El Sahara occidental - Entrevista al Secretario General Adjunto de Operaciones de Mantenimiento de la Paz

Información pública: dar a conocer el mensaje

“Me preocupa que sea tan popular y que la estación no siga adelante a causa de esa popularidad. Dondequiera que voy están oyendo a Miraya…” (Comentario de un oyente de Radio Miraya de las Naciones Unidas en Juba, sur del Sudán)

Inaugurada en junio de 2006, Radio Miraya (espejo en árabe) cobró inmediata popularidad y demostró su efectividad para explicar el proceso de paz y el papel de las Naciones Unidas en el Sudán.

Miraya surgió en medio de tensiones, ya que es la quinta estación de radio de las Naciones Unidas que en 2006 transmitía para operaciones de paz de las Naciones Unidas en marcha.

Antes de que se despliegue una operación de paz, el DOMP y el DIP suelen enviar misiones de evaluación para determinar la situación de los medios de información y los mejores medios de informar a la población para ayudar a que comprendan y apoyen el proceso de paz y el mandato y la presencia de las Naciones Unidas.

Jóvenes votando Imitación del Representante Especial del Secretario General, William Lacy Swing, por el artista congolés Mira Mikaza, Kinshasa (RDC) 12 de diciembre de 2006. (Foto de la MONUC tomada por Myriam Asmani)

Las estaciones de radio de las Naciones Unidas se consideran una opción trascendental y rentable, cuando la infraestructura de comunicaciones deja de funcionar después de un conflicto o cuando las ondas radiales están dominadas por una sola voz o por pocas emisoras. La intención no es desplazar a los medios de información autóctonos, sino ayudar a crear capacidad local. La mayoría de los productores y corresponsales son profesionales locales.

En el Sudán, las Naciones Unidas consideraron que sólo la radio podría informar a las poblaciones situadas en lugares remotos del décimo país más grande del mundo. Sin embargo, la UNMIS todavía no ha recibido autorización del Gobierno en Jartum para transmitir sus programas y funciona en el sur del Sudán con el consentimiento del Gobierno de esa parte del país. Miraya también ha estado preparando programas semanales que se transmiten en Darfur por las estaciones locales.

Miraya ofrece la oportunidad de un diálogo público sobre el proceso de paz y otros problemas locales. Funciona todos los días las 24 horas, se ha ampliado a otros cuatro lugares fuera de Juba y ofrece una notable colección de música regional, además de transmitir programas noticiosos fiables.

En la República Democrática del Congo, otra estación de mantenimiento de la paz, Radio Okapi, (por el nombre de un animal que semeja tanto a una cebra como a una jirafa) se ha convertido en una institución: está clasificada entre las más populares de la RDC con cerca de 50 millones de oyentes.

Al vincular a todas las partes de un enorme país que no está conectado de otra manera por carreteras, ríos, ondas de radio o unidad política y transmitir en cinco idiomas, Okapi ha permitido literalmente a la población de la RDC conocerse entre sí, conocer la música de cada cual y el proceso político que llevó a las elecciones generales nacionales ese año. Con programas por frecuencia modulada y onda corta por medio de 54 transmisores, Okapi tenía una audiencia antes de las elecciones del 80% del país. Los observadores electorales hicieron mención de la importante contribución de Okapi a un proceso electoral justo.

Todos los jefes de departamentos son congoleños, y la estación está adiestrando a periodistas con la esperanza de que la estación pueda seguir transmitiendo después de que termine la misión de mantenimiento de la paz.

Valla publicitaria
Valla publicitaria de la campaña de paz de la UNOCI en Côte d’Ivoire titulada “La Route de la Paix”, cortesía de Outhouse Communications

Tanto Miraya como Okapi son empresas mixtas entre las Naciones Unidas y una ONG suiza, la Fundación Hirondelle. También son fundamentales las donaciones (de los Gobiernos de los Países Bajos, Suiza, Reino Unido y los EE.UU., por ejemplo).

En Côte d’Ivoire, Radio ONUCI transmite en una frecuencia asignada por la radio televisión estatal de Côte d’Ivoire (RTI), para una audiencia de al menos el 50% de la población, mientras que el 90% de ellos escucha sus noticieros.

Pese a que la administración de RTI cambió dos veces durante el período de agitación política entre los correligionarios del Presidente, los del Primer Ministro y las fuerzas de oposición en el norte, la estación de FM de la ONUCI ha podido transmitir sin interferencias. Las Naciones Unidas confían en que los oyentes noten la diferencia entre el lenguaje y la información clara y directa y el lenguaje a veces cargado de odio que caracteriza a los otros medios de información.

La Fundación Hirondelle está ayudando también en la transición de la antigua estación de mantenimiento de la paz, Radio UNAMSIL (ahora “Radio Naciones Unidas” en Sierra Leona) para que llegue a ser una emisora de acceso público. Catalogada en una encuesta de opinión realizada en 2005 por el 94% de los entrevistados como una buena fuente de información, la estación está ocupándose ahora de cómo mantener su gran audiencia y su capacidad con menos recursos.

