ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Operaciones de paz de las Naciones Unidas, Resumen del año 2008

Historias

La UNMIS contribuye al mantenimiento del proceso de paz entre las regiones meridional y septentrional del Sudán

En 2008, la Misión de las Naciones Unidas en el Sudán (UNMIS) continuó apoyando la implementación del Acuerdo de Paz Integral firmado en 2005 entre el Partido del Congreso Nacional del Pueblo (CNP) y el Movimiento de Liberación del Pueblo Sudanés (SPLM), centrándose en los compromisos más destacados que adquirieron las partes, entre los que se incluyen la reubicación de las fuerzas, una solución para la disputa sobre la rica región petrolera de Abyei, y los preparativos para la celebración de elecciones nacionales en 2009 y de un referéndum en 2011, que decidirán el destino de Sudán Meridional.

El 24 de abril, el Secretario General Ban Ki-moon, en un informe presentado al Consejo de Seguridad, advirtió que la inestabilidad y la tensión amenazaron durante el primer trimestre de 2008 con restar autoridad al Acuerdo de Paz Integral. Asimismo, exhortó a las partes a que «reúnan la voluntad política necesaria para solucionar los difíciles asuntos pendientes».

A finales de abril, en una resolución que prorrogaba el mandato de la UNMIS por un período de otros 12 meses, el Consejo de Seguridad subrayó la necesidad de aplicar plenamente y con prontitud todos los elementos del Acuerdo de Paz Integral, incluyendo «una solución mutuamente aceptable para el problema de Abyei».

La fragilidad de la paz en algunas zonas del país fuera de Darfur fue puesta de manifiesto por dos incidentes distintos y no relacionados entre sí que tuvieron lugar en mayo: Un violento enfrentamiento en la disputada ciudad de Abyei y un ataque por sorpresa perpetrado por un grupo rebelde de Darfur –el Movimiento por la Justicia y la Igualdad (JEM) - que alcanzó las afueras de la capital sudanesa, Jartum.

Los enfrentamientos ocurridos en Abyei entre los miembros de las Fuerzas Armadas del Sudán y el Ejército Popular para la Liberación de Sudán (EPLS) llevaron a decenas de miles de personas a dejar sus casas, destruyeron gran parte de la ciudad y forzaron a la UNMIS a evacuar de la zona a todo el personal civil de las Naciones Unidas. Durante la crisis, la UNMIS se mantuvo activa para tratar que las partes se reunieran a todos los niveles, tanto a nivel local como en Jartum, para poner fin a los enfrentamientos y resolver las diferencias existentes respecto a la ciudad de Abyei.

Los organismos de las Naciones Unidas y de las organizaciones no gubernamentales (ONGs) se pusieron de acuerdo rápidamente para suministrar asistencia humanitaria a todas aquellas personas que habían huido de sus casas.

Una vez que los enfrentamientos habían amainado, las partes negociaron el Mapa de Ruta de Abyei, que fue firmado el 8 de junio. Las dos partes implicadas se comprometieron a reubicar sus fuerzas fuera de la zona, conceder a la UNMIS plena libertad de movimiento, desplegar una unidad militar conjunta y una administración civil en Abyei, y remitir el asunto sobre los límites de la zona al Tribunal Permanente de Arbitraje. La UNMIS y los organismos de las Naciones Unidas han apoyado activamente la implementación del Mapa de Ruta, incluyendo la creación de una unidad militar conjunta y la formación de la policía, así como la reconstrucción de la ciudad de Abyei y el retorno de los civiles desplazados.

El anuncio a mediados de julio del fiscal de la Corte Penal Internacional de que estaba tratando de conseguir una orden de arresto contra el Presidente sudanés Ahmed Al- Bashir provocó protestas pacíficas en Jartum, El Obeid y Kassala, pero no afectó de forma inmediata a las actividades desarrolladas por la UNMIS.

En su informe de finales de octubre, el Secretario General dijo que la falta de confianza mutua entre los signatarios del acuerdo seguía constituyendo el obstáculo principal para la implementación del Acuerdo de Paz Integral Exhortó a los líderes del Partido Nacional del Congreso (CNP) y del Movimiento de Liberación del Pueblo Sudanés (SPLM) a que hicieran un esfuerzo para mejorar sus relaciones, diciendo que «la responsablidad de mejorar la confianza mutua recae en los dirigentes de ambas partes».

Con mucho retraso, el 18 de noviembre, la Asamblea Nacional del Sudán procedió a aprobar la nueva Comisión Electoral Nacional, un paso fundamental en los preparativos de las elecciones nacionales, estatales y del Sudán Meridional, fijadas para julio de 2009. A pesar de este positivo avance, los oficiales de la UNMIS consideraron que sería complicado cumplir con la fecha límite para la celebración de elecciones, julio de 2009, que fue establecida por el Acuerdo de Paz Integral.

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas © 2010