Tayikistán - India y Pakistán

El diálogo en Georgia promete

La Misión de Observadores de las Naciones Unidas en Georgia (UNOMIG) mantuvo su control sobre el Acuerdo de Moscú de 1994 sobre Cesación del Fuego y Separación de Fuerzas y facilitó el diálogo y el fomento de la confianza entre las partes, Georgia y Abjasia, con el objeto de que entablaran negociaciones de importancia sobre un arreglo político amplio, de conformidad con las resoluciones del Consejo de Seguridad.

La reunión de alto nivel del Grupo de Colaboradores, presidida por las Naciones Unidas en febrero, en la que participaron todas las partes en el conflicto, aumentó las expectativas de un nuevo auge. La UNOMIG facilitó la reanudación por ambas partes del Consejo de Coordinación, que se había suspendido desde 2001, y el establecimiento de nuevos mecanismos para promover la estabilidad y el diálogo sobre el terreno.

Los esfuerzos de la UNOMIG para promover el diálogo se vieron afectados por diferencias entre las partes respecto de la condición política y los procedimientos existentes. En medio de semejante estancamiento en cuestiones fundamentales, la parte georgiana instó a que se mantuviera el apoyo internacional a su integridad territorial y a la reestructuración de la labor de mantenimiento de la paz y de la forma de negociar basada en el diálogo directo y una mayor participación de la comunidad internacional. La parte abjasia intensificó su campaña de reconocimiento e insistió en que se mantuviera la presencia de la fuerza de mantenimiento de la paz de la Comunidad de Estados Independientes (CEI). Las tensiones aumentaron en julio a raíz de la operación especial de Georgia en el valle Kodori superior controlado por Georgia con el objetivo declarado de restablecer el orden público. La parte abjasia consideró esta actividad una amenaza para su seguridad y una burda violación del Acuerdo de Moscú, y se negó a dialogar antes de buscar una solución a la situación creada.

La UNOMIG adoptó medidas activas para prevenir que empeoraran las cosas utilizando la mediación, que abarcó el apoyo a una reunión directa de alto nivel entre las partes. Aumentó el número de patrullas y creó puestos para vigilar los movimientos de ambas partes hacia el valle Kodori. La misión realizó también dos patrullas conjuntas con la fuerza de mantenimiento de la paz de la CEI en el valle, que se había suspendido desde 2003. La UNOMIG intensificó sus esfuerzos para promover la transparencia, incluso en relación con movimientos en la zona de seguridad.

La misión inculcó en las autoridades abjasias y georgianas la necesidad de restablecer las comunicaciones y el diálogo, en particular en relación con la rehabilitación económica de la zona de conflicto y exhortó a las partes a que procuraran aplicar la resolución 1716 (2006) del Consejo de Seguridad y resolver problemas que han sido un obstáculo para avanzar en el proceso de paz.


Portada  /  Página principal de las Naciones Unidas  /  Mantenimiento de la paz de la ONU


Sección de Servicios de Internet | Departamento de Información Pública © Naciones Unidas 2007