El mismo grupo de City College de Nueva York/Universidad de Yale que realizó la encuesta consideró que el 95% de la población liberiana entrevistada le daba la misma alta calificación a Radio UNMIL. La estación de radio de las Naciones Unidas en Liberia es la única que se escucha en la mayor parte del país y ha establecido normas que muchas estaciones locales se precian de emular.

Con su variada combinación de estilos, formatos e idiomas (que incluye programas de entrevistas y entretenimiento las 24 horas del día los 7 días de la semana), la estación informa a distintos grupos de oyentes, con una programación que va desde el análisis serio de problemas políticos y reportajes en vivo de los principales acontecimientos hasta programas de variedades, matizada con mensajes sobre acontecimientos de actualidad y noticias sobre desarrollo, política y asuntos sociales. Los debates interactivos no se limitan a Liberia, sino que incluyen a los refugiados de Ghana, Sierra Leona, Guinea y Nigeria.

Cómo mantener activas esas estaciones, asegurar que sea una fuente lo más fiable posible, administrar sus bienes, pagar al personal y contribuir al mundo de los medios de información en general en el país son cuestiones de las que se tienen que ocupar las operaciones de paz de las Naciones Unidas cuando las misiones tocan a su fin. Los administradores timorenses, por ejemplo, no tenían recursos ni capacidad para mantener la radio que heredaron de las fuerzas de paz de las Naciones Unidas dos años antes, y su labor se vio afectada.

En misiones donde los medios de información locales están activos y son diversos, los componentes de información pública de las Naciones Unidas producen programas de radio y TV que transmiten las emisoras locales. En Burundi, la misión de mantenimiento de la paz produjo programas radiales diarios y decenas de documentales de TV para las emisoras locales durante sus dos años de permanencia que terminaron el 31 de diciembre. La misión adiestró también a jóvenes periodistas, y algunos de sus funcionarios de información pública establecieron sus propias empresas de producción.

Desde Kosovo, la TV de la UNMIK produce un programa para los desplazados serbios que se transmite por “TV Pink” canal comercial de Serbia. El show,” Danas y Sutra” (“Hoy y mañana”) presenta noticias sobre la minoría serbia en Kosovo destinadas a unos 250.000 desplazados serbios de Kosovo hacia otras partes de Serbia. Los televidentes de “Danas y Sutra” suman casi un millón, lo que indica que muchas más personas que los destinatarios naturales consideran que la programación es atractiva.

Las transmisiones se incrementaron rápidamente en 2006, en particular a medida que la tecnología ha facilitado la difusión de vídeos por satélite desde el exterior a la Sede de las Naciones Unidas y de allí a cientos de teleemisoras por medio del sistema UNIFEED del Departamento de Información Pública. La mayoría de las misiones de las Naciones Unidas sobre el terreno tienen ahora sus propios sitios en la Web. Pero cada misión es diferente y en muchas regiones con limitadas posibilidades tecnológicas, el personal de información pública procura utilizar otros medios de comunicación.

En Liberia, la UNMIL se asoció con el comediante e ídolo nacional George Tamba, conocido como Georgio Butini, para comunicar sobre el proceso de paz en el idioma de las masas. Como sus chistes hacen que la gente se muera de risa, él incorpora mensajes sobre cuestiones como la explotación y el abuso sexuales, la violencia por motivo de género, el desarme, el VIH/SIDA, los derechos humanos y la reconciliación. La Liberia posterior al conflicto también se ha apoyado en Butini para movilizar el apoyo a la nueva administración política, especialmente en el interior del país, con un archiconocido artista y un llamamiento que va más allá de clases, sexos y tribus.

En Côte d’Ivoire, la oficina de información pública de la ONUCI aprovechó la participación del equipo nacional en la Copa Mundial de 2006 (“les Eléphants” (los elefantes) contaban con jugadores tanto del norte como del sur) para crear una campaña en favor de la paz denominada “La Route de la Paix,” que vincula los deportes, la unidad, la paz y el progreso en imágenes y mensajes reproducidos en vallas publicitarias hasta sandalias y musicalizado por el cantante de reggae Alpha Blondy.

Las obras sobre la paz de músicos y artistas que no han sido solicitadas pueden ser la máxima forma de comunicación, así como un buen indicio de aceptación local.

El cantante congolés de rap Mira Mikaza logró un gran éxito en Kinshasa recientemente con su vídeo musical “Koko Souing”, a quien identifica con William Lacy Swing, Representante Especial del Secretario General para la RDC. Según el estribillo, “quand Koko Souing entre en jeu, personne ne va tirer”, o sea, “cuando abuelo Swing está presente, nadie va a disparar...”


Portada  /  Página principal de las Naciones Unidas  /  Mantenimiento de la paz de la ONU


Sección de Servicios de Internet | Departamento de Información Pública © Naciones Unidas 2007