómo todo está relacionado con la base de nuestra organización, es decir, con la paz y la seguridad internacionales».

Con miras a poner en práctica lo estipulado en el acuerdo del 8 de septiembre, el RESG fue designado para codirigir, junto con sus compañeros de la UE y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), los debates a escala internacional sobre seguridad y estabilidad, así como sobre el problema de los desplazados internos y refugiados, que comenzaron el 15 de octubre en Ginebra.

Durante todo el año, la UNOMIG continuó observando y controlando diferentes cometidos a ambos lados de la línea de cesación del fuego patrullando de forma regular la zona del conflicto y el valle del Kodori Asimismo, la misión dirigió investigaciones sobre lo incidentes ocurridos dentro de su zona de responsabilidad. La policía de las Naciones Unidas realizó cursos de capacitación y patrullas conjuntas en colaboración con los organismos de seguridad locales y prestó asistencia a los programas de vigilancia comunitaria y de prevención del delito. A través de su oficina de derechos humanos de Abjasia, la misión continuó fomentando la protección de los derechos humanos y prestando asistencia a las organizaciones no gubernamentales locales mediante la educación en materia de derechos humanos y proyectos de capacitación a un nivel básico. La oficina condujo frecuentes visitas de seguimiento a los servicios e instalaciones penitenciarios, supervisó procesos judiciales y proporcionó servicios de asesoramiento jurídico a la población local. Además, la UNOMIG llevó a cabo diversos proyectos financiados por la comunidad internacional por medio de su fondo fiduciario entre los que se encuentran la rehabilitación de una línea de transporte de energía local, el restablecimiento de los abastecimientos de agua, la rehabilitación de un hospital y la construcción de una nueva comisaría de policía.

En sus esfuerzos por reanudar el diálogo político, la UNOMIG favoreció la participación de las partes georgiana y abjasia en la reunión de Ginebra del Grupo de Amigos del Secretario General en febrero bajo la presidencia del Subsecretario General de Operaciones de Mantenimiento de la Paz Edmond Mulet. En julio, la misión apoyó la tentativa de Alemania como coordinador del Grupo de Amigos para promover un plan para acabar con el conflicto.

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas © 2010