ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Operaciones de paz de las Naciones Unidas, Resumen del año 2008

Historias

La UNMIK se reconfigura tras una presencia de casi una década en Kosovo

La Policía de las Naciones Unidas bloquea el puente principal de la ciudad de Mitrovica, en el norte de Kosovo, que se encuentra dividida étnicamente, durante una protesta estudiantil

La Policía de las Naciones Unidas bloquea el puente principal de la ciudad de Mitrovica, en el norte de Kosovo, que se encuentra dividida étnicamente, durante una protesta estudiantil celebrada el 21 de febrero de 2008 contra la proclamación de la independencia de Kosovo. Robert Atanasovski/ AFP/ Getty Images.

Este próximo mes de junio serán ya diez años cuando las Naciones Unidas se embarcaron en dos misiones únicas para el mantenimiento de la paz: Tanto en Kosovo como en Timor-Leste, en dos partes opuestas del mundo, los miembros del personal de mantenimiento de la paz se convertirían en constructores de naciones, encargándose de la administración de territorios que habían sido asolados por conflictos y sumidos en la incertidumbre. Mientras que Timor- Leste pasó a convertirse en un estado independiente y en miembro de las Naciones Unidas en 2002, el camino que ha seguido Kosovo ha sido menos directo y mucho más complicado.

Con la aprobación de la resolución 1244 de 10 de junio de 1999, el Consejo de Seguridad colocó a Kosovo –una provincia de Serbia en la por entonces República Federal de Yugoslavia– bajo la administración interina de las Naciones Unidas, quedando pendiente de una resolución sobre su status futuro. Tras los bombardeos aéreos llevados a cabo por la OTAN que obligaron a las fuerzas yugoslavas a abandonar Kosovo, la provincia quedó destruida y en un estado caótico. Cientos de miles de albano cosovares que se habían visto obligados a huir a países vecinos retornaron. La reconstrucción masiva de la infraestructura cosovar dio comienzo y la Misión de Administración Provisional de las Naciones Unidas en Kosovo (UNMIK) empezó a desarrollar un conjunto sin precedentes de actividades bajo mandato, con todo el poder ejecutivo, legislativo y judicial conferido al Representante Especial del Secretario General para Kosovo. Estas actividades incluían la creación para Kosovo de instituciones de autogobierno democrático, una administración civil provisional, así como su sistema judicial y su policía; la asistencia en la reconstrucción económica del país; y la supervisión de sus elecciones.

Sin embargo, la reconciliación entre las diversas comunidades siguió siendo un objetivo difícil de alcanzar. En 1999, los ataques perpetrados contra la minoría serbo cosovar obligó a la mayoría de serbios a abandonar Kosovo o a concentrarse en enclaves muy aislados. Esta sigue siendo la situación hasta la fecha, con la principal zona de mayoría serbo cosovar situada en la región de Mitrovica, al norte de Kosovo.

La UNMIK ha sido una operación de mantenimiento de la paz amplia e inusual y, como era la primera de ese tipo, incluyó dos «pilares» dirigidos por las organizaciones asociadas. El pilar de la reconstrucción económica, dirigido por la Unión Europea (UE), finalizó sus actividades en 2008. El pilar de la creación de instituciones, dirigido por la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), sigue vigente. En un momento dado, la UNMIK contó con un personal formado por aproximadamente 3.300 efectivos de policía internacional y por miles de civiles tanto internacionales como locales. Los campos en los que ha desarrollado sus actividades han sido muy amplios: la UNMIK ha contado con magistrados, especialistas en materia de agricultura y salud, expertos en prisiones, especialistas y observadores electorales, equipos de producción de información pública, economistas, administradores civiles, asesores políticos, y personal de otros muchos campos –todos los cuales pasaron a engrosar las filas del personal de mantenimiento de la paz en Kosovo. Con el paso del tiempo, la UNMIK transfirió las funciones administrativas más cotidianas a las instituciones locales de Kosovo.

La seguridad ha sido provista por las tropas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) - la Fuerza Internacional de Seguridad en Kosovo (KFOR) - cuyo número de efectivos superó en una ocasión los 47.000. A finales de 2008, 16.000 efectivos seguían desplegados en la zona, sobre todo en la frontera y en las zonas fronterizas, supervisando la creación de una nueva Fuerza de Seguridad de Kosovo.

El Consejo de Seguridad otorga a la mayoría de las misiones de mantenimiento de la paz mandatos fijos con fechas de vencimiento periódicas. Sin embargo, en virtud de la resolución 1244, la UNMIK seguirá en funcionamiento hasta que el Consejo de Seguridad decida lo contrario. Con el paso de los años, el Consejo siguió bloqueado en el asunto relativo al status de Kosovo. Cabe destacar una propuesta para una solución al problema de Kosovo que fue presentada al Consejo tras las negociaciones, mediadas por el Enviado Especial de las Naciones Unidas Martti Ahtisaari, mantenidas entre Belgrado y Pristina durante los años 2006 y 2007. Como resultado de ello, el Consejo no ha podido aprobar una nueva resolución sobre Kosovo.

En vista de la situación de continuo impasse en el Consejo, la Asamblea de Kosovo declaró la independencia en febrero de 2008, y, desde entonces, más de 50 países han reconocido a Kosovo como un país independiente.

La violencia estalló en marzo por el control del juzgado de Mitrovica, y éste permaneció cerrado hasta octubre de 2008. Los serbo cosovares celebraron elecciones locales en mayo bajo la legislación serbia, estableciendo sus propias autoridades en los municipios con mayoría serbia. Una nueva constitución cosovar entró en vigor el 15 de junio.

Estos avances significaron que la UNMIK ya no sería capaz de desarrollar de forma eficaz la gran mayoría de sus actividades en su condición de administración provisional, tal y como señaló el Secretario General Ban Ki-moon en un informe especial al Consejo de Seguridad en junio de 2008. En vista de las continuas discrepancias en el Consejo de Seguridad, el Secretario General tomó una decisión sobre la UNMIK. Sostuvo que mientras las Naciones Unidas siguieran manteniendo su «status de neutralidad», la presencia de la UNMIK sería adaptada a la nueva situación que hubiese en la zona y sería reorganizada de acuerdo a ella. En septiembre, se puso en marcha la reconfiguración de la UNMIK, y, al mismo tiempo, una Misión de la Unión Europea por el Estado de Derecho (EULEX) comenzó los preparativos para asumir funciones operativas en el mantenimiento del orden público, en asuntos judiciales y en control de aduanas. Las Naciones Unidas y la Unión Europea acordaron que la EULEX se desplegaría bajo la total autoridad de las Naciones Unidas, bajo los auspicios del status de neutralidad, y dentro del marco de la resolución 1244.

Sin embargo, las autoridades cosovares, Serbia y la comunidad internacional discreparon respecto a las modalidades de despliegue de la EULEX. El ritmo de reconfiguración de la UNMIK y la finalización del despliegue de la EULEX, especialmente en zonas habitadas por un gran número de serbo cosovares, parecían estar en peligro, a menos que hubiese un compromiso más fuerte por parte de Serbia para el despliegue total de la EULEX en Kosovo y existiese un apoyo más explícito en el Consejo para la función de la EULEX.

Paralelamente a la decisión de reconfigurar la UNMIK y crear las condiciones necesarias para el despliegue de la EULEX, el Secretario General, también en junio, inició diálogo con Serbia acerca de seis zonas que suponían una preocupación para la comunidad serbo cosovar. El diálogo se prolongó durante varios meses en coordinación directa con las autoridades cosovares y los pertinentes interesados. Éste llevó a adoptar un plan basado en seis puntos que incluían disposiciones para la función provisional internacional y mecanismos de protección en zonas de importancia para la comunidad serbo cosovar. El Secretario General presentó su plan - junto con una actualización sobre la reconfiguración de la UNMIK y una mayor descripción de las condiciones para el despliegue de la EULEX - en su informe del mes de noviembre al Consejo de Seguridad. El Consejo aprobó la Declaración de la Presidencia sobre Kosovo emitida el 26 de noviembre, que establece un mandato para avanzar en la reconfiguración de la UNMIK; la asunción por parte de la EULEX de funciones operacionales en el ámbito del estado de derecho; y la implementación de las medidas previstas en los seis puntos del plan.

Desde entonces, tanto la UNMIK como Kosovo han entrado en una nueva fase. Dado que la EULEX asume sus responsabilidades, la función de las Naciones Unidas en Kosovo va a verse reducida, mientras que el papel de la UE seguirá fortaleciéndose. A finales de 2008, la UNMIK seguía en la zona, pero estaba sufriendo una reconfiguración y una reestructuración considerables. El 9 de diciembre, la EULEX asumió las funciones operacionales de la UNMIK relativas al estado de derecho.

Para principios de 2009, la UNMIK iba a ver reducido su personal en un 70 por ciento, y reenfocado su trabajo de supervisión y cobertura, facilitando los planes para el compromiso de Kosovo en acuerdos internacionales, y las funciones relativas a la implementación del plan compuesto por seis puntos, así como el diálogo entre Belgrado y Pristina sobre asuntos de preocupación concretos. «Esta es una fase complicada. La UNMIK está desarrollando un trabajo más político [...] facilitando el proceso de transición», dijo el Representante Especial del Secretario General Lamberto Zannier en una entrevista a principios de diciembre. Durante el próximo año veremos cómo resulta todo para la UNMIK y para Kosovo. Afganistán. Hay lugar para la esperanza a pesar de los desafíos.

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas © 2010