Somalia - MINUEE

UNMIL: Aumenta el optimismo a medida que Liberia solidifica la paz

Durante 2006, Liberia logró progresos palpables en la consolidación de la paz, la reactivación de la economía y la reconstrucción de las instituciones nacionales mediante un esfuerzo conjunto con sus asociados internacionales.

Bajo la dirección de la Presidenta Ellen Johnson-Sirleaf, que se convirtió en la primera Jefa de Estado africana al ganar las elecciones presidenciales de 2005, Liberia tiene ahora un gobierno que funciona y persigue un ambicioso plan de desarrollo en las cuatro esferas estratégicas de la paz y la seguridad, el crecimiento económico, el desarrollo de la infraestructura y la gobernanza y el imperio de la ley. Desde que la Presidenta Johnson-Sirleaf asumiera el cargo en enero de 2006, su Gobierno adoptó un conjunto de medidas para ayudar al país a recuperarse de años de guerra.

La reestructuración del ejército y la policía nacionales está muy avanzada. Algunas partes de la capital, Monrovia, cuentan ya con agua corriente y electricidad por primera vez en más de un decenio. Ha aumentado apreciablemente la recaudación de impuestos. La Comisión de la Verdad y la Reconciliación comenzó a desempeñar su mandato de dos años de duración con el fin de hallar una solución duradera a la unidad y la reconciliación nacionales. Se han creado empleos de emergencia para ex combatientes y jóvenes desempleados. En cuanto a las medidas contra la corrupción, el Gobierno comenzó a eliminar al personal fantasma y corrupto de sus nóminas para “reajustar el tamaño” de la administración pública. También estableció un mecanismo contra los chanchullos en la administración fiscal y comenzó a examinar todo acuerdo ilícito o de concesiones desfavorables relacionados con los recursos naturales.

El ex Presidente de Liberia, Charles Taylor
El ex Presidente de Liberia, Charles Taylor, se baja de un helicóptero de las Naciones Unidas a su llegada a Freetown (Sierra Leona), donde tuvo que enfrentar numerosos cargos de crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad y otras violaciones graves del derecho internacional humanitario ante un Tribunal Especial apoyado por las Naciones Unidas, 29 de marzo de 2006. (Foto de las Naciones Unidas)

La Presidenta se ha granjeado un gran apoyo de sus asociados para asuntos humanitarios y de desarrollo gracias a su liderazgo y compromiso. La Misión de las Naciones Unidas en Liberia (UNMIL), además de salvaguardar la seguridad del país, ha sido el principal coordinador de la asistencia de la comunidad internacional, al crear un marco para el programa de desarrollo del Gobierno y dirigir la prestación de asistencia técnica y apoyo logístico.

En relación con la reforma de la seguridad, la UNMIL prestó asistencia la Policía Nacional liberiana para intensificar su reclutamiento y entrenamiento de otros 1.400 policías a fin de crear una nueva institución encargada de hacer cumplir la ley con 3.500 miembros para 2007. En la esfera de la revitalización y la infraestructura económicas, la UNMIL y otros organismos de las Naciones Unidas, entre ellos, el Banco Mundial y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), se han propuesto crear cerca de 20.000 empleos temporales para personal calificado y no calificado en obras públicas, por ejemplo la reparación de carreteras y la limpieza del alcantarillado, atendiendo a un llamamiento del Gobierno de crear empleos de emergencia.

Para restablecer la autoridad del Estado en todo el país, la UNMIL ayudó al gobierno a tomar el control de la Plantación de caucho Guthrie, que estuvo ocupada por ex combatientes que extraían caucho en forma ilícita y desestabilizaban a los productores. Junto con otras entidades internacionales, la UNMIL ayudó también a redactar la nueva Ley de Reforma de la Silvicultura, que estipula la responsabilidad del Gobierno de administrar los recursos forestales de manera más sostenible.

La aprobación de la ley en septiembre allanó el camino hacia el levantamiento permanente de las sanciones impuestas por las Naciones Unidas al comercio de la madera. En relación con el esfuerzo de descentralización en Liberia, la UNMIL y otros organismos de las Naciones Unidas iniciaron la formación de un equipo de las Naciones Unidas en el país en cada uno de los 15 condados para fortalecer la capacidad de las autoridades locales de administrar los servicios sociales y llevar a cabo actividades de desarrollo comunitario. En el aspecto humanitario, la UNMIL coordinó con la Oficina del Alto Comisionado para los Refugiados (ACNUR) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) para completar el reasentamiento de los 314.000 desplazados internos antes de que comenzara la temporada de lluvias.

Pese a los importantes progresos logrados hasta la fecha, Liberia tiene aún por delante tareas de enormes proporciones. El país sigue dependiendo muchísimo de los 15.000 miembros de la fuerza de las Naciones Unidas para mantener la seguridad, tres años después de la firma del Acuerdo General de Paz en Accra (Ghana), que puso fin a 14 años de conflicto civil. Todavía quedan por regresar al país centenares de miles de refugiados que se encuentran en países vecinos. Las necesidades básicas en materia de atención de la salud y educación todavía no están cubiertas. Muchos pueblos y aldeas siguen aislados debido a las deplorables condiciones de las carreteras. Los verdaderos problemas de la consolidación de la paz apenas empiezan a verse, pero la UNMIL está resuelta a ayudar a Liberia a vencerlos.


Portada  /  Página principal de las Naciones Unidas  /  Mantenimiento de la paz de la ONU


Sección de Servicios de Internet | Departamento de Información Pública © Naciones Unidas 2007