UNMIS - Timor-leste

BONUCA: Tras el diálogo, el mantenimiento de la paz

Convencida de que el diálogo es la única solución al conflicto permanente en la República Centroafricana y su subregión, la Oficina de las Naciones Unidas de Apoyo a la Consolidación de la Paz (BONUCA) en ese país respaldó un sinfín de iniciativas de paz en 2006. El General Lamine Cissé, Representante Especial del Secretario General, y otras personalidades han celebrado una ronda de conversaciones con los partidos políticos, los sindicatos, las organizaciones de la sociedad y embajadores extranjeros con miras a que en el proceso de negociación participe el mayor número posible de interesados, lo que significaría que la oposición armada figuraría entre los principales interesados directos.

En un esfuerzo por distribuir y difundir información sobre sus actividades, la BONUCA transmitió con regularidad programas radiales sobre la cultura de la paz y los ideales de los derechos humanos. En diciembre, la oficina organizó también una sesión de capacitación para funcionarios de las oficinas regionales sobre reconciliación nacional en apoyo de la iniciativa del Gobierno de crear un foro para las reuniones y el diálogo en too el país.

La situación interna se ha caracterizado por crisis dentro de los movimientos políticos, que sufren las sacudidas de la disensión. El Gobierno pidió a las partes que unieran o adoptasen nombres diferentes. Mientras tanto, la BONUCA medió entre las autoridades y otros dirigentes políticos para promover la reconciliación. La oficina alentó a los partidos políticos a participar en un diálogo y a mantener su unidad, dada su función fundamental en el fortalecimiento de la precaria democracia de la República Centroafricana.

La situación de seguridad en la región siguió siendo inestable y el despliegue de una fuerza de las Naciones Unidas de mantenimiento de la paz en las fronteras del Sudán con el Chad, que se estaba planificando a principios de 2007, ayudaría a aliviar las crecientes tensiones en esa zona. Pese a que unos 50.000 desplazados habían recibido asistencia de los organismos de las Naciones Unidas y las ONG afiliadas hasta ese momento, cerca de 20,000 que vivían en zonas menos accesibles seguían necesitando ayuda.

La inseguridad imperante en diversas partes del país había llevado a un deterioro de la situación de los derechos humanos, ya que las bandas armadas y elementos díscolos de las fuerzas de defensa y seguridad seguían cometiendo violaciones que casi siempre quedaban impunes.


Portada  /  Página principal de las Naciones Unidas  /  Mantenimiento de la paz de la ONU


Sección de Servicios de Internet | Departamento de Información Pública © Naciones Unidas 2007