ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Operaciones de paz de las Naciones Unidas, Resumen del año 2008

Historias

Afganistán: Hay lugar para la esperanza a pesar de los desafíos

Caricaturas

Para celebrar el Día Internacional de la Paz el 21 de septiembre, la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en el Afganistán (UNAMA) encargó a los artistas afganos la elaboración de caricaturas.

Afganistán rara vez dejó de aparecer en las portadas de los periódicos durante el pasado año, con los enfrentamientos regulares entre las fuerzas militares internacionales y los insurgentes talibanes acaparando toda la atención. La situación de seguridad ha continuado deteriorándose en Afganistán, registrándose más atentados en 2008 que en ningún otro año desde la caída del régimen talibán en 2001.

Sin embargo, tras los titulares, Afganistán tiene otra historia que contar. Más de 6 millones de niños acudieron a la escuela en 2008. Las mujeres, a quienes anteriormente se les prohibió la vida pública, han salido de su ostracismo para participar de formar plena e igualitaria en la reconstrucción de sus destrozadas comunidades. Los servicios básicos de asistencia sanitaria están ahora a disposición de más del 80% de la población y la infraestructura de Afganistán, diezmada por décadas de conflictos, está siendo rehabilitada. Estas son las señales de progreso que hacen que las cosas sean muy diferentes para muchas comunidades en todo el país, pero de las que rara vez se informa al resto del mundo.

En marzo de 2008, Kal Eide fue nombrado Representante Especial del Secretario General para Afganistán con el fin de que encabezase los esfuerzos internacionales para ayudar a la población afgana y a su gobierno. La Conferencia de París sobre Afganistán, celebrada en junio de 2008, puso en marcha la primera estrategia de desarrollo nacional afgana, una hoja de ruta por un periodo de cinco años para la seguridad y la prosperidad del pueblo afgano. Los donantes pusieron de relieve su compromiso con la hoja de ruta, prometiendo 21.400 millones de dólares estadounidenses para la reconstrucción del Afganistán, así como para aumentar la eficacia de la asistencia y la coordinación. Kal Eide recalcó que su prioridad para el año 2009 sería la realización de aquellos proyectos que fuesen más asequibles desde el punto de vista de su implementación.

Otro avance positivo registrado durante 2008 fue el aumento del número de provincias sin amapolas, de 13 a 18 (sobre un total de 34 provincias), lo cual supuso que los cultivos de amapola para la producción de opio descendieran en casi un 20% en todo el país debido a la mejora de la gobernanza local, a las campañas de concienciación destinadas a los agricultores, y a una mejor actividad policial.

Caricaturas

Otra de las caricaturas propuestas para celebrar el Día Internacional de la Paz el 21 de septiembre.

Sin embargo, la sequía y la subida de los precios de los alimentos a escala mundial durante 2008 provocó el deterioro de la situación humanitaria, llevando a que millones personas sufrieran inseguridad alimentaria. Para tratar estas crecientes necesidades, las Naciones Unidas y el Gobierno del Afganistán lanzaron dos llamamientos a aportar recursos para emergencia alimentaria, en enero y julio respectivamente. Prácticamente los 81.300 millones de dólares estadounidenses solicitados para la primera llamada fueron recibidos, mientras que sólo una tercera parte de los 404 millones de dólares pedidos para la segunda había sido aportada para finales de año.

Los ataques contra el personal de asistencia humanitaria continuaron durante 2008, lo cual hizo que suministrar asistencia a las familias que más lo necesitaban fuese una tarea cada vez más complicada. Casi la mitad del país continúa sin poder beneficiarse del trabajo de los cooperantes debido a la inseguridad. En un intento por llegar a esas comunidades, las Naciones Unidas intensificaron el alcance de sus esfuerzos para crear las condiciones de apoyo y de protección necesarias con el fin de entregar la asistencia humanitaria para salvar vidas.

Los refugiados afganos continuaron retornando a su tierra natal desde los países vecinos: Más de 200.000 fueron repatriados en 2008, con el apoyo de ACNUR, el organismo de las Naciones Unidas para los refugiados.

Caricaturas

Para celebrar el Día Internacional de la Paz el 21 de septiembre, la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en el Afganistán (UNAMA) encargó a los artistas afganos la elaboración de caricaturas.

El 21 de septiembre, se silenciaron las armas en todo Afganistán ya que los soldados de las fuerzas nacionales e internacionales, así como los talibanes, abandonaron sus operaciones militares ofensivas con motivo de la celebración del Día Internacional de la Paz. Millones de afganos se unieron a las Naciones Unidas para pedir un período de paz que permitiera al personal de asistencia vacunar a los niños y entregar ayuda humanitaria en los lugares en los que anteriormente había sido imposible.

Con la ayuda de las Naciones Unidas, el Comité Electoral Independiente de Afganistán (CEI) comenzó con los preparativos para la celebración de elecciones presidenciales y parlamentarias a finales de 2009. La CEI va a proceder al censo de los votantes afganos desde octubre de 2008 hasta el mes de febrero de 2009. Más de 110 partidos políticos se han inscrito hasta la fecha.

El Ejército Nacional Afgano siguió creciendo, hasta alcanzar un número de efectivos que superaba los 62.000. En septiembre, el gobierno afgano y la comunidad internacional acordaron elevar el límite de efectivos que se podían reclutar, pasando de 88.000 a 120.000 para el año 2012, lo cual mostraba que el Gobierno estaba preparado para adquirir cada vez mayores responsabilidades en materia de seguridad. La asunción del control para garantizar la seguridad en Kabul por parte del Ejército Nacional Afgano significó otro paso importante.

En la primera mitad del año 2008, el Centro de Acción sobre las Minas para Afganistán (UNMACA), gestionado por las Naciones Unidas y con el apoyo del gobierno, destruyó 38.297 minas antipersonal, 417 minas antitanque y cerca de 1 millón de vestigios explosivos de guerra. Asimismo, proporcionó información educativa sobre las minas a más de 760.000 civiles.

La Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en el Afganistán (UNAMA) continuó ampliando su presencia con nuevas oficinas de campo en Badghis, al norte del país, y en Uruzghan, al sur, con el fin de apoyar la mejora de la gobernanza, la entrega de los servicios básicos y la supervisión de los derechos humanos. Este aumento de la presencia continuará durante el año 2009 siempre que las condiciones de seguridad lo permitan.

A pesar de estas señales de progreso, quedan importantes desafíos por delante. La Conferencia de París estableció un programa y una hoja de ruta para Afganistán, pero el éxito o el fracaso dependerá en última instancia de la voluntad política y la determinación para tratar los cruciales asuntos del reestablecimiento de la seguridad, la eliminación de la corrosiva influencia de la corrupciónl, la mejora de la eficacia de la ayuda y la reactivación de la economía para que las familias afganas se puedan valer por sí mismas. Los desafíos son enormes, pero también lo es la determinación del pueblo afgano y de sus apoyos internacionales por garantizar la continuidad del país en el camino hacia una paz duradera.

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas © 2010