Liberia - El Sahara occidental

MINUEE: Se mantiene el estancamiento

Pese a las múltiples gestiones, incluso las iniciativas diplomáticas, emprendidas por terceros como los Estados Unidos y la Comisión de Fronteras entre Etiopía y Eritrea para salir del estancamiento, 2006 empezó y terminó sin que Etiopía y Eritrea movieran un dedo para demarcar la frontera.

En 2006, el Consejo de Seguridad aprobó tres resoluciones (1661, 1681 y 1710) sobre la Misión de las Naciones Unidas en Etiopía y Eritrea (MINUEE), en las que reiteraba su consuetudinario llamamiento a Eritrea para que ponga fin a sus restricciones a la misión y a Etiopía para que adopte medidas inmediatas, concretas e incondicionales para facilitar la demarcación de la frontera. Las dos partes hicieron caso omiso de estas tres resoluciones.

Sin embargo, la situación en la Zona de Seguridad Temporal y las aledañas se volvió muy inestable y tensa a mediados de octubre, cuando unos 2.000 efectivos de las Fuerzas de Defensa de Eritrea incursionaron con tanques, artillería y equipo de defensa aérea en el Sector occidental de la Zona. Las autoridades de Asmara explicaron más tarde, que los efectivos penetraron en la zona para ayudar en la cosecha y apoyar otros proyectos de desarrollo en la zona de contención. La comunidad internacional acogió complacida las seguridades de Addis Abeba de que Etiopía no pagaría “con la misma moneda”, lo que consideraba un “acto de provocación”.

En realidad, fue un año difícil para la MINUEE, que tuvo que seguir adelante con las obligaciones establecidas en su mandato y mantener la vigilancia durante estos difíciles acontecimientos, pese a que sus efectivos se habían reducido considerablemente a unos 2.300, incluidos 230 observadores militares. Esta situación se agravó por las restricciones impuestas por las autoridades eritreas, entre ellas la continuación de la prohibición de volar a los helicópteros de la misión vigente desde octubre de 2005, que redujo enormemente la capacidad de la MINUEE de vigilar la Zona de Seguridad Temporal. Las consecuencias adversas de la prohibición de volar también crearon tensiones en otras operaciones de la misión, como la oficina de información pública.

La MINUEE prestó asistencia humanitaria a comunidades que se encuentran bajo su responsabilidad. La misión mantuvo especialmente su actividad en tareas de remoción de minas, mantenimiento de carreteras, abastecimiento de agua, apoyo técnico y financiero a iniciativas comunitarias, la promoción y protección de los derechos humanos y la creación de conciencia pública acerca del flagelo del VIH/SIDA.

El estancamiento en el proceso de paz ha sido frustrante para la población local de ambos países, pero con su labor humanitaria, la MINUEE sigue demostrándoles el lado humano del mantenimiento de la paz.


Portada  /  Página principal de las Naciones Unidas  /  Mantenimiento de la paz de la ONU


Sección de Servicios de Internet | Departamento de Información Pública © Naciones Unidas 2